fotovoltaica

La tecnología perovskita logra un nuevo récord, al alcanzar una eficiencia del 20,3%

0
El nuevo récord se ha logrado en el marco del proyecto europeo de investigación Apolo, que desarrolla esta nueva tecnología fotovoltaica, muy prometedora para una nueva generación de células solares baratas, fáciles de fabricar y aplicables en multitud de sectores, desde la automación a los textiles. El proyecto está coordinado por el centro tecnológico catalán Leitat.
La tecnología perovskita logra un nuevo récord, al alcanzar una eficiencia del 20,3%

El equipo de Apolo ha conseguido el nuevo récord de eficiencia en los laboratorios del centro francés CEA, uno de los socios del proyecto, gracias a un módulo de ocho células en serie combinadas con un depósito de recubrimiento y con un patrón láser. Las células solares perovskita son completamente imprimibles y flexibles, de manera que permiten un proceso de fabricación más rentable.

Dersde Leitat, que coordina esta iniciativa, explican que "la evaluación de la estabilidad de estas células es continua y muy prometedora, pero primero se debe probar bajo diferentes condiciones de iluminación y de calor húmedo antes de que esta tecnología esté lista par su futura industrialización y comercialización".

Retos a superar
Las células solares perovskitas (PSC) han mostrado una impresionante curva de aprendizaje en las últimas décadas y se perfilan como una solución muy atractiva para un mercado que demanda células más flexibles y con más opciones de color. Dos propiedades que reúne esta tecnología y que facilitan su aplicación en múltiples sectores, incluidos los bienes de equipo y los textiles. Esta tecnología ofrece, además, las ventajas de poder realizarse a baja temperatura y tener un bajo costo utilizando procesos de impresión completa.



La toxicidad del PSC se considera, además, insignificante, ya que la cantidad de plomo en la capa de perovskita no es tan relevante si se compara con la tecnología del silicio, aunque la toxicidad del solvente debe tenerse en cuenta para favorecer la industrialización de los productos del PSC.

Pero la perovskita debe superar un problema importante: su corta vida útil, principal barrera en la actualidad para su comercialización. El consorcio Apolo investiga cómo romper esta y otras barreras y lograr el despliegue de PSC flexibles y estables utilizando procesos escalables y de bajo costo, y reduciendo la cantidad de materiales tóxicos. Para ello, sus integrantes trabajan en materiales avanzados, desde la celda hasta el encapsulante, para desarrollar un PSC flexible, totalmente imprimible y con una eficiencia del 22% con al menos el 80% del rendimiento inicial.

Ahora han logrado ya una eficiencia del 20,3%, pero como explican desde Leitat para colocar la tecnología en el mercado "aún quedan de 8 a 10 años por lo menos".

 Eso sí, para el 2022, año en que finaliza este proyecto de cuatro años de duración, esperan haber desarrollado un prototipo a pequeña escala que demuestre claramente las virtudes de la perovskita.

Junto con Leitat y CEA, en el proyecto participan Flexbrick, Greatcell Solar, Relational, Fraunhofer, Arkema, Accurec, la Universidad de Roma, la Escuela Politécnica Federal de Lausanne y Uninova. Apolo tiene un presupuesto de casi cinco millones de euros y está financiado por el programa de investigación europeo Horizon 2020.

La perovskita es un trióxido de titanio y de calcio y está clasificado cmo mineral del grupo IV.

Añadir un comentario