hidrógeno

La EMT de Palma de Mallorca contará con cinco autobuses de hidrógeno verde

2
La Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos del Govern balear financiará la compra de cinco autobuses de hidrógeno verde por parte de la Empresa Municipal de Transportes de Palma (EMT), a lo que destinará 3,7 millones de euros. Los buses se alimentarán con parte del hidrógeno que se producirá en la planta que se está construyendo en Lloseta.

La EMT de Palma de Mallorca contará con cinco autobuses de hidrógeno verde

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el vicepresidente y conseller de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, quien estuvo acompañado por el alcalde de Palma, José Hila. La licitación y compara de los buses se hará durante el primer semestre de 2022. El precio de venta aproximado actual de los buses de hidrógeno es de 750.000 euros.


Estos buses consumirán el 17% de la producción de la planta de hidrógeno de Lloseta (localidad muy proxima a Inca), cuya entrada en funcionamiento está prevista para el último trimestre de 2021, poco antes de la llegada de los vehículos a Palma. Concretamente, su consumo estimado es de 50 toneladas anuales y la planta producirá 300 toneladas. El hidrógeno será generado solo a partir de fuentes renovables.


Con esta decisión, Palma de Mallorca se convertirá en la tercera ciudad de España, tras Madrid y Barcelona, en contar con buses de hidrógeno, según destacó el alcalde de la ciudad. El Govern se ha comprometido a hacerse cargo, en el futuro, del sobrecoste que pueda generar tener un bus de hidrógeno respecto a los de gas natural, como puede ser el mantenimiento o el gasto de combustible.



"A partir de aquí hay que seguir apostando por la movilidad limpia sea con hidrógeno o eléctrica para reducir las emisiones contaminantes", ha asegurado Yllanes, que también se refirió a la reconversión de la antigua fábrica de cemento de Lloseta en un planta de generación de hidrógeno, asegurando que "todo lo que supone (esta planta) está fundamentado en la reindustrialización basada en las renovables, que aporta conocimiento, investigación e innovación".



El proyecto de LLoseta cuenta con una subvención de 10 millones de euros procedentes de fondos europeos. El objetivo del Govern es que el hidrógeno que se genere en ella  se dedique a "garantizar la máxima eficiencia y beneficio socioeconómico, ambiental y de interés público". Con este fin, parte del gas verde se volcará en la red para ir sustituyendo progresivamente al gas natural, ampliando así su uso más allá del transporte por carretera.

Añadir un comentario
Carlos Bernuy-Lopez
El problema que tienes con los autobuses de gas natural es que no reduces emisiones, y al mismo tiempo no puedes sustituir tus autobuses por una red de autobuses 100 % eléctricos de batería porque tu red no soportaría que los autobuses más el resto del parque móvil de Baleares sea eléctrico de baterías. Con la producción de hidrógeno y su consumo consigues tres cosas: (1) reducir tus emisiones liadas al uso del gas natural; (2) diversificas tu parque eléctrico para poder acelerar su conversión a un parque 100 % eléctrico (baterías+hidrógeno) (3) aumentas el uso de tus renovables almacenando energía en forma de hidrógeno que no puedes hacer sólo con baterías.
Miguel
Una planta fotovoltaica en Baleares, cuya generación de convertirá en hidrógeno que moverá un autobús, con enormes pérdidas de energía en el proceso, 3/4 partes se pierden, además es muy caro. Baleares genera la mayor parte de su electricidad con gas. Conclusión: si se inyecta directamente la electricidad generada por los paneles en la red y se usa el gas para el autobús, sería mucho más eficiente y barato, además se reduciría el consumo de gas. Todo esto mientras la generación del electricidad con renovables no sea significativa. A Baleares le pasa algo parecido a Japón, y en Japón ya lo ha dicho hasta el presidente de Toyota. Implantar deprisa y corriendo el coche eléctrico en Japón, para después generar la mayor parte de la electricidad con gas, es una estupidez.