kaiserwetter

Pluralidad, descentralización y futuro

0
Pluralidad, descentralización y futuro

El sector de las renovables en España vive un momento de álgida agitación, con una fecha marcada en el horizonte entre los años 2021 y 2024, cuando está previsto que las licencias de las siete centrales nucleares que operan en España expiren, lo que reforzará la necesidad de una transición energética, junto a la previsión también del cierre de fuentes de combustibles fósiles como el carbón.

Lo que parecía un panorama alentador para el sector de las renovables, consiguiendo establecer un calendario para desmantelar nucleares y carbón, se ha convertido en un campo de batalla por las concesiones de conexión a la red, una vez esas fuentes de producción energética queden desmanteladas. Desde que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lanzara la propuesta de subastar dichas concesiones, tanto las grandes eléctricas como el propio Gobierno han mostrado su desacuerdo con una iniciativa que simplemente sugiere un mismo tablero de juego con unas mismas reglas para todos. El problema es que en esta partida, está en juego un negocio multimillonario, estimado por encima de los 1.600 millones de euros.

Mientras las eléctricas quieren usar los derechos de enganche a la red de los más de 16.000 megavatios (MW) correspondientes a las actuales nucleares y carbón, para desplegar renovables masivamente, perpetuando su oligopolio, el actual Gobierno, en una línea similar, contempla en su Plan Nacional Integral, la construcción de hasta 60.000 nuevos megavatios de renovables. La Ley de Cambio Climático y Transición Energética preveía la opción para los actuales titulares de las nucleares y centrales de carbón de intercambiar capacidad de acceso para nuevas renovables. En ambos casos estas prácticas están llevando a la especulación financiera con las licencias de acceso a la red. Lo que hace plantearse por qué no se apuesta por la transparencia y las mismas condiciones de acceso a la red con el fin de alcanzar un mercado de energías renovables descentralizado y con una visión de mercado de crecimiento sostenible en las próximas décadas.

Parece ser que, como ocurre en otros países, este patrón se repite bajo el proteccionismo de los tradicionales sectores del petróleo, gas y carbón, los cuales recibieron 5,2 billones de dólares a nivel mundial en subsidios (según el Fondo Monetario Internacional), mientras las renovables apenas 300.000 millones de dólares. Es precisa la adopción de un mercado energético transparente y descentralizado para la irrupción global de las renovables. Tenemos la capacidad y es el momento, pero no hay un interés real. Según IRENA, el costo de la generación de energía eólica en tierra ha disminuido un 23% desde 2010, mientras que la electricidad solar registró una disminución del 73%. Las energías limpias son ‘económicamente rentables’ dado sus bajos costes de generación y el creciente retorno que ofrecen a la inversión.  

A pesar de que las naciones de todo el mundo se comprometieron a reducir las emisiones de carbono y a la implementación de energía renovable a través del Acuerdo de París, los combustibles fósiles representan aún el 85% de todos los subsidios globales y siguen estando en gran parte relacionados con la política nacional. Si las naciones hubieran reducido los subsidios de cara a ofrecer un precio competitivo de los combustibles fósiles en 2015, se habrían reducido, como apunta el FMI, las emisiones globales de carbono en un 28% y las muertes por contaminación del aire por combustibles fósiles en un 46 %, sin contar los costes colaterales en sanidad y adaptación al cambio climático, por supuesto.

Mientras los costes asociados con la generación de energía de combustibles fósiles continúan aumentando y sus subsidios son menos rentables y difíciles de justificar, el precio de la energía renovable sigue bajando. Paralelamente, su producción se ha beneficiado de la eficiencia y de la reducción del OPEX debido al uso de los avances digitales asociados al Internet de las Cosas (IoT), las técnicas de gestión de activos y la analítica de datos, empleadas por empresas pioneras como Kaiserwetter.

En pro de la transparencia y liberalización del mercado del Asset Management en renovables, hemos lanzado el primer configurador online de servicios: ZULU, el cual afectará a todas las vías de generación eléctrica, pero muy particularmente a las de energías renovables, haciéndolas más competitivas, eficientes y baratas. Su enfoque online impone un nuevo estándar en el mercado en relación con el precio, y selección de servicios según las necesidades del cliente, mientras el ‘Data Analytics as a Service’ (DAaaS), se ha convertido en un elemento pionero en el mercado de las energías renovables, ofreciendo un total control sobre la producción y la maximización del rendimiento, y una minimización de riesgos en la inversión.

Las energías renovables están listas para superar a los combustibles fósiles como la fuente de energía del futuro, con o sin los subsidios pagados para el carbón, el petróleo y el gas natural. Los defensores de los combustibles fósiles han argumentado durante mucho tiempo que eliminar los subsidios directos e indirectos sería perjudicial para la economía mundial, pero el FMI, así como los datos e innovaciones aportados por Kaiserwetter a nivel internacional, claramente reafirman nuestra apuesta porque eso no es así.

Añadir un comentario