eólica

La mayor parte de los aerogeneradores pueden seguir su operación tras expirar su período de vida útil

1
Así lo creen los expertos de TÜV SÜD, que creen que España, el segundo país de la UE con más potencia eólica instalada, tiene un importante reto por delante con la extensión de vida de sus parques. España fue pionera en el aprovechamiento de la energía del viento, por lo que algunos de sus parques superarán en 2020 los 15 años de vida.
La mayor parte de los aerogeneradores pueden seguir su operación tras expirar su período de vida útil

Según datos de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), la energía eólica fue la segunda fuente de generación eléctrica en España en 2018, representando el 19% del total. Sus 20.306 aerogeneradores repartidos en 1.123 parques eólicos se distribuyen por 807 municipios y suman una potencia instalada de 23.484 MW, que el año pasado evitaron la emisión de 25 millones de toneladas de CO2 al año. Sin duda, una energía fundamental para alcanzar con plenas garantías los objetivos europeos de descarbonización en 2030.

Ahora España debe hacer frente a uno de sus mayores retos: el envejecimiento de sus parques eólicos. Junto con Dinamarca y Alemania, España debe pensar mecanismos para prolongar la vida de sus parques eólicos. Muchos de ellos, superarán en 2020 los 15 años de vida.

En este sentido, el desarrollo y la innovación tecnológica juegan un papel clave. La evolución de las tecnologías para diagnosticar el estado real de los aerogeneradores, Big Data, Machine Learning, así como las mejoras en los modelos de mantenimiento y procesos son fundamentales para aprovechar al máximo los activos existentes, dando una mayor rentabilidad al parque eólico y un beneficio directo al consumidor.

Las alternativas más conocidas son la repotenciación y la extensión de vida de los aerogeneradores. La repotenciación consiste en sustituir los aerogeneradores por otros nuevos más avanzados, en tamaño, potencia y eficiencia. Por su parte, la extensión de vida útil se basa en alargar la vida del parque sobre la vida útil certificada, lo que supone una mejora operativa de los aerogeneradores existentes, sustituyendo algunos componentes concretos o implementando nuevos protocolos en la operación y mantenimiento, con el objetivo de alcanzar la máxima seguridad en su funcionamiento.

“No hay una opción más o menos adecuada para decidir qué hacer con los aerogeneradores una vez superada su vida útil certificada. Dependerá en gran modo del tipo de modelo de negocio de cada empresa. En clave de futuro, la necesidad de evolucionar hacia un modelo de mantenimiento inteligente será clave para reducir el envejecimiento de los aerogeneradores”, explican Alberto Santos y David Torres, expertos en Asesoría Técnica en energía eólica de TÜV SÜD España.

Sea cual sea la decisión tomada, “solo habrá un elemento que se mantendrá en el tiempo: la seguridad”. Dada la antigüedad de los parques y las condiciones de mercado actuales, la necesidad de acudir a expertos en materia de asesoramiento es fundamental. “Según nuestra experiencia acumulada, la mayor parte de los aerogeneradores pueden seguir su operación tras expirar su período de vida útil con una inversión menor en reparaciones o sustitución de componentes. Además, una evaluación de la extensión de vida de un parque eólico permite al operador trazar una imagen realista de los costes de reparación y mantenimiento para la vida útil restante de sus turbinas. Un punto a tener en cuenta en su estrategia de servicio”, añaden.

Añadir un comentario
Luis
Si necesitan a un superexperto en destrucción de palas eólicas aquí estoy yo. 20 años de experiencia de cómo hacerlas y como destruirlas .1999-2019