hidráulica

El Salto del  Mulato, la central hidroeléctrica de Endesa que el gobierno de La Palma quiere explotar en modo público

0
El Consejo Insular de Aguas de la isla de La Palma inició en 2017 un expediente para extinguir la concesión administrativa que permitía el uso del agua en Salto del Mulato para generar energía hidroeléctrica (inició ese expediente por haber expirado el plazo de la concesión). El pasado 9 de febrero, el Consejo declaró caducado el expediente anterior, por haber superado el plazo legal para resolverse, y ha decidido iniciar un nuevo expediente. ¿Objetivo? Que la concesionaria devuelva a dominio público lo que no ha sido sino una concesión temporal. La Junta ha manifestado la necesidad de darle continuidad a la explotación, lo que obligará a la empresa concesionaria a entregar las instalaciones en perfectas condiciones.
El Salto del  Mulato, la central hidroeléctrica de Endesa que el gobierno de La Palma quiere explotar en modo público

Uno de los Grupos de Acción de La Palma Renovable, lleva desde hace meses impulsando la reversión a dominio público de la concesión caducada de Salto del Mulato. Las concesiones hidráulicas (que son temporales) son actos mediante los que la administración le concede a una entidad determinada el derecho a utilizar el agua pública para generar con ella hidroelectricidad. Pues bien, como esa concesión ha caducado (esas concesiones caducan a los 75 años), La Palma Renovable lleva muchos meses pidiéndole a la administración que revierta a lo público los terrenos e instalaciones del Salto del Mulato (la concesión pasó en 1971 a Unelco, Endesa, que durante décadas explotó El Salto del Mulato sin pagar canon alguno). Endesa "apagó" la central en 2003.

Las concesiones hidráulicas, como la del Salto del Mulato, son contratos temporales que consisten -explican desde La Palma- en ceder el derecho a utilizar el agua pública a una entidad privada para generar energía renovable (hidroelectricidad) a cambio de (1) realizar las obras necesarias, (2) pagar un canon a la administración y (3) entregar las instalaciones tras su finalización. A la finalización del contrato se le denomina extinción y a la entrega de las instalaciones, reversión. Pues bien, de acuerdo con las informaciones recopiladas por el Grupo de Acción Salto del Mulato, vinculado a La Palma Renovable, las instalaciones han estado sin generar energía desde el año 2003, "incumpliendo con el objetivo principal de la misma". Además -añaden desde el Grupo de Acción-, dicha concesión finalizó el 22 de marzo de 2012 (el periodo máximo de explotación concedido).

Pues bien, por este último motivo, en el año 2017 el Consejo Insular de Aguas de La Palma inició un expediente de extinción que en octubre de 2020 continuaba sin resolver, ya que no incluía la reversión, pues un informe técnico indicaba que los bienes eran de titularidad privada. El informe técnico estaba equivocado. Lo demostró, precisamente en octubre, el Grupo de Acción Salto del Mulato, que descubrió "documentos probatorios de que la propiedad de los terrenos e instalaciones [del aprovechamiento hidroeléctrico El Salto del Mulato] está vinculada a la concesión". El Grupo de Acción ha demostrado así que la instalación fue construida y puesta en funcionamiento con dinero público, y que los terrenos también fueron comprados por la empresa pública Riegos y Fuerzas de La Palma SA.

Según el Grupo de Acción, en el año 1956 el Consejo de Administración de Riegos y Fuerzas de La Palma SA decidió crear una unidad orgánica de explotación, por lo que la extinción de la misma implica también la reversión de los bienes, que deberán encontrarse en perfecto estado de funcionamiento, igual que ocurre en todas las concesiones que han llevado a cabo el expediente de extinción en España. Desde el 1 de enero de 1971 la concesión -continúa el Grupo de Acción- pasa a manos de Unelco (ahora Endesa), que la mantuvo varias décadas en explotación sin pagar ningún tipo de canon. El pasado mes de octubre, el Grupo de Acción Salto del Mulato, a la vista de la documentación descubierta, solicitaba que "desde el Cabildo se destinen los mejores recursos (...) para que se haga realidad la extinción de la concesión y la reversión de sus bienes lo antes posible".

Pues bien, ahora el Grupo de Acción Salto del Mulato felicita al Consejo Insular de Aguas (entidad de derecho público adscrita al Cabildo Insular de La Palma) por dar un paso "hacia la reversión de los terrenos y de las instalaciones de la central hidroeléctrica para que pase definitivamente a manos públicas", paso ejecutado ahora a la vista de la documentación hallada en 2020 relativa a la titularidad de las propiedades. "Ahora -explica el Grupo de Acción-, con un nuevo informe jurídico, que también va en la línea de que las fincas no le corresponden a la concesionaria sino que simplemente hizo uso de las mismas para poder llevar a cabo el objeto de la concesión, la Junta de Gobierno del Consejo Insular de Aguas ha decidido rectificar".

Así -continúa el Grupo de Acción-, el pasado martes, 9 de febrero, la mencionada Junta decidió declarar la caducidad del expediente anterior, por haber superado el plazo legal para resolverse, y decidió iniciar un nuevo expediente, "con intención de defender lo público, como es responsabilidad de nuestras instituciones, y podrá utilizar la información que se encuentra en el registro de la propiedad, como unidad orgánica de explotación formada por la concesión, las instalaciones y los terrenos necesarios para la misma". Además -se felicita el Grupo de Acción-, la Junta ha manifestado "la necesidad de darle continuidad a la explotación, lo que obligará a la empresa concesionaria a entregar las instalaciones en perfectas condiciones".

El Grupo de Acción Salto del Mulato manifiesta que esta era la decisión que llevaban mucho tiempo esperando.

De dónde sale el Grupo de Acción Salto del Mulato
La Palma fue elegida en 2019 isla piloto del proyecto europeo Energía Limpia para las Islas de la Unión Europea. En el marco de ese proyecto, varias acciones y eventos se han estado ejecutando. Una de esas acciones tuvo lugar en septiembre de 2019, cuando La Palma Renovable, entidad financiada por el Cabildo Insular de La Palma, organizó 5 talleres sectoriales y uno, transversal, para crear la Agenda de Transición insular y trabajar en aras de "la urgente descarbonización de La Palma". De aquellos talleres han surgido los denominados Grupos de Acción, integrados por personas voluntarias que llevan desde entonces trabajando en diversas líneas. Uno de esos Grupos se ha centrado en el asunto que nos ocupa: la reversión (devolución a lo público) y puesta en funcionamiento de la Central Hidroeléctrica del Salto del Mulato (San Andrés y Sauces, La Palma), continuando así el trabajo iniciado por miembros de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético de La Palma.

Añadir un comentario