los editoriales de er

Las renovables necesitan otros políticos

1

Dos años para enmarcar. Las actuaciones y comentarios de los últimos ministros de Industria y Energía, el socialista Miguel Sebastián y el popular José Manuel Soria, son un cúmulo de pruebas que demuestran cómo los principales partidos políticos en España, PP y PSOE, legislan solo pensando en los intereses de las grandes empresas eléctricas y en contra de los ciudadanos. Y lo que es peor, el engaño masivo al que nos están sometiendo unos y otros, los políticos y los oligopolios, está cuajando en la sociedad con la ayuda de los medios de comunicación generalistas, prisioneros de las campañas de publicidad que solo la industria del kilovatio se puede permitir.

Una muestra. Debate en La Sexta a finales de septiembre. Entre los tertulianos, Albert Rivera, presidente de Ciutadans, y Francisco Marhuenda, director de La Razón. El moderador pregunta por la última subida de la luz. Y Marhuenda saca la artillería: estamos pagando los excesos de los últimos años con las renovables que han provocado un déficit de tarifa de 26.000 millones. Y lo suelta así, de sopetón, sin pestañear. El diputado catalán le contesta: vamos a ver, que el déficit de tarifa arranca desde los años de Aznar. Pero el debate salta de inmediato a otro asunto y no se habla más de energía.

A mediados de 2011 Miguel Sebastián decía que “la paralización de las renovables es una leyenda urbana”. Pero ya había creado el Registro de Preasignación, había aprobado recortes retroactivos en la retribución y había puesto a caldo a las renovables en infinidad de ocasiones. Solo era un ensayo de lo que vendría después con José Manuel Soria. En apenas unas semanas acabó con las primas a las renovables. Eso sí, “de forma temporal”. Después ha llegado todo lo demás, incluido ese peaje de respaldo al autoconsumo, único en el mundo, para que nadie piense en liberarse de los grilletes de las eléctricas. Da lo mismo que la Comisión Nacional de la Energía y la Comisión Nacional de la Competencia hayan criticado abiertamente la medida. Da lo mismo que el propio Gobierno reconozca ya que, después de hundir las renovables, el déficit de tarifa seguirá creciendo.

Anpier acaba de poner sobre la mesa la contradicción supina que supondría que los parlamentarios del PP de comunidades autónomas que han recurrido ante el Tribunal Constitucional la reforma del sector eléctrico del Gobierno, votaran alegremente a favor de esa reforma en el Congreso de los Diputados. “Con mi voto no votes contra mi”, es el eslogan elegido por Anpier para desnudar tamaña paradoja.

Tal vez esos políticos, del PP o del PSOE (la experiencia nos dice que en materia energética son tal para cual), son incapaces de pensar en el interés común de los ciudadanos porque trabajan bajo presión, la del lobby energético que, según los propios políticos, es el más potente de todos, por encima del de la salud y de la banca. Un 69% de los diputados lo reconoce en un informe publicado recientemente y del que nos hemos hecho eco.

Las renovables (que es como decir los miles de ciudadanos que nos sentimos ligados a las energías limpias de un modo u otro) necesitan otros políticos distintos a los que nos gobiernan en alternancia desde los inicios de la democracia. Políticos íntegros que no defiendan solo a los poderosos, que no hagan pagar la crisis siempre a los mismos. Conviene que no lo olvidemos la próxima vez que nos veamos delante de las urnas.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Tags: Renovables
Añadir un comentario
Andrea Alessandrini
No se que habria hecho el PSOE, pero la medida que matan la energias renovables son del PP.