los editoriales de er

¿Por qué gritan tanto?

0

Las grandes eléctricas han iniciado 2013 con un recrudecimiento de su campaña anti-renovables. Quizá se deba a que saben, mejor que los ciudadanos a los que tratan de confundir con sus mensajes, que las renovables llegaron para quedarse. Podrá retrasarse su avance, pero que nadie se engañe: ir en contra de las energías limpias es ir en contra de los intereses ciudadanos y de los tiempos. Además, esos tiempos hay que empezar a conjugarlos ya en presente, porque cada vez surgen más iniciativas ciudadanas, comercializadoras de energía renovable, cooperativas de consumo… que están diciendo y demostrando que otra vía sí es posible.

El ejemplo ofrecido por todas estas iniciativas es un anticipo de una de las fórmulas que más pueden hacer por ayudarnos a avanzar hacia la independencia energética y la eficiencia: el autoconsumo con balance neto, ese modelo –ya implementado con éxito en otros países– que permite a cualquier ciudadano generar y consumir su propia electricidad, intercambiando con la red la producción que en unos momentos le sobra y en otros necesita; y, de paso, blindarse contra las continuas subidas de la luz. El desarrollo tecnológico hace factible, además, poner en marcha instalaciones compartidas de autoconsumo con balance neto que cubran las necesidades de centros comerciales, industrias o barrios enteros. En otras palabras, la generación distribuida, fórmula que evita las pérdidas de electricidad que conlleva tener que transportar la energía a grandes distancias, como ocurre ahora, y que cada año nos cuestan más de 2.000 millones de euros.

Un tercer ejemplo de que el futuro empieza a convertirse en presente lo encontramos en los coches eléctricos. Cierto es que todavía son anecdóticos en nuestras calles, pero la crisis ha coincidido de lleno con el lanzamiento de estos vehículos; además, faltan infraestructuras de recarga, para las que no sobra, precisamente, el dinero público. Pero el camino se ha iniciado, como certifica el hecho de que los híbridos enchufables sean los vehículos con mayor potencial de ventas en los próximos cinco años, según apuntan los analistas de este mercado.

De todo ello –nuevas iniciativas relacionadas con la energía, autoconsumo, coches híbridos y eléctricos– hablamos en este primer número de 2013. Un año que ha comenzado con nuevas plusmarcas de las renovables. En concreto, de la eólica, que a lo largo de enero generó más de 6.000 GWh, el equivalente al consumo eléctrico de la mayor parte de los hogares españoles. Otra buena nueva llega de Estados Unidos, donde en el discurso de toma de posesión de su segunda presidencia, Barack Obama mantuvo la habitual línea de defensa e impulso de liderazgo de las energías renovables: “No podemos ceder a otras naciones la tecnología que potenciará nuevos trabajos y nuevas industrias”, dijo.

El gobierno español, mientras tanto, ha decido abandonar IRENA, la Agencia Internacional de las Energías Renovables. Como escribe Sergio de Otto en su columna, una prueba más de la “paranoia anti-renovables” que aqueja al ministro Soria. Pero ya lo hemos dicho: por más que sigan sembrando el camino de escollos, las energías renovables llegaron para quedarse.

¡Nos vemos en Genera!

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario