fotovoltaica

La revolución de Wynnertech en electrónica de potencia

0
Fundada en 2012, Wynnertech es una empresa tecnológica que desarrolla y produce equipos y componentes de electrónica de potencia y sus sistemas de control para la generación de electricidad por medio de energías renovables, el almacenamiento de electricidad y soporte de red, las infraestructuras de carga de vehículo eléctrico y otras aplicaciones especializadas. La compañía desarrolla en España su propia tecnología, protegida por varias patentes internacionales. Con fabricación competitiva china y una amplia experiencia en la selección de proveedores internacionales, Wynnertech tiene muy claro su objetivo: “alcanzar la mejor relación calidad–precio del mercado global, sin renunciar a diseños y estándares de calidad europeos”. Su lema: "a revolution in power electronic is unfolding in Wynnertech" [Foto].
La revolución de Wynnertech en electrónica de potencia

Inversores solares de gran potencia, sistemas de almacenamiento de electricidad, cargadores de vehículo eléctrico –carga rápida y ultrarrápida–, equipos de soporte de red… Son algunos de los productos que fabrica Wynnertech, “productos muy compactos y eficientes, que tienen una densidad de potencia muy superior a cualquier otro similar”, explican desde la empresa. Wynnertech lleva ya seis años apostando por ofrecer en el mercado “productos claramente diferenciados de sus otras alternativas”, que utilizan conceptos tales como la refrigeración avanzada por gas (IsoCool), sin circulación interna de aire exterior, por lo que los equipos no usan filtros de aire, teniendo por tanto unas necesidades de mantenimiento muy reducidas, o la conmutación OptiSwitchpara reducción al mínimo de las pérdidas y de los armónicos (

Pero Wynnertech no solo diseña producto final; la compañía también ha desarrollado herramientas propias de análisis y diseño de plantas, particularizadas para los requerimientos y preferencias de cada cliente, para optimizar su coste y rentabilidad. “Este asesoramiento –explican desde la empresa– se realiza para cada suministro, resultando en una significativa reducción de los costes y en un incremento de la rentabilidad para los clientes”. Para todo ello, Wynnertech ha apostado también desde el principio por construir “un equipo multidisciplinar de personas de reconocido prestigio internacional y dilatada trayectoria profesional en energías renovables y gestión de la red, con amplísima experiencia en el sector y gran capacidad de innovación”.

La cartera Wynnertech
•Cargador de vehículo eléctrico
Dado que la electrificación del transporte por carretera es una de las claves para reducir las emisiones de CO2, el parque de vehículos eléctricos a nivel mundial (sobre todo de híbridos enchufables y eléctricos puros) no para de crecer. Europa lo ha visto además como una inversión estratégica para reducir su dependencia de los combustibles fósiles y mejorar la habitabilidad y calidad del aire de sus ciudades más pobladas. Todo ello converge en una tendencia de mercado evidente: se necesita una red de puntos de recarga para dar servicio a lo que se nos viene encima. El marco regulatorio y de estandarización ya se está preparando para dar el paso, con la aparición de los gestores de carga y protocolos internacionales que normalicen las cargas en corriente continua, tales como los conocidos CHAdeMo o Combo CS. Wynnertech, como empresa de alta tecnología se ha centrado en el mayor reto que presenta esta necesidad: la carga rápida.

La complejidad de este tipo de cargadores es mucho mayor que sus alternativas en alterna, ya que unas cargas tan rápidas requieren un fino control y seguimiento de las peticiones del control del coche, y se necesitan equipos de gran potencia, que además prioricen la seguridad de los usuarios. De todas maneras, la ventaja que presentan compensa con creces la exigencia tecnológica: la reducción del tiempo de recarga. Para recargas no domésticas, la disponibilidad tanto de los puntos de recarga como de los vehículos resulta esencial, tanto para profesionales como para particulares. Con la capacidad de los vehículos actuales, un cargador rápido ronda los 20–30 minutos para recargas de hasta 200 kilómetros, respecto a los 60–90 minutos a los que se iría la misma recarga con cargadores lentos tradicionales.

Además, los nuevos cargadores ultrarrápidos, en cuyo desarrollo está muy avanzado Wynnertech, proporcionarán una reducción muy superior en estos tiempos de recarga, proporcionando hasta 500 kilómetros de autonomía en 8–12 minutos, similar a muchos vehículos tradicionales de gasolina actuales.

Wynnertech es consciente de los tipos de recarga que demanda el mercado, y su cargador ha sido diseñado pensando en la flexibilidad y la capacidad de adaptarse a los requerimientos de los usuarios, ofreciendo cargas rápidas de DC en dos estándares y en AC, para poder dar servicio a todos los vehículos en el mercado, independientemente de su tipo de recarga.
“Todo ello se combina –explican desde la empresa– con una interfaz visual simple y agradable, consiguiéndose una excelente experiencia de usuario, algo, sin duda, a tener en cuenta en los puntos de recarga”.

•Almacenamiento de electricidad
Con la introducción progresiva de más generación renovable en las redes eléctricas, sustituyendo a centrales tradicionales como el carbón o últimamente la nuclear, se vuelve cada vez más necesario el almacenar dicha energía en momentos de exceso de generación o poca demanda para poder suministrarla cuando dichas fuentes no están disponibles. Además, la parada de dichas centrales convencionales también implica la retirada del sistema eléctrico de muchos generadores síncronos, con lo que el sistema pierde inercia y requiere de una mayor capacidad de regulación primaria de frecuencia. Por lo tanto, el almacenamiento de electricidad resulta no solo esencial para optimizar el aprovechamiento de los recursos renovables, sino que va a ser un elemento clave de los mecanismos de ajuste de las redes eléctricas en un futuro cada vez más próximo.

Hoy en día las centrales de bombeo ya ofrecen un servicio similar, pero sus ya no tan competitivos costes, las implicaciones medioambientales y la necesidad de orografías muy concretas (los buenos emplazamientos prácticamente están agotados), sobre todo, impiden instalar más centrales de este tipo.

La solución obvia es el almacenamiento en baterías, y Wynnertech está realizando sus desarrollos sobre todo en sistemas de ión–litio, una de las tecnologías que mejor se adapta hoy en día para este tipo de aplicaciones, por su larga vida útil y por su alta energía específica. Además, su producción a cada vez mayor escala y más eficiente, debido a su otra aplicación principal, el vehículo eléctrico, ha hecho que su densidad energética haya aumentado un 3–4% anual, mientras que los costes han bajado un 24% sólo en 2017, y más de una quinta parte – según Bloomberg– desde 2010, tendencias que se van a mantener, e incluso a intensificar, en los próximos años.

Wynnertech ha desarrollado su propia tecnología para gestión del almacenamiento, optimizando el aprovechamiento de los ciclos útiles de las baterías por medio de la gestión independiente de cada serie de baterías, y maximizando su vida útil. La estrategia sirve para optimizar el retorno de la inversión reduciendo el LCOS (Levelized Cost Of Storage) todo lo posible. Se han adaptado sus sistemas de refrigeración sin filtros a unas versiones de menor potencia individual, con lo que además de optimizar el uso de las baterías, como se ha dicho, se consigue también una reducción significativa de los requerimientos de mantenimiento.

Así, desde un LCOS de veinticinco céntimos de euro por kilovatio hora (25 c€/kWh) hace escasamente dos años, se bajó a 12 c€/kWh el año pasado, llegando a un coste inferior a 10 c€/kWh en la actualidad. Combinando esto con sus partners para las baterías, Wynnertech ofrece proyectos de almacenamiento completos y “de la casa”, a la medida de cada cliente.

Relzow, un proyecto de almacenamiento emblemático en el que participa Wynnertech
Es el proyecto de almacenamiento (abajo, en la foto) más ambicioso en Europa hasta la fecha. Con una potencia de intercambio con la red de 125 MW, y una capacidad de almacenamiento en baterías de 200 MWh, está prevista su explotación para ofrecer servicios de regulación primaria de frecuencia a la red alemana de Mecklenburg–Vorpommern, y es especialmente importante por la alta concentración de generación renovable en la zona y la poca demanda local. Es un proyecto de la empresa alemana Durion, en el que Wynnertech participa con el desarrollo específico y el suministro de la electrónica de potencia.

• Inversor fotovoltaico
ALBA 4x es el inversor de muy alta potencia de Wynnertech, una solución compacta de exteriores montada en un contenedor de cinco pies (5), con el mejor precio por vatio del mercado, y sin embargo con muy altas prestaciones. Se suministra totalmente equipado para una instalación plug–and–play. Su concepción sin filtros de aire y otras innovaciones constructivas y de control permite minimizar hasta un 40% los costes de operación y mantenimiento.

Wynnertech suministra desde 2014 inversores de alto rendimiento y coste optimizado para unidades de producción grandes, de hasta 3,5 MW por unidad, lo que ha permitido, por economías de escala, una reducción de hasta el 10% del coste total de construcción para plantas de gran potencia. ALBA ha demostrado un funcionamiento continuado incluso en las condiciones extremas del desierto en varias zonas remotas.

• Redes inteligentes y microrredes
Red Eléctrica de España, el operador del sistema eléctrico nacional, define red inteligente como “aquella que puede integrar de forma eficiente el comportamiento y las acciones de todos los usuarios conectados a ella, de tal forma que se asegure un sistema energético sostenible y eficiente, con bajas pérdidas y altos niveles de calidad y seguridad de suministro”.

Si añadimos el hecho de que este tipo de redes (también llamadas smart grid) optimiza los requerimientos de infraestructuras de transporte de electricidad, no parece que haga falta explicar, después de la definición anterior, por qué los sistemas eléctricos tenderán hacia este concepto. Las aplicaciones para alcanzar esta meta no solo se verán a gran escala, como los grandes sistemas de almacenamiento conectados a la red, sino también a nivel doméstico e industrial, con la aparición de las microrredes con autoconsumo o agregación de la demanda.

Asimismo, en zonas de suministro de baja calidad o con interrupciones, se están implantando microrredes (microgrids), que consisten básicamente en una pequeña red eléctrica que puede desconectarse de la red principal y funcionar en modo aislado.

En este sentido, la tecnología de Wynnertech permite instalaciones con inversores back to back de manera que la red queda aislada en frecuencia y tensión de la red general, y funcionar de forma autónoma, y una red interior a la que se acoplan las baterías y los sistemas de autogeneración de una forma modular, y permitiendo una implantación progresiva. Así, estas instalaciones se hacen escalables, lo que significa que la instalación se adapta si las necesidades del cliente varían.

No podemos hablar de una red inteligente sin una intrincada red de comunicaciones que interactúe entre todos los elementos del sistema. El EMS (Energy Management System) es el dispositivo que hace dicha función. Se trata de un sistema Scada (Supervisory Control And Data Acquisition) que gestiona y optimiza el funcionamiento de todos los sistemas (equipos, generaciones y consumos), y mediante la integración dinámica de TICs (Tecnologías de Información y Comunicación), unificando la gestión completa de la red. Con todo ello se mejora el aprovechamiento energético y se sientan las bases para una mayor penetración de la generación renovable, para poder así alcanzar nuestra meta común de un suministro totalmente sostenible.

Añadir un comentario