movilidad

La recarga eléctrica rápida llega a las autopistas alemanas

0
E.ON acaba de anunciar que está "empezando a instalar estaciones de recarga rápida para coches eléctricos en las autopistas alemanas". Según la multinacional, "la electricidad usada en estos puntos será generada mediante energías renovables y procederá exclusivamente de las propias centrales hidroeléctricas de E.ON". La primera de estas estaciones acaba de ser inaugurada en Baviera, al sur de Alemania.
La recarga eléctrica rápida llega a las autopistas alemanas

Con una capacidad de carga de hasta cincuenta kilovatios (50 kW), los nuevos puntos permiten a los coches eléctricos cargarse en tan solo 20 ó 30 minutos. Según la nota de prensa difundida por E.ON, "las estaciones de recarga usadas hasta ahora tardaban hasta seis horas en cargar por completo una batería con capacidad de 3,5 kW". Los nuevos puntos están basados en el protocolo CHAdeMOL, un patrón internacional que permite la recarga de los vehículos eléctricos ya disponibles en Alemania. Entre los coches que pueden recargarse con este sistema se incluyen el Mitsubishi iMiEV, el Peugeot iOn, el Citroën C-Zero y, en el futuro, el Nissan Leaf.

Durante la fase de prueba inicial, el precio de la recarga rápida queda establecido en una tarifa fija de cinco euros. La electricidad usada en estos puntos será generada mediante energías renovables y procederá exclusivamente de las propias centrales hidroeléctricas de E.ON. E.ON señala en su comunicado, además, que tiene la intención de llevar más lejos el desarrollo de los puntos públicos de recarga y conseguir soluciones todavía más rápidas, con recargas que llevarán sólo unos pocos minutos, en lugar de varias horas, y que serán muy similares a repostar gasolina de forma convencional. Y es que, según el responsable de Investigación y Tecnología de la compañía, Klaus Dieter-Maubach, “las estaciones de recarga solo son atractivas para los clientes y para los proveedores de energía si estas son rápidas”.

Uno de los obstáculos a los que hasta ahora se había enfrentado el vehículo eléctrico es la imposibilidad de abordar trayectos largos por la ausencia de puntos de recarga interurbanos. Así, la implantación del VE ha sido hasta ahora fundamentalmente urbana: el usuario recarga su coche en su propio garaje durante la noche y, por el día, tiene energía suficiente como para cubrir sus trayectos urbanos cotidianos. Ahora, las estaciones de recarga rápida hacen posible cubrir grandes distancias de entre 150 y 200 kilómetros, "como las que separan Munich y Salzburgo o Stuttgart y Frankfurt”, según Ruth Werhahn, que dirige los proyectos de E-mobility de E.ON.

Más información
www.eon.com

Añadir un comentario