movilidad

Una red de recarga rápida y sencilla para viajar a Europa en coche eléctrico

0
Varias compañías energéticas forman parte del proyecto Cirve, acrónimo de Corredores ibéricos de infraestructura de recarga rápida de vehículos eléctricos. Se trata de una iniciativa cofinanciada a través del programa Connecting Europe Facility de la UE, destinado a promover inversiones en infraestructuras que fomenten el crecimiento, el empleo y la competitividad. Los miembros del consorcio firmaron ayer un acuerdo que permitirá la interoperabilidad de cuarenta cargadores rápidos en España a lo largo de corredores que conectan con el resto de países europeos.
Una red de recarga rápida y sencilla para viajar a Europa en coche eléctrico
Fotografía protocolaria de la firma del acuerdo en torno a Cirve

“El proyecto Cirve nace para desplegar una red de cuarenta puntos de carga rápida para vehículos eléctricos que conecte la península Ibérica con el resto de países de la Unión Europea. Su objetivo es facilitar un modelo de negocio para instalar toda una malla de sistemas de recarga eléctrica en la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T)”.

Ayer se dio en Madrid un paso importante para lograr el objetivo enunciado en la página web de este proyecto, que cuenta entre sus socios con cinco gestores de recarga: EDP, Endesa, Gestión Inteligente de Cargas (GIC), Iberdrola e IBIL, está última participada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía.

Como afirman en una nota de prensa los miembros del consorcio firmaron un acuerdo en Madrid que “permitirá la interoperabilidad de los cuarenta cargadores rápidos que están dentro de esta iniciativa y que, a partir de 2019, estarán ya operativos a lo largo de corredores que conectarán España con el resto de países europeos”.

Mayores recorridos y mayor facilidad de recarga
Para sus promotores supone salvar dos barreras en torno a la movilidad eléctrica. “Por una parte –señalan–, el despliegue de la infraestructura de recarga en carreteras y estaciones de servicio permitirá a los usuarios realizar viajes de mayor recorrido, algo clave para el despliegue masivo del coche eléctrico en nuestro país”.

La otra barrera a romper viene de la mano de la interoperabilidad, ya que “permitirá a cualquier usuario recargar y pagar en cualquier punto de recarga público de forma fácil y sencilla, con independencia de quién lo esté operando”. “Se puede utilizar por los usuarios de vehículo eléctrico a través de un solo medio de identificación –añaden–, evitando llevar diferentes tarjetas o dispositivos de identificación”.

Jorge Ramos, director general de una de las empresas involucradas en el consorcio (IBIL), manifestó recientemente en una feria sobre movilidad eléctrica celebrada en Bilbao que "el servicio de recarga necesita ser inteligente, innovador y fácil para el usuario”.

Cirve se desarrollará hasta finales de 2020 y sus cuarenta puntos de recarga formarán parte de la red TEN-T, un conjunto de redes prioritarias de transporte pensadas para facilitar la comunicación de personas y mercancías a lo largo de toda la UE.

El precedente del Icaen
En España, el Instituto Catalán de la Energía (Icaen) desarrolla el Plan de Despliegue de la Infraestructura de Recarga Pública de Vehículos Eléctricos (Pirvec 2016-2019), que, según presentó en septiembre de 2017 en la Conferencia de las Regiones Periféricas Marítimas celebrada en Bruselas, cuenta con 126 puntos de recarga rápida de acceso público, distribuidos en 42 emplazamientos.

En Cirve, además de las empresas mencionadas, forman el consorcio la Asociación Española de Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), Renault Group y el Centro para la Excelencia e Innovación de Portugal (CEIIA). Cuenta con el apoyo de los ministerios de Fomento y de Economía, Industria y Competitividad y está cofinanciado por la UE a través de la convocatoria de 2015 del Connecting Europe Facility.

Añadir un comentario