fotovoltaica

¿Qué es el diagnóstico inteligente de la curva I-V?

0
Como parte de sus constantes desarrollos en la industria fotovoltaica, Huawei ha lanzado el diagnóstico inteligente de la curva I-V 3.0, integrando por primera vez la inteligencia artificial (AI) en el campo de la operación y el mantenimiento solar. La solución de Huawei utiliza inversores fotovoltaicos inteligentes para escanear strings fotovoltaicos para obtener la relación (curva I-V) entre el voltaje de salida y la corriente de salida. El sistema realiza un análisis de grandes bases de datos de la curva I-V de los módulos fotovoltaicos, aplica algoritmos propios de la AI, identifica strings defectuosos con precisión y genera un informe de diagnóstico. A través del autoaprendizaje de la AI, la solución está acumulando experiencia en la curva I-V y optimizando los modelos de fallas, lo que está transformado la O&M de la energía fotovoltaica.
¿Qué es el diagnóstico inteligente de la curva I-V?

Las fallas de los módulos fotovoltaicos son el factor clave que afecta el rendimiento energético de las plantas. Las fallas en las etapas temprana, media y tardía son muy diferentes. La inspección manual y el control de supervisión tradicional y la adquisición de datos (Scada) no pueden localizar con precisión la causa raíz de esas fallas. Además, el sistema tradicional de detección de la curva I-V exige visitar específicamente distintos puntos de la planta.

Pero una planta fotovoltaica de 100 MW, por ejemplo, tiene decenas de miles de módulos y puede cubrir 300 hectáreas. Es decir, que no todos los módulos pueden ser escaneados. Además, generar informes manualmente propicia errores y lleva mucho tiempo. Las aplicaciones fotovoltaicas, los terrenos complejos, o los nuevos tipos de módulos fotovoltaicos, como los bifaciales, lo ponen todavía más difícil.
 
El diagnóstico inteligente de la curva I-V 3.0 de Huawei cambia la detección tradicional. El sistema puede hacer una detección completa de todos los módulos fotovoltaicos de una planta de 100 MW en apenas 15 minutos, y generar automáticamente un informe que cubre 14 tipos de fallas. Y la solución vale para distintos tipos de plantas, desde las grandes hasta las instalaciones residenciales. La detección se completa online, evitando que el personal tenga que hacer visitas presenciales. Lo que mejora en gran medida la eficiencia de la O&M y reduce sus costes.

Los módulos bifaciales, por sus características, pueden sufrir más desajustes. Debido a la irradiación desigual en la parte posterior, el requisito de precisión de la detección I-V es mayor. Además, la falta de coincidencia de la corriente de salida no debe considerarse simplemente como falla.

Aplicación del diagnóstico inteligente de curva I-V 3.0
Huawei ha aplicado el diagnóstico inteligente de la curva I-V 3.0 sobre plantas fotovoltaicas de todo el mundo, a gran escala, industriales, comerciales residenciales, en áreas montañosas o flotantes, que suman ya 5 GW de potencia. TÜV Rheinland ha certificado que este diagnóstico tiene una precisión por encima del 0,5%. Una planta de 100 MW en Golmud, Qinghai, fue chequeada en 15 minutos con un 100% de precisión.

En otra planta en Malasia, el diagnóstico inteligente de curvas I-V 3.0 permitió escanear 9.496 inversores string en los que 1.149 unidades estaban defectuosas. La tasa de fallos fue del 12,1%. Y el personal de O&M tuvo entonces una percepción clara del estado de salud de la planta. Si todos los fallos son resueltos, la generación de energía de esta planta aumentará en más de un 1,5%.
 
“La tecnología AI ha promovido la modernización y transformación industrial. Las energías renovables ha iniciado ya su transformación digital. En el campo de la O&M de plantas fotovoltaicas, aprovecharemos nuestra tecnología innovadora y la amplia experiencia para reducir los costes y mejorar la eficiencia operativa de todo el ciclo de vida de las plantas fotovoltaicas”, explican desde Huawei.

Añadir un comentario