panorama

El gobierno cede al chantaje de las interrumpibles

2
Ese fue el titular que empleamos, hace ya más de dos años, para referirnos a unas declaraciones que había formulado el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en Televisión Española. Hoy, dos años después, el titular recobra actualidad, porque ayer, en el Congreso de los Diputados, Soria volvió a defender la interrumpibilidad como "herramienta de gestión de la demanda eléctrica".
El gobierno cede al chantaje de las interrumpibles

La demanda eléctrica lleva ya un quinquenio en caída libre. Hasta el punto de que, si España demandó en 2010 hasta 260.530 gigavatios hora (GWh), el año pasado solo necesitó 243.486 GWh, o sea, un 6,5% menos. Seis coma cinco puntos menos de electricidad que hubo que generar, seis coma cinco puntos menos de electricidad que hubo que transportar (alta tensión) y 6,5 puntos menos de energía eléctrica que hubo que distribuir. Además, desde entonces (2010) y hasta hoy (2015), España ha añadido a su parque peninsular de generación de electricidad más de 3.250 megavatios nuevos (el equivalente a tres centrales nucleares). Ahora mismo, y según Red Eléctrica de España (REE), que es el operador del sistema eléctrico nacional, hay 102.259 megavatios (MW) de potencia instalados en la España peninsular, territorio cuya punta de demanda (en 2014) se quedó en 38.666 MWh (cobertura de la demanda máxima horaria: cuatro de febrero de 2014, entre las 20.00 y las 21.00 horas). O sea, que, entre las ocho y las nueve de la noche de aquel frío cuatro de febrero (noche top del año en cuanto a demanda), España necesitó que funcionasen a pleno rendimiento 38.666 de los 102.259 megavatios que hay aquí instalados.

¿Hacen falta las interrumpibles?
Según REE, "aunque no es algo habitual, a veces en el sistema eléctrico hay situaciones en las que no hay suficiente generación para abastecer toda la demanda. Esto puede deberse -continúa REE- a una punta de consumo extraordinaria o a una pérdida súbita de generación (...). Ante este tipo de situaciones se cuenta con medidas preventivas. Una de ellas -concreta el operador- es el servicio de interrumpibilidad: una herramienta que permite flexibilizar la operación del sistema eléctrico desde el lado de la demanda. Los grandes consumidores de energía eléctrica (la gran industria), en respuesta a una orden dada por el operador del sistema -explica Red Eléctrica-, reducen su consumo para mantener el equilibrio entre generación y demanda, para que así al resto de los consumidores no les falte electricidad; percibiendo a cambio una retribución económica" (aproximadamente 500 millones de euros en 2015). La pregunta es: dado que cada vez demandamos menos electricidad (la demanda ha caído un 6,5% en los últimos cinco años) y dado, además, el aumento de la potencia instalada en ese mismo período (hoy hay un 3% más de potencia instalada que en 2010), ¿hace verdaderamente falta pagarle a los grandes consumidores de electricidad -multinacionales como Arcelor Mittal o Alcoa- más de 500 millones de euros al año por un servicio que parece no particularmente necesario dada esa enorme diferencia que hay entre capacidad existente (más de 102.000 megas) y necesidades reales del sistema (38.666)? 

Por si la demanda se nos desmanda
Energías Renovables (ER) se ha puesto en contacto con Red Eléctrica de España para saber "cuántas órdenes de reducción de potencia" le dio REE en 2014 a los grandes consumidores que sean proveedores de este servicio (el de interrumpibilidad). Hemos querido saber cuántas órdenes dio el operador "y a cuánta potencia afectaron". Y Red Eléctrica de España ha contestado con gran diligencia y suma concreción: "Sentimos no poder ayudarle en esta ocasión. Se trata de información confidencial que Red Eléctrica no puede facilitar". Volvemos a la pregunta: ¿realmente hace falta pagar 500 millones de euros a un puñado de multinacionales para que estén listas para reducir consumo por si acaso la demanda se nos desmanda? Bueno, pues esta semana el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha vuelto a defender la interrumpibilidad como "herramienta de gestión de la demanda eléctrica". En este caso lo ha hecho en el Congreso. ER reproduce a continuación, íntegramente, lo que contamos allá por febrero de 2013. No te lo pierdas, porque incluye más información sabrosa. Lo titulamos así:

El gobierno cede al chantaje de las interrumpibles
Esa frase podría resumir lo que dijo el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el pasado jueves, en Televisión Española, en riguroso directo. Sucedió en el programa El Debate, bien entrada la noche. Allí, el ministro disertó largo y tendido sobre los cumpleaños de las niñas de Ana Mato, la lista de Bárcenas y don Mariano Rajoy y habló asimismo, si bien apenas diez minutos, de energía. Eso sí, el señor Soria obsequió al respetable con dos perlas de valor incalculable. Una: a las interrumpibles las pagamos no por mor de la seguridad del sistema eléctrico (como creíamos), sino para que no despidan a algunos miles de sus trabajadores. Y dos: para que los ciudadanos puedan entender el recibo de la luz "estoy trabajando mucho con mi compañera Ana Mato".

Ya lo hemos comentado en alguna ocasión. Una de las frases que con más clarividencia plasma lo que sucede en el mercado eléctrico español es esa que dice que "si te han explicado cómo funciona el mercado eléctrico y lo has entendido... entonces es que no te lo han explicado bien". Con la factura de la luz, que es la explicación que le dan las eléctricas a los consumidores todos los meses, sucede exactamente lo mismo: uno paga... pero no sabe muy bien qué está pagando exactamente. Veamos: todos sabemos que estamos pagando los kilovatios eléctricos que consumimos y todos sabemos, también, que, en la factura, estamos pagando además un montón de otros conceptos entre los cuales están las primas a las renovables, "que son las grandes culpables del déficit", según los mamporreros de Unesa y el gobierno. Además, algunos sabemos que hay otros conceptos que pesan tanto o más que las primas y a los que nadie alude casi nunca, como la distribución, que le ha costado a los consumidores 24.000 millones de euros -con destino a Unesa- en los cinco últimos años.

La transparencia de Ana Mato
El caso es que para hacer más transparente y clara la factura de la luz, el ministro Soria reveló el pasado jueves que "estoy justamente trabajando mucho con mi compañera Ana Mato, que no es solo ministra de Sanidad, sino también de Consumo, en un nuevo diseño de la factura de la luz para que cuando llegue el recibo uno no tenga que ser ingeniero industrial para entenderlo". Que un ministro de Energía reconozca que prácticamente hay que ser ingeniero industrial para entender una factura es algo muy loable, aunque quizá poco elegante para sus antecesores -ministros socialistas y populares-, que han sido, durante los últimos quince años, los autores -por acción u omisión- del embrollo. Ahora bien, que Soria, para hacer más transparente la factura, esté "trabajando mucho" con la ministra más "transparente" del ejecutivo Rajoy, la misma que se encontró un día un cochazo en el garaje y otro día un camión de confeti en el jardín... pues quizá... de cara a la transparencia... no resulte particularmente esperanzador.

Lo que sí se ha aprendido Soria
La otra perla que soltó Soria en El Debate de Televisión Española tuvo por protagonista a la interrumpibilidad, que el ministro definió con mucha precisión (esa lección parece habérsela aprendido). La interrumpibilidad es un concepto que está dentro de los costes del sistema -dijo- "por el que a las grandes empresas que utilizan de manera intensiva la electricidad, de tal forma que, en su estructura de costes, la energía eléctrica puede suponer un 45, un 50% –estamos hablando de las que producen aluminio, las acerías, el cinc, etcétera–, como quiera que se les pide que estén dispuestas a interrumpir su suministro de electricidad en el caso de que se produzca un problema en el sistema... esa disposición a interrumpir, interrumpibilidad, tiene un precio". Hasta ahí, todo bien. A partir de ahí, todo lo dicho por el ministro, cuanto menos, resulta llamativo. Veamos: en principio, ese coste fue introducido en la factura –según estableció el propio gobierno- para que las interrumpibles en efecto apaguen máquinas en caso de emergencia.

¿Está diciendo chantaje?
Lo llamativo es la forma en la que el ministro explicó el incremento de precio que ha experimentado ese concepto este año (incremento que va a ser repercutido en la factura de la luz, esa que va a hacer mucho más transparente Ana Mato). Pues bien, el gobierno ha elevado este año el precio de la interrumpibilidad un 54,8%, o sea, que, a las interrumpibles les vamos a pagar entre todos los consumidores en 2013 un 54,8% más que en 2012. Así, si en 2012, pagamos algo menos de 500 millones de euros por ese concepto; en 2013, vamos a pagar casi 750. El señor Soria lo explicó, literalmente, así: "¿y por qué 700 millones de euros al año? Pues porque de lo contrario esas empresas -muchas de las cuales emplean a cuatro, cinco o seis mil personas en España y tienen instalaciones que ya están amortizadas- dicen... si ustedes no pagan esta interrumpibilidad yo levanto la fábrica y me voy a otro país". ¿Insinúa el ministro, pues, que las empresas interrumpibles chantajean al gobierno? ¿Insinúa que el gobierno cede a ese chantaje?

España de broma y chirigota
¿Insinúa que el concepto interrumpibilidad en realidad no tiene como objetivo la seguridad del suministro eléctrico? Imaginemos por un instante -al fin y al cabo es tiempo de carnaval- que sí lo está insinuando. La pregunta -pregunta que nadie hizo en El Debate- bien podría ser esta: "entonces, ¿por qué incluimos eso en la factura eléctrica?". Y digo yo: ¿no sería más lógico colocar ese coste/subvención en un, por ejemplo, "plan para que no se deslocalicen las acerías, fabricantes de aluminio y otros grandes consumidores de electricidad"? Otra pregunta: ¿puede un ministro hacer una afirmación de ese calado en la televisión pública, delante de media docena de periodistas, sin que nadie diga absolutamente nada sobre el particular? Esta pregunta sí tiene respuesta clara: sí, puede. Como también puede estar tranquila la gran patronal eléctrica, que siempre coloca un mamporrero en antena. La única pregunta sobre renovables fue esta: "¿de qué manera el gobierno va a reducir el impacto que tienen las primas de las renovables en el recibo de la luz que, desde mi punto de vista, es excesivo?". El Debate, periodismo de altura en la televisión pública, o España de broma y chirigota en tiempos de confeti y carnaval.

Postdata
El ministro acabó su alocución (en lo que se refiere a la electricidad) con una frase que calificaremos de "histórica" y que esperemos le persiga durante mucho tiempo (reproducimos literalmente): "todo el mundo debe saber que, a partir de ahora, si la luz sube o baja en España, no es porque el ministerio, discrecionalmente, en el uso de las atribuciones que tiene, diga que va para arriba [el precio de la luz] o que va para abajo, no. Es fruto puramente del mercado". ¿Quiere eso decir que, a partir de ahora, el Ministerio no podrá volver a señalar a las renovables como las culpables de la subida de la luz? Ah, por cierto, en España hay casi 106.000 MW instalados, mientras que la demanda máxima de electricidad registrada en este país –la máxima de todos los tiempos– está en 45.450 MW (18.53 horas del 17 de diciembre del año 2007). La última vez que Red Eléctrica de España emitió orden de interrumpir fue en el año 2009, según Javier Penacho, a la sazón director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE). Entonces había en España 99.000 MW. Desde 2009, no ha habido que echar mano de la interrumpibilidad. Entre las interrumpibles, que cobran por "motivos de seguridad" en un mercado ahíto de potencia, están por ejemplo Arcelor Mittal o Alcoa. El video completo de la entrevista está aquí (las declaraciones aludidas puedes encontrarlas a partir del minuto 31.21 segundos.

Añadir un comentario
Jacobo Manuel
Totalmente vergonzoso!! Si para nuestro "señor" ministro, el motivo de mantener la interrumpibilidad es mantener 5.000 puestos de trabajo decirle que está haciendo el negocio del siglo... pues con ésos 500M€ se pueden pagar 25.000 puestos de trabajo, 5 veces más!!! La cuestión entonces está en saber quién se está quedando con la diferencia...
La verdad es que este ministro da vergüenza ajena, siempre dice majaderías. El mayor problema reside en que los que le escuchan son todos unos indocumentados, tanto los periodistas, como los tertulianos de televisión, y no digamos de la cultura del sano pueblo español. En este país se permite el chantaje de las interrumpibles, el pago de los costes de transición de 6.000 millones al oligopolio de Unesa con sus eléctricas, la falta de cumplimiento en el pago de la primas a las renovables, etc. Creo que ya es hora, y habiendo marcado la forma de proceder Podemos con sus concejales en el Ayuntamiento, habría que realizar escraches, mediante llamamientos por las redes sociales, protestando y poniendo en evidencia estas conductas dictatoriales.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).