los editoriales de er

Latinoamérica acelera

0

Por tercer año consecutivo dedicamos un número de ER a repasar la situación de las energías renovables en el continente americano. Esta vez, con el acento puesto, exclusivamente, en Latinoamérica. Hasta ahora nos unía un pasado, una cultura y un idioma. Ahora, a muchos ciudadanos de ambas orillas del océano empieza a hermanarnos otro deseo común: avanzar hacia la sostenibilidad, un lugar en el que la energía juega un papel determinante.

Prácticamente todos los países latinoamericanos están inmersos en ese proceso conducente a hacer más sostenible su matriz energética. Chile prevé instalar en torno a 8000 megavatios nuevos hasta 2020. El gigante económico de la región, Brasil, espera triplicar en diez años la capacidad de sus renovables. Más ambicioso aún se muestra Uruguay, en donde el gobierno ha marcado como meta que para 2015 el país tenga el 50% de la matriz energética basada en fuentes renovables.

México superó en 2012 los 1.370 MW eólicos, y se prepara para un próximo gran despliegue solar; nada extraño si tenemos en cuenta que el país azteca cuenta con uno de los mayores potenciales fotovoltaicos del mundo. Perú, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Panamá, Costa Rica, Cuba, República Dominicana…. En todos ellos se puede observar también el avance. Incluso países aparentemente indiferentes a las tecnologías renovables, como Venezuela o Colombia, empiezan a acercarse a ellas. Lógicamente, nada de esto sería posible si no hubiera detrás políticos y leyes que propician el cambio.

Este despertar latinoamericano a las renovables está  ejerciendo un efecto llamada espectacular a empresas de todo el mundo. Y ahí las compañías españolas tienen mucho que aportar. No solo porque estos países constituyan un mercado de expansión natural de las empresas españolas –de este y otros sectores–, sino por la posición de liderazgo mundial que siguen manteniendo las renovables made in Spain, tanto desde el punto de vista de la promoción como de la tecnología. Ahora bien, aún más importante es lo que se puede lograr con esta transformación. Porque la energía, recordemos, no es el fin sino uno de los medios imprescindibles para que Latinoamérica avance en áreas como la atención sanitaria, la educación y la generación de riqueza.

Este número es un reflejo de todo ello. Con la ayuda de varios de los expertos que mejor conocen la región, a lo largo de las 16 páginas que conforman este especial repasamos lo logrado y lo mucho más que se puede conseguir en Latinoamérica gracias a las renovables. Un continente al que miramos con atención todos los días del año a través del portal www.energias-renovables.com/america.

Por cierto, Energías Renovables (ER) ha superado la cota de los 20.000 seguidores en Twitter (@ERenovables), a los que hay que sumar otros 11.000 de Renewable Energy Magazine (REM), nuestra versión en inglés.  ER ha alcanzado, además, los 10.000 “fans” en Facebook.  Este crecimiento constante de seguidores en las redes sociales es una muestra del interés que despiertan las renovables en todo el mundo. Quizá porque cada día son más los ciudadanos conscientes de que el cambio de modelo energético es posible.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario