fotovoltaica

Acciona, Google y Chile sellan una alianza por la sostenibilidad

0
Desde el 1 de enero de este año, el consumo energético del gran gigante de internet en Chile es 100 por 100 renovable. Lo aporta la española Acciona, gracias a la energía generada en su planta fotovoltaica El Romero Solar. Con ello, Acciona logra todo un hito, tanto por la significación del cliente como por la visualización de esta nueva línea de negocio que emprende: el suministro de energía renovable a grandes corporaciones comprometidas en la lucha contra el cambio climático.
Acciona, Google y Chile sellan una alianza por la sostenibilidad

El contrato con Google culmina un proceso que se inició con su publicitación en la Cumbre del Cambio Climático celebrada en París en diciembre de 2015. En noviembre de 2016 la central fotovoltaica El Romero se puso en marcha, y desde el 1 de enero de 2017 parte de la producción de la misma cubre ya el consumo eléctrico del gigante de Internet en Chile.

El acuerdo se inscribe en el objetivo de Google de que todas sus instalaciones en el mundo cubran su consumo eléctrico con energías renovable ya en 2017. Es el primero firmado por el gigante de Internet en Latinoamérica, y estará vigente hasta 2030, con posibilidad de ser prorrogado por cinco años adicionales, a criterio del cliente.  Mediante este acuerdo, Acciona suministrará a Google hasta 80 MW anuales de electricidad a través del Sistema Interconectado Central (SIC), la principal red eléctrica del país, a la que están conectados la planta suministradora y el centro de datos de Google en Quilicura, situado en al norte de Santiago, la capital del país.

“Estamos orgullosos de suministrar energía de origen renovable a un cliente tan significado y comprometido con las renovables como Google. Y a hacerlo desde esta planta, que es la mayor instalación fotovoltaica de Latinoamérica y toda una referencia dentro del sector”, afirma José Ignacio Escobar, gerente general de Acciona Energía Chile. Florencia Bianco, gerente de Comunicaciones Corporativas de Google para Latinoamérica, subraya, por su parte, el hecho de  que “Google vaya a alcanzar en 2017 el objetivo de que todas sus operaciones globales estén alimentadas por energía 100% renovable. El acuerdo con Acciona es muy importante para el cumplimiento de este objetivo”.



Una planta excepcional
Situada en el desierto de Atacama, en la comuna de Vallenar, a unos 645 km al norte de Santiago, El Romero Solar es una instalación fotovoltaica muy especial por su dimensión y características. Con una potencia máxima de 246 MWp (196 MW nominales), las estructuras de paneles albergan 776.000 módulos fotovoltaicos con una superficie de captación solar de más de 1,5 millones de m2 (equivalente a 211 campos de fútbol profesionales). En línea recta, las estructuras de paneles ocuparían 196 kilómetros de longitud.

El Romero generará 493 GWh anuales de electricidad, cifra suficiente para cubrir las necesidades eléctricas de 240.000 hogares chilenos (alrededor de un millón de personas), lo que evitará la emisión a la atmósfera de unas 475.000 toneladas de CO2 en centrales de carbón, equivalentes al esfuerzo de depuración de 23,7 millones de árboles en el proceso de fotosíntesis. Una parte de esta producción va ya para Google. A partir del 1 de enero de 2018, otra parte irá a las compañías distribuidoras del Sistema Interconectado Central de Chile (SIC), con las que Acciona firmó un contrato de suministro en virtud de la adjudicación de energía lograda en la subasta pública 12/2014, fallada en diciembre de ese año.



La planta, que está ubicada en la zona de mayor radiación solar del planeta, se ha construido en un plazo record de 13 meses –dos menos de los previstos inicialmente-, con una inversión total de 343 millones de dólares. Han participado en los trabajos una media de 400 empleados, en un  proceso de construcción en el que, según destaca Acciona, se han introducido criterios y estrategias innovadoras que, además de resultar exitosas en El Romero Solar, aportan conocimiento para la ejecución de futuras plantas. 


Acciona también destaca el escrupuloso respeto a los compromisos ambientales adquiridos con la Administración chilena para la ejecución del proyecto. En el ámbito de la flora, con rescate y reubicación de especies y cultivos en vivero de 12.000 ejemplares de especies arbustivas, y en el ámbito de la fauna, con un plan de conservación del guanaco, que incluye el estudio de poblaciones de este mamífero, semejante a la llama, y un programa de educación ambiental comunitario durante cinco años, así como el rescate y reubicación de tres especies de reptiles en riesgo.



En el apartado arqueológico, se rescataron hallazgos líticos (piezas talladas en piedra) en una zona de gran significación para el desarrollo de la planta. Más del 50% de la superficie a intervenir estuvo afectada durante cien días, lo cual no impidió que se recuperaran los plazos de construcción previstos, e incluso estos terminaran antes de lo programado.



Nueva línea de negocio

El suministro a Google visualiza, por otra parte, una de las nuevas líneas de negocio estratégicas para Acciona Energía: la colaboración con grandes corporaciones que desean reducir su huella de carbono mediante la adquisición de energía 100% renovable.

La compañía, que basa su negocio en la producción de electricidad de origen renovable en plantas de su propiedad, ha fundamentado hasta ahora su crecimiento en la materialización de proyectos resultantes de subastas públicas o contratos de compraventa de energía, fundamentalmente con compañías eléctricas. Pero en los últimos tiempos también empiezan a adquirir relevancia los contratos con grandes corporaciones que compran electricidad de origen renovable en su compromiso contra el cambio climático.

Esta decisión viene favorecida por la gran reducción de costes en las energías renovables –un 80% en la fotovoltaica y un 50% en la eólica desde 2009–.  “Frente a la volatilidad de precios del petróleo y del gas, las renovables pueden garantizar precios fijos a largo plazo, lo que proporciona estabilidad financiera a las compañías que las adquieren”, destacan portavoces de Acciona.

Más de 80 de estas firmas han constituido la iniciativa RE100. Entre ellas están, además de Google, Apple, Facebook, HP, GM, BMW, Coca Cola, Unilever, Nestlé, IKEA, Vallmart, H&M, BT y Philips, entre otras. Un listado que dice mucho de la fortaleza de la iniciativa. 

El mayor comprador de energía verde del mundo
A día de hoy, Google es el mayor comprador mundial de electricidad de origen renovable. En el último año ha formalizado 20 operaciones de compra para alimentar de energía a los 13 centros de proceso de datos y a las 60 oficinas con que cuenta en el mundo.

El consumo de estos centros crece de forma exponencial. Según destaca la gerente de Comunicaciones Corporativas de Google para Latinoamérica “actualmente hay 3.000 millones de personas en el mundo conectadas a Internet; en el futuro otros 4.000 millones se van a incorporar. Y eso requiere un suministro energético garantizado para nuestros centros de proceso de datos, donde se guarda la información de nuestros usuarios”.  



El ‘data center’ en Chile es el único de Google en Latinoamérica, aunque todos los centros de este tipo de la multinacional norteamericana están interconectados entre sí. El contrato de compra de energía de Google con Acciona es el primero firmado por la compañía en Latinoamérica. Según indican responsables de la compañía, las transacciones renovables de Google están motivadas “tanto por consideraciones ambientales como de negocio, ya que cada vez más la energía renovable se convierte en la opción de menor coste”. Y agregan: “las empresas tienen un papel importante que desempeñar en la transición hacia una economía de energía limpia”.




Añadir un comentario