los editoriales de er

Tomadura de pelo

2

El petróleo de Canarias será un chollo para los canarios. Lo han repetido hasta la saciedad el ministro Soria y los responsables de Repsol durante el mes de agosto. Y lo han gritado a los cuatro vientos los medios de comunicación. En algunos informativos de televisión lo han hecho, además, sin el mínimo disimulo. Sin contar con ninguna imagen de protestas, ninguna opinión contraria. Después de destacar los beneficios económicos y los millones de euros que las prospecciones podrían reportar a los isleños, llegaba el impactante anuncio del patrocinador de la sección de deportes. ¿Lo adivinan? Sí, Repsol.

No es de extrañar que algunos profesionales de la información, que reflexionaban en voz alta sobre su trabajo en las jornadas “Periodismo a pie de calle”, celebradas a finales del mes pasado en Vitoria, dijeran que “el gran periodismo ha sido expulsado de los medios de comunicación”. Y mucho nos tememos que, en la mayoría de los medios, los de mayor audiencia, efectivamente es así. El grande y el pequeño periodismo.

Y de eso se aprovechan quienes quieren lanzar mensajes que no resisten el mínimo análisis. Por ejemplo, el ministro José Manuel Soria, que se muestra decidido a impulsar el desarrollo del fracking en España para “mejorar los costes asociados a la energía” de las fábricas. La afirmación está en la Agenda para el fortalecimiento del sector industrial en España, que el gobierno aprobó el pasado 11 de julio, y que contiene “97 medidas estructuradas en torno a diez líneas de actuación para fortalecer el sector y mejorar su competitividad”.

El fracking, como las prospecciones petrolíferas en Canarias, ha puesto los pelos de punta a ciudadanos, partidos políticos y gobiernos autonómicos. A pesar de ello, el ministro lo considera una “medida prioritaria” que servirá para “asegurar un suministro energético estable, competitivo y sostenible”. Y se hará, “con el máximo consenso”. Coletilla vacía de contenido donde las haya, en boca de cualquier político.

¿Por qué Soria se muestra tan empeñado en favorecer el fracking para bajar los costes de la energía en el sector industrial y no permite que los ciudadanos y las empresas agrícolas, ganaderas, industriales o de servicios se beneficien de la energía solar para hacer lo mismo? ¿Por qué el ministro se niega en rotundo a facilitar el autoconsumo?

¿Puede tener que ver algo el hecho de que el fracking, como las prospecciones petrolíferas, está en manos del oligopolio eléctrico y energético de este país? ¿Puede ser que esas grandes empresas teman al autoconsumo como a la mismísima bicha porque implicaría una pérdida de beneficios automática y creciente? ¿Por qué este gobierno dice sí a los grandes e impide que ciudadanos y pymes puedan ahorrar energía con el autoconsumo?

Tenemos la impresión de que nos quieren tomar el pelo. Pero no vamos a dejar que nos lo tomen. Y mucha gente ya ha comenzado a andar el camino inexorable del autoconsumo, como podrás ver en este número.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario
Javier Velasco Sanchez
Lo que pasa esta muy claro. Y la razón es nuestra. Ahora tenemos que concienciar al resto de Españoles. Si 2 millones de personas salieran a la calle a protestar por esto otro gallo cantaría. Alcemos la voz! Se puede! http://goo.gl/tZXpDK
Julian Jose Ahedo sainz
Estoy totalmente de acuerdo con todos y cada uno de vuestros comentarios.