panorama

“Una tendencia potencialmente catastrófica”

1
“El rápido aumento de los precios desde el año 2000 -metales, 176%; caucho, 350%; y energía, 260%- es un indicio de una tendencia potencialmente catastrófica de incremento de los costes". Lo dice el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) en uno de sus últimos informes: “Desvinculación 2: Tecnologías, oportunidades y opciones de política”. Según ese documento, los precios de esos productos se han disparado "debido a los actuales patrones de consumo", patrones que, además, traen consigo "el rápido agotamiento de los recursos no renovables del mundo”. Para contextualizar la desmesura de esos incrementos, el Pnuma los compara con las subidas del precio de los alimentos en el mismo período, entre los años 2000 y 2012: 22,4%, un incremento mucho menor que los antes citados pero que, en todo caso, también muestra el disparo del precio en esta última década (los precios de los alimentos solo subieron entre 1990 y 1999 un 7,7%).
“Una tendencia potencialmente catastrófica”

El estudio, elaborado por el Grupo Internacional de Gestión Sostenible de los Recursos (Pnuma), asegura -a la vista de esos incrementos desmesurados de los precios- que “es evidente que ya son perceptibles los efectos negativos del uso insostenible de los recursos naturales, lo que también se confirma con el aumento de la inestabilidad de los precios de los alimentos: 22,4% entre 2000 y 2012 (comparado al 7,7% entre 1990 y 1999)”. A pesar de ello, el Pnuma tiene claro que hay solución (o soluciones): “de aprovecharse las tecnologías existentes y aplicarse políticas apropiadas para aumentar la productividad de los recursos –dice en su informe- se podrían ahorrar hasta 3,7 mil millones de dólares cada año en todo el mundo y proteger el crecimiento económico futuro contra los efectos nocivos de la escasez de recursos, la volatilidad de los precios y el impacto ambiental”.

Incremento precios materias primas y energía 1960-2010

Multiplicando por diez
“Ya existen muchas tecnologías y técnicas de desvinculación –explica el Pnuma- que pueden hasta decuplicar [multiplicar por 10] la productividad de los recursos, lo que permite a los países aplicar sus estrategias de desarrollo y, al mismo tiempo, reducir significativamente el uso de los recursos y los efectos negativos en el medio ambiente”. El potencial para reducir la demanda de energía mediante el aumento de la eficiencia –continúa “Desvinculación 2”- es del orden del 50% al 80% para la mayoría de los sistemas de producción y suministro: “es viable desde el punto de vista comercial realizar mejoras de entre un 60 y un 80% en la eficiencia energética, y del uso del agua en sectores como la construcción, la agricultura, la hostelería, la industria y el transporte”. Otro ejemplo citado en el estudio alude a los “hornos de tecnología avanzada, que podrían reducir hasta en un 40% la intensidad energética para la fundición y el procesamiento de zinc, estaño, cobre y plomo”. El informe afirma asimismo que se pueden eliminar los obstáculos que traban la desvinculación, “en especial los subsidios al uso de energía y agua, los marcos normativos obsoletos y los prejuicios tecnológicos”. Ese cambio de política –asegura- “puede crear economías estables y exitosas a largo plazo”.

Patentes tecnologías renovables

El secretario general adjunto de las Naciones Unidas y director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner, alerta en el mismo sentido: “el uso de los recursos naturales en todo el mundo se ha acelerado, la extracción anual de materiales aumentó un 800% durante el siglo XX y está causando graves daños al medio ambiente, además del agotamiento de los recursos naturales”. Además –sostiene Steiner-, “esta peligrosa explosión de la demanda se acelerará aún más como resultado del crecimiento demográfico y el aumento de los ingresos". Así las cosas –continúa el director ejecutivo del Pnuma, “es fundamental realizar mejoras radicales en la productividad de los recursos para lograr una transición hacia una Economía Verde que saque a mil millones de personas de la pobreza y gestione los recursos naturales necesarios para el bienestar de los nueve mil millones de personas que habitarán el mundo en el año 2050". Para esto –ha concluido-, “es imperativo replantearse las prácticas actuales y respaldar estas medidas con una enorme inversión en innovación tecnológica, financiera y social".

Horizonte 2050
El informe “Desvinculación 2: Tecnologías, oportunidades y opciones de política” se basa en un estudio anterior, que advirtió que las modalidades de consumo del mundo desarrollado y el aumento de la población y la prosperidad nos conducirán a un escenario 2050 en el que la Humanidad consumirá “140 mil millones de toneladas de minerales, metales en bruto, combustibles fósiles y biomasa a menos de que se desvincule el crecimiento económico del consumo de recursos” (ese nivel de consumo es el registrado en el año 2000 multiplicado por tres y es muy probable que supere todos los recursos disponibles existentes y los límites del planeta para absorber los impactos de la extracción y el uso, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

Degradación del 60%
De momento, en todo caso, “ya se ve una seria degradación de aproximadamente el 60% de los servicios de los ecosistemas que sustentan la vida en la Tierra, y se prevé que la demanda mundial de agua aumente en un 40%, con lo cual, en 20 años se dispondrá de un volumen capaz de atender nada más que al 60% de esa demanda”. Pues bien, según el informe del Pnuma, “al adoptar tecnologías de desvinculación, los países en desarrollo podrían reducir el aumento de la demanda de energía anual de un 3,4% a un 1,4% en los próximos 12 años sin por ello dejar de alcanzar sus objetivos de desarrollo”. De esa manera –asegura el estudio-, el consumo de energía sería un 22% inferior a lo que hubiese sido: “una reducción equivalente al consumo total de energía actual de China”.

Casos de éxito
El informe indica que una gran parte del diseño de políticas y los conocimientos tecnológicos necesarios para lograr esa desvinculación ya existe. Muchos países ya los han puesto a prueba con resultados tangibles y han animado a otros a reproducir y ampliar esas prácticas y casos de éxito. “Desvinculación 2…” cita, entre otros, estos ejemplos (reproducimos literalmente):
• La empresa Rathkerewwa Desiccated Coconut Industry, en Sri Lanka, modificando sus prácticas, disminuyó en un 12% el uso de energía, un 8% el uso de materiales y un 68% el uso del agua, al tiempo que aumentó la producción en un 8%. Según los informes, con una inversión total inferior a 5.000 dólares se lograron ganancias financieras anuales de aproximadamente 300.000 dólares.

• Los motores eléctricos industriales en China representan alrededor del 60% del consumo total de electricidad. Los motores de alto rendimiento podrían ahorrar entre un 28% y un 50% en el uso de energía generada con motores, con un período de amortización típico de uno a tres años.

• En Ciudad del Cabo, en Suráfrica, se está llevando a cabo un programa de diez años de duración de mejoramiento de las señales de tránsito. Uno de los objetivos es reemplazar con lámparas LED las lámparas actuales de 120 cruces viales por año. Las lámparas LED consumen casi un 90% menos electricidad que las lámparas antiguas y brindan la misma intensidad lumínica. Se prevé que con el programa se ahorren 2,9 millones de dólares y 39.000 toneladas de emisiones de CO2.

• ArcelorMittal, la empresa siderúrgica más grande del mundo, estima que cuando se usa acero de mayor resistencia se logra una reducción del 32% en el peso de las columnas de acero y del 19% en las vigas. China y los países en desarrollo tienden a utilizar acero de menor resistencia.

• El troquelado de componentes metálicos extraídos de una plancha de metal genera una cantidad importante de residuos, pero organizando de manera inteligente la colocación de las formas de las piezas que se extraerán de la plancha se pueden obtener ahorros significativos. La empresa Deutsche Mechatronics GmbH, de Alemania, utiliza un sistema informatizado de organización de piezas y de planificación de la producción que puede reducir el uso de metal en un 12%.

• En los Estados Unidos, aproximadamente 480 vertederos, que representan alrededor del 27% de los vertederos de la nación, capturan las liberaciones de gas metano procedentes de la descomposición de residuos orgánicos. Se calcula que entre el 60% y el 90% del metano presente en el gas de vertedero puede capturarse y quemarse, lo que podría reducir las emisiones de metano que, según estimaciones, constituyen el 1,8% de las emisiones totales de los Estados Unidos de gases de efecto invernadero.

• El 70% del agua dulce del mundo se destina a la producción agrícola. En muchos países, el 90% de las tierras de regadío recibe agua por medio de canales abiertos o con inundaciones intencionales, métodos, ambos, de un gran derroche de recursos. Los agricultores de España, los Estados Unidos, la India, Israel y Jordania han demostrado que en sistemas subterráneos de riego por goteo es posible reducir el uso del agua entre un 30% y un 70% y aumentar el rendimiento de las cosechas entre un 20% y un 90%. Se puede hacer que estas tecnologías sean de un costo asequible para los países en desarrollo con períodos de reembolso de menos de un año.

El informe proporciona más ejemplos de ahorros que ya se están realizando “en combustibles fósiles, papel, cemento, flujos de residuos y productos químicos, lo cual da una pauta de la posibilidad de utilizar dichas tecnologías en todo el mundo y sumarse a los 3,7 mil millones de dólares de ahorros potenciales”. Sin embargo –explica “Desvinculación 2…”-, hoy en día muchas economías se enfrentan a obstáculos que impiden modificar las modalidades de uso de los recursos. Entre esos obstáculos, el informe del Pnuma cita “los subsidios de hasta 1,1 mil millones de dólares por año para el consumo de recursos, que fomentan un uso dispendioso de los recursos; los impuestos sobre el trabajo en lugar de los impuestos sobre los recursos; marcos reglamentarios que desalientan la gestión a largo plazo de los recursos; prejuicios con respecto a las tecnologías existentes; y prejuicios institucionales, como es el caso de las organizaciones financieras que no invierten en nuevas tecnologías por considerar que conllevan un mayor riesgo”.

¿Soluciones?
Para facilitar la desvinculación habrá que derribar esos obstáculos y crear las condiciones propicias para multiplicar las inversiones en la productividad de los recursos, dice el informe. “Desvinculación 2…” menciona, entre otras, dos opciones. Dos opciones “que ilustran el tipo de política combinada necesaria”. Una de las propuestas usa el gravamen impositivo (o la reducción de subsidios) para elevar los precios de los recursos de manera acorde con el aumento registrado de la productividad de los recursos o de la energía. Otra política propone “trasladar el aumento de los ingresos a los precios de los recursos mediante el gravamen impositivo de los recursos en la fuente o en relación con los productos importados, reinsertando, así, los ingresos en la economía”.

Europa
Muchos países han puesto en práctica estas combinaciones normativas para promover la desvinculación, asegura el informe. “Por ejemplo, a nivel de la Unión Europea, el 7º Programa de Acción Ambiental y la Hoja de Ruta para una Europa Eficiente en el uso de los Recursos y la Directiva de Eficiencia Energética de 2012 son estrategias a largo plazo que promueven una desvinculación de las esferas de la energía, el cambio climático, la investigación y la innovación, la industria, el transporte, la agricultura, la pesca y las políticas ambientales”. La hoja de ruta –dice el informe- defiende la idea de dejar de lado los impuestos sobre el trabajo e imponer, en su lugar, gravámenes sobre los recursos y analiza la eliminación de subsidios perjudiciales para el medio ambiente. El informe del Grupo aboga por instituir liderazgos sólidos como este en todas las esferas para poder lograr un rendimiento económico con menos insumos, reducir la generación de desechos y ahorrar en costos que permitan seguir expandiendo la economía mundial en el futuro.

Citas adicionales
"La desvinculación puede resultar la estrategia más atractiva", dice el autor principal del informe, Ernst von Weizsaecker, quien también desempeña las funciones de copresidente del Grupo Internacional de Gestión Sostenible de los Recursos. Von Weizsaecker está a favor de "la aplicación de estrategias de largo plazo graduales y constantes para obtener mejoras revolucionarias en la productividad de los recursos" y sostiene que los países y las empresas privadas que son pioneras en ese tipo de estrategias serán las que tendrán éxito. La idea clave de su discurso es, en fin, conciliar el deseo de crecimiento económico con el reconocimiento de que los recursos que van a alimentar ese crecimiento son limitados. "El informe demuestra claramente que no se puede hacer como si no pasara nada", ha añadido por su parte Janez Potocnik, el comisionado de la Unión Europea para el Medio Ambiente. Según Potocnik, "el aumento de los precios de los productos básicos marca el final de una era de abundancia de recursos; por el contrario, el informe contiene muchos ejemplos que muestran que una forma de salir de la crisis es mejorar la eficiencia de los recursos". El comisionado asegura además que "la eficiencia de los recursos ofrece oportunidades de innovación y de mercado a las empresas, que les dan la posibilidad de mantener la competitividad, disfrutar de ganancias sostenibles y reducir al mínimo el riesgo de la escasez de recursos y la degradación".

Acerca del Grupo Internacional para la Gestión Sostenible de los Recursos
El Grupo Internacional para la Gestión Sostenible de los Recursos se estableció en 2007 para facilitar una evaluación científica independiente, coherente y autorizada sobre el uso sostenible de los recursos naturales y las consecuencias ambientales de la utilización de los recursos durante todo su ciclo de vida. El Grupo facilita información actualizada y los mejores conocimientos científicos disponibles, contribuyendo así a que se comprenda mejor cómo desvincular el desarrollo humano y el crecimiento económico de la degradación ambiental. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente acoge a la secretaría del Grupo.

Añadir un comentario
dudoso
Y esas bestiales subidas, ¿estarán en parte relacionadas con los mercados de futuros/primas y la especualción con ellos?