eólica

Nabrawind y Peikko desarrollan una innovadora cimentación anclada en roca que simplifica la instalación de aerogeneradores

0
Sur y norte de la mano. La compañía navarra Nabrawind y la finlandesa Peikko han desarrollado una innovadora cimentación anclada en roca que se implementará por primera vez en el parque eólico de Elizabeth Bay, de Namibia. Según sus desarrolladores, este tipo de cimentación minimiza al máximo su impacto medioambiental y simplifica la instalación de los aerogeneradores.
Nabrawind y Peikko desarrollan una innovadora cimentación anclada en roca que simplifica la instalación de aerogeneradores

Peikko es una empresa finlandesa especializada en soluciones para cimentaciones de turbinas eólicas en tierra, con larga experiencia en este tipo de cimentaciones. Será la encargada de suministrar los anclajes de roca, realizados en acero, a este proyecto y la responsable del diseño de la cimentación. La navarra Nabrawind, por su parte, aportará la pieza de transición que ha desarrollado para su torre Nabralift y el elemento que distingue a esta cimentación de otras.

Desde Nabrawind explican que esta  pieza distribuye las cargas a través de tres puntos distantes directamente anclados al subsuelo de la roca. De este modo, el tamaño de la cimentación resultantes es muy reducido y el número y la métrica de los anclajes también se reducen significativamente.

Otro beneficio de esta cimentación –añaden desde la empresa– es que simplifica el proceso de fabricación. "De hecho, cada cimentación requiere únicamente de dos camiones para transportar el hormigón hasta el emplazamiento del proyecto. De esta forma, se evita la necesidad de instalar ad hoc grandes plantas de hormigón. De igual manera, la excavación también se simplifica gracias a que únicamente se perforan tres pequeños agujeros en el terreno".

Por último, esta innovadora cimentación se beneficia de una importante reducción de hormigón, lo que al mismo tiempo reduce las emisiones de CO2 en un 90% en comparación con otras alternativas estándar del sector eólico.

Ion Arocena, director de Programa de Nabralift, afirma que hay un "un mercado muy interesante para esta solución", que será instalada por primera vez en el parque eólico de Elizabeth Bay, de Namibia, que está desarrollando la empresa de energías renovables franco-namibia InnoSun Energy. Este proyecto será el primero en utilizar la transición Nabralift para simplificar la cimentación en terrenos complejos. Otros proyectos en lugares pantanosos o cercanos a la costa también están en evaluación.


Sobre los socios

La finlandesa Peikko posee una dilatada experiencia, principalmente en el mercado escandinavo, en estructuras de suelo delgado, aplicaciones de energía eólica y tecnología de conexión para construcciones prefabricadas y fundidas in situ. En el continente africano está realizando ya gran parque eólico de 365 turbinas en el lago Turkana, en Kenia.

Fundada en 2015, Nabrawind Technologies es una empresa navarra, participada por Sodena, que diseña y desarrolla tecnologías eólicas avanzadas. La compañía busca dar respuesta a lo que define como "una de las principales amenazas para el desarrollo de la energía eólica: el crecimiento de los aerogeneradores". 



Explica que las mejores localizaciones para los parques eólicos ya están explotadas y el 90% de los nuevos emplazamientos estarán constituidos, en menos de un lustro, en lugares con vientos de menor intensidad, de clase III y IV. Por este motivo, el sector experimenta la necesidad de desarrollar aerogeneradores más potentes y capaces de alcanzar alturas superiores a las actuales. Y todo ello sin disparar los costes de la producción de energía y, además, de ampliar la rentabilidad de los parques eólicos.

Para dar respuesta a estos retos, Nabrawind Technologies ha desarrollado dos productos: Nabrajoint y Nabralift. El primero consiste en una unión de palas modulares compatible con cualquier pala y cuyo ensamblaje puede realizarse a los pies del aerogenerador en un breve periodo de tiempo. El segundo es una torre autoizable que puede alcanzar los 200 metros de altura sin necesidad de grandes grúas.

Añadir un comentario