panorama

0
La plataforma CoalSwarm y Greenpeace acaban de publicar un informe -de ámbito mundial- que revela que más del 25% de las empresas del sector global del carbón ha abandonado el negocio en los últimos siete años. Más aún: a pesar de la Retórica Trump sobre la reactivación de la industria del carbón -apuntan desde Greenpeace-, lo cierto es que los anuncios de desconexión de centrales térmicas de carbón en los Estados Unidos "han continuado en 2017 al mismo buen ritmo que el año anterior, con 54 unidades anunciando el retiro, una capacidad de generación igual a todas las térmicas de carbón en España".
Diez países se comprometen a vivir sin carbón en 2030

Casi 450 de las 1.675 empresas propietarias o promotoras de centrales térmicas de carbón en el mundo han abandonado el negocio desde 2010, según una nueva investigación de la plataforma CoalSwarm y Greenpeace. Más datos: tres de las economías del G7 -Reino Unido, Canadá y Francia- han decidido eliminar el carbón de su mix eléctrico, junto a otros seis países de la Unión Europea. Holanda se ha unido a la lista este mismo mes. Indonesia, tercer mayor constructor de nuevas centrales térmicas, también ha anunciado que no iniciará más proyectos de carbón en su red eléctrica principal; y China e India, los dos países más poblados del planeta (más de 2.600 millones de habitantes), han reducido drásticamente las inversiones en nuevas centrales por, entre otras cosas, las protestas públicas contra los altos niveles de contaminación del aire.

Esos son algunos de los datos que incluye el informe que han elaborado la plataforma CoalSwarm y la organización ecologista Greenpeace. "Lo que estamos viendo -ha dicho Lauri Myllyvirta, analista de energía de Greenpeace Asia Oriental- es el comienzo de una importante revisión de nuestro sistema energético", una revisión que persigue un horizonte muy concreto, según Myllyvirta: "hacer frente al cambio climático y la contaminación del aire". Según la activista de Greenpeace Asia Oriental, "ahora, los gobiernos necesitan acelerar el paso a un 100% de energías renovables y garantizar una transición justa para los trabajadores y las comunidades afectadas por la caída de la industria del carbón".

En España hay dieciséis centrales térmicas que aún queman carbón para generar electricidad
De la misma opinión es Tatiana Nuño, la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España: "la quema de carbón es la principal responsable del cambio climático, además de producir otras sustancias contaminantes que afectan a nuestra salud". Por ambos motivos -los impactos sobre el medio ambiente y las afecciones sobre la salud de las personas-, Nuño considera que España necesita un plan de desconexión para que las 16 centrales térmicas que aún operan aquí cierren antes del año 2025. En ese sentido, sin embargo, la activista alerta: el Ejecutivo Rajoy "ha anunciado que aprobará un Real Decreto para regular el cierre de las centrales térmicas que podría ir en el sentido contrario".

Pekín, una ciudad de veinte millones de habitantes
España se estaría situando así -explican desde Greenpeace- en las antípodas de una tendencia que ya es absolutamente global, hasta el punto de que ha llegado a territorios tan dispares como los mencionados: Indonesia, Canadá, China, Reino Unido... "Desde 2014 hasta hoy -apuntan los ecologistas-, países como Bélgica o municipios de la envergadura de Pekín, con 20 millones de habitantes, han eliminado ya por completo el uso del carbón para generar electricidad, y cada vez son más los que anuncian su abandono de cara a 2030". Entre ellos, Finlandia, Portugal, California, Hawaii. Es más: los autores del informe están convencidos de que esa tendencia "se acelerará" en un futuro inmediato.

Ni Trump
Ni siquiera el carbonero Trump parece capaz de frenar esa tendencia en sus Estados Unidos. Según CoalSwarm y Greenpeace, "a pesar de la retórica del presidente Trump sobre la reactivación de la industria del carbón, la decisión de retirar plantas de carbón en los Estados Unidos ha continuado en 2017 al mismo buen ritmo que el año anterior, con 54 unidades anunciando el retiro, una capacidad de generación igual a todas las térmicas de carbón en España". California, la economía del estado más grande de los Estados Unidos, ya es una economía -explican desde Greenpeace- libre de carbón, "y está presionando activamente a sus estados vecinos para que reduzcan también su uso".

Comprometidos hay en todas partes
Así, y, según el informe de Greenpeace y CoalSwarm, "cinco estados -Connecticut, Hawaii, Nueva York, Oregón y Washington- tienen ya fecha para el abandono" (entre 2020 y 2025), mientras que Massachusetts se ha comprometido a cerrar su última central térmica de carbón este mismo año; además, California ya se ha desenchufado totalmente del carbón (lo hizo en 2014). Al norte, Ontario también se desconectó ese año y, al otro lado del Atlántico, Bélgica y Escocia lo hicieron en 2016. Pekín se ha comprometido a hacerlo este año (en 2017); Delhi, en 2018; y más adelante: Nueva Zelanda (2022), Francia (23), Austria (25), Gran Bretaña (25), Berlín (30), Canadá (30), Finlandia (30), Nuevo México (30), Holanda (30), Portugal (30) y Suecia (2030)

Informe Global Shift: Countries and Subnational Entities Phasing Out Existing Coal Power Plants and Shrinking the Proposed Coal Power Pipeline

Respuesta de Greenpeace a la consulta planteada por la Dirección General de Política Energética y Minas relativas al Proyecto de Real Decreto por el que regula el procedimiento de cierre de las instalaciones de generación eléctrica

Añadir un comentario