panorama

Asociación Española de Mujeres de la Energía: casi un año poniendo cara femenina a la energía

1
El pasado mes de noviembre de 2018, presentamos AEMENER, la Asociación Española de Mujeres de la Energía, en su sede, el Club Español de la Energía. Después de estos meses, estamos muy satisfechas de la acogida que estamos teniendo y el apoyo que recibimos para hacer realidad nuestra razón de ser: contribuir a eliminar todas las barreras que se pueden presentar para la mujer en un mundo tan apasionante como es el energético y fomentar su participación en el mismo.
Asociación Española de Mujeres de la Energía: casi un año poniendo cara femenina a la energía

AEMENER es una organización sin ánimo de lucro que reúne a mujeres y hombres, profesionales en su mayoría, ligados a la industria de la energía y nace con el compromiso de colaborar en el logro de una sociedad más igualitaria de modo que contribuya a que la economía aproveche las potencialidades de todos sus miembros. Surge como propuesta de un grupo de mujeres profesionales del sector, comprometidas a título personal para trabajar en atraer talento femenino, incrementar la presencia de las mujeres donde menos presentes estén y en impulsar su carrera profesional.

Ha resultado ser una iniciativa no solo necesaria, a la vista de la aceptación que ha tenido, sino también muy oportuna, acorde con los tiempos que vivimos, y novedosa. El sector de la energía, en general y sus empresas, en particular, están sensibilizadas y cuentan, en su mayoría, con planes orientados a incrementar la participación de la mujer en todas las áreas y en todas las categorías profesionales, con la aplicación de políticas de igualdad de oportunidades, teniendo como objetivo que la presencia de la mujer esté equilibrada en los equipos multidisciplinares y a todos los niveles.

Desde su constitución oficial por Resolución notificada el 24 de septiembre de 2018, AEMENER ha puesto en marcha muchas iniciativas y ha realizado actos exitosos, pero lo que más destaca es que contamos hoy en día con más de 255 socios. La unión hace la fuerza, es la motivación. Entre todos se harán realidad los objetivos y se conseguirá que las empresas cuenten con una presencia de la mujer como le corresponde a un sector energético moderno, sostenible, digitalizado e innovador acorde con los tiempos.

El sector debe contar con el máximo talento

No cabe duda que el sector energético tiene una presencia eminentemente masculina, sobre todo porque el mundo de las ciencias e ingeniería siempre se ha asociado a hombres y el porcentaje de mujeres en las carreras tecnológicas siempre ha sido bajo y cada vez más, depende de las especialidades. En las escuelas de ingeniería hay una media de 25% de mujeres y en vez de aumentar, cada año disminuye.

Se pueden plantear varias explicaciones sobre la razón por la cual las mujeres no encuentran atractivas las carreras denominadas, en sus siglas en inglés STEM, para referirse a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, porque no es ni mucho menos un problema de falta de capacidad para abordar la exigencia de estas disciplinas. Un motivo podría ser que el retorno social de las ingenierías es más sutil que el que pueda tener, por ejemplo, la medicina, y no llega a vislumbrarse el alto impacto que la ingeniería tiene en el progreso de la sociedad. Otra cuestión, puede ser que no resulta sencillo encontrar referentes femeninos, y no porque no existan, sino por falta de visibilidad de los mismos. Por último, podemos encontrar otro factor que puede influir que es el sesgo de los estereotipos y prejuicios asociados al género que impiden la igualdad y llegar a una cultura basada en la meritocracia.

Es indiscutible que la presencia de la mujer aporta visiones diferentes y complementarias en los equipos, ya que el talento femenino aporta de manera natural rigor, uso eficiente del tiempo y capacidad de delegar en equipos y, por supuesto, en el mundo de la energía, la diversidad puede prosperar y permitir tomar mejores decisiones de negocio.

El sector energético es uno de los mayores motores de la revolución tecnológica y se encuentra en plena transición hacia un modelo sostenible y descarbonizado, un momento crucial de la lucha contra el cambio climático en el que estamos estableciendo las bases del futuro de las generaciones venideras y apostando por nuestro planeta en un horizonte a largo plazo a 2050. Este hecho es lo bastante motivador y retador para contar con el máximo talento, tanto de hombres como de mujeres, y compromiso por parte de todos.



La mujer juega un papel relevante en el desafío energético, medioambiental y digital. Probablemente la lucha contra el cambio climático es el mayor reto al que debe hacer frente la humanidad. Este hecho comprende una transición energética global y ofrece una oportunidad sin precedentes para transformar el sector energético en todos los aspectos. Caminamos hacia un nuevo modelo energético caracterizado por una economía descarbonizada y sostenible.

Por este motivo, una mayor participación de las mujeres permitiría a nuestro sector aprovechar todos los talentos y, al mismo tiempo, garantizar una distribución social justa de las oportunidades socioeconómicas de la transformación energética mundial basada en energías renovables y redes de distribución inteligentes e impulsada en gran medida por la evolución tecnológica y transformación digital. Entre otros aspectos fundamentales se encuentran: el desarrollo de nuevos modelos de negocio; la evolución del consumidor no sólo en prosumidor sino en agente activo en el sistema energético; la agregación para ofrecer servicios de flexibilidad al sistema eléctrico; las oportunidades para la economía circular en la agregación de la generación distribuida; el autoconsumo y el almacenamiento, el vehículo eléctrico; y la descarbonización de los sectores difusos.



Las mujeres aportan nuevas perspectivas

La Agencia Internacional de la Energía (IRENA) en uno de sus informes “Renewable Energy: A gender Perspective” estima que el número de puestos de trabajo en el sector podría aumentar de 10,3 millones en 2017 a cerca de 29 millones en 2050. Esto se traduce en oportunidades diversas a lo largo de la cadena de valor que requieren habilidades y talentos diferentes, nuevos empleos y novedosas oportunidades de negocio, igualmente accesibles.

En la actualidad, no hay compañía del sector que no aprecie que las mujeres aportan nuevas perspectivas. La presencia femenina destaca en entornos VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) por su gran flexibilidad y por saber extrapolar la organización familiar y sus valores al mundo empresarial. Hay diferentes publicaciones que dan a conocer los pasos que están dando las principales empresas en materia de igualdad y reconocer las protagonistas de ese avance.

Por su parte, el informe “Las mujeres en la gestión empresarial: argumentos para el cambio” de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) asegura que casi tres cuartas partes de las compañías que promueven la diversidad de género en cargos directivos han aumentado su beneficio del 5% al 20%, con mejoras en materia de creatividad, innovación y apertura y con un incremento de reputación.

Por último, nos referimos a otro informe “Women in Business 2019: hacia un avance real” de la consultora Grant Thornon que llega a conclusiones similares en términos porcentuales y establece una correlación entre los planes de igualdad de las empresas y la mejora de los resultados, señalando que aquellas que disponen de políticas formales cuentan con un 35% de mujeres en puestos directivos.

Inclusión, diversidad y visibilidad

En definitiva, la mujer debe estar presente en las empresas e instituciones de manera ecuánime en cualquier actividad y así lo consideran también los hombres convencidos que la incorporación de la mujer es positiva. Como comentamos, la unión hace la fuerza, estamos en contacto con asociaciones e instituciones que desarrollan iniciativas para impulsar la presencia de la mujer en el mercado laboral, con nuestro foco puesto en el sector energético. Ejemplo de ello es la firma del convenio entre AEMENER y la Real Academia de Ingeniería para impulsar el programa “Mujer e Ingeniería” en el sector energético y con EDP, Fundación Naturgy, etc.

Todo ello en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: el número 5 hace referencia a la igualdad de género como una condición para acabar con la pobreza en el mundo por lo que renunciar a la mitad de las capacidades de una sociedad tiene unos elevadísimos costes en términos de producción y de distribución de la renta siendo la mayor forma de empobrecimiento.

Uno de los objetivos inmediatos de AEMENER es acercar la energía a la sociedad en sentido amplio, lo que implica poner cara femenina a la energía porque la transición energética tiene muchas vertientes y una de ellas es la social, y en ésta el papel de la mujer tiene que cambiar y ser mucho más proactivo. Consideramos fundamental que las niñas y jóvenes estudiantes y profesionales tengan referencias femeninas en el sector energético, de forma que elijan estas materias e itinerarios de ciencias, que tengan la oportunidad de conocer el sector de la mano de otras mujeres y que esto les pueda resultar atractivo para desarrollar su carrera profesional. Y por supuesto, también animando a mujeres con distintas formaciones profesionales a incorporarse al sector en cualquier dirección o departamento, como puede ser finanzas, marketing, comercial, jurídico, o cualquier otro que no sea necesariamente técnico.

Durante el mes de junio, al que hemos denominado “mes del voluntariado”, lanzamos el área de actividad de Educación en los colegios e institutos, para diferentes niveles educativos de infantil, primaria y secundaria, dando a conocer la importancia del mundo de la energía, con vocación de contagiar el entusiasmo a niñas y jóvenes por lo que hacemos. Mujeres voluntarias socias de AEMENER que trabajamos en el sector, hemos trasmitido el papel de la energía, las tecnologías existentes desde un enfoque de neutralidad tecnológica y la importancia del estudio de las áreas STEM.

En AEMENER nos motiva poder contribuir a eliminar todas las barreras que se pueden presentar para la mujer en un mundo tan apasionante como es el energético y fomentar su participación en el mismo comenzando desde los primeros cursos educativos, superando los estereotipos a la hora de elección de materias y dando a las niñas las suficientes herramientas para elegir lo que les guste teniendo la confianza de que pueden llegar a hacerlo, sin más condicionantes que su voluntad y elección.

En este sentido, otro objetivo que perseguimos es respaldar a las mujeres para que se formen convenientemente, permanezcan en el sector y vean impulsadas sus carreras. Lo llevaremos a cabo a través de otra de nuestras áreas de actividad que acabamos de lanzar, para el siguiente cuatrimestre, mentoring para estudiantes, de momento, que luego se ampliará a profesionales junior y senior e incluso contemplaremos el mentoring inverso.

También tenemos previsto, antes de finales de año, presentar uno de nuestros proyectos más ambiciosos que es el “Observatorio sobre el papel de la mujer en las empresas del sector energético”. Con los datos facilitados por las propias empresas, podremos evaluar el panorama que centra nuestra actividad y conocer como se está evolucionando, lo que nos permitirá ir redireccionando y adaptando nuestras actividades al resultado obtenido.

Estamos convencidos que la igualdad de género es la base de un mundo próspero, sostenible y pacífico y colaborar a hacerlo realidad es una tarea de la que todos los que formamos parte de AEMENER podremos sentirnos satisfechos.

Firman este artículo Carmen Becerril Martínez, presidenta de AEMENER, María Romera Martínez, directora de la asociación,  y Elvira Vilches Luque es socia de la misma.

Añadir un comentario
David Esteban Servus
Bravo!!