eólica

La eólica marina atraerá inversiones por valor de 500.000 millones de dólares en los próximos diez años

0
Lo dice el Banco Mundial, que acaba de anunciar el lanzamiento de un programa para acelerar la expansión de la energía eólica marina en países en vías de desarrollo. Según el comunicado que ha difundido, el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (que forma parte del World Bank Group) "ayudarán a los mercados emergentes a evaluar su potencial eólico marino y proporcionarán asistencia técnica para desarrollar la creciente cartera de proyectos que ya están listos para recibir inversión de los promotores de energías renovables". [Imagen extraída del Global Wind Atlas del Banco Mundial].
La eólica marina atraerá inversiones por valor de 500.000 millones de dólares en los próximos diez años

The World Bank Group quiere acelerar el despliegue de potencia eólica marina en países en vías de desarrollo. Y por eso acaba de anunciar la puesta en marcha de un programa mediante el que, para empezar, ayudará a esas naciones a evaluar con precisión su recurso eólico marino. ¿Objetivo? Rentabilizar -energética y económicamente- el inmenso yacimiento de kilovatios que el sector vislumbra allende la línea de costa, donde los vientos son más poderosos y constantes que en tierra firme. Según los datos que maneja el Banco Mundial (BM), la industria eólica ha crecido un 500% desde 2011. A finales de 2018, había en el mundo 23.000 megavatios de potencia marina instalados y una gruesa cartera de proyectos en Europa, China y los Estados Unidos.

A 26.000 millones de dólares al año
El BM estima que la inversión anual en el sector ronda los 26.000 millones de dólares (el 8% de la inversión en energías renovables), pero prevé un formidable incremento de la misma en el horizonte 2030. A saber: en los próximos diez años, alrededor de 500.000 millones de dólares -estima el Banco- serán invertidos en proyectos eólicos marinos, lo cual "representa una importante oportunidad -considera el BM- para países con gran recurso, como Brasil, Indonesia, Filipinas, Suráfrica, Sri Lanka y Vietnam". Según las estimaciones del Banco Mundial, el potencial técnico de la eólica marina (parques fijados al lecho marino + parques flotantes) ronda en Vietnam los 309.000 megavatios; alcanza en Suráfrica los 356.000; y gira en torno a los 526.000 en Brasil, áreas todas de elevada y creciente demanda.

Riccardo Puliti, director senior y jefe del área de Energía y Extracciones del World Bank: “el viento marino es un recurso energético limpio, fiable y seguro, con un potencial masivo para transformar cualquier mix energético. Ya hemos visto cómo funciona en Europa; ahora podemos emplear esa experiencia para escalar los proyectos en los mercados emergentes de esos países que ya sabemos que tienen enormes recursos eólicos en el mar"

Bertrand de la Borde, director y jefe global de Energía y Minas de la Corporación Financiera Internacional: “estamos ante una gran oportunidad para el desarrollo de la energía eólica marina a gran escala y estamos deseando trabajar con promotores del sector privado para abrir nuevas oportunidades de inversión en países que pueden beneficiarse de esta tecnología renovable, que es cada vez más competitiva".

Reino Unido
Impulsado por el Programa de Asistencia a la Gestión del Sector Energético del Banco Mundial, en asociación con la Corporación Financiera Internacional, este nuevo programa del BM, que cuenta con un presupuesto de cinco millones de dólares, ha sido posible gracias a una aportación del Gobierno británico de 20 millones de libras cuyo objetivo es ayudar a las naciones de bajos y medios ingresos a implementar "soluciones energéticas medioambientalmente sostenibles".

Esta iniciativa será ejecutada en cooperación con el Global Wind Energy Council y, concretamente, con su Grupo de Trabajo de Energía Eólica Marina, recientemente constituido y que aportará conocimiento y contacto con los promotores del sector, los fabricantes de equipos y los proveedores de servicios.

Según el BM, el nuevo programa convocará a los gobiernos de los países en vías de desarrollo, a los promotores comerciales, a los socios desarrolladores y a expertos en el sector para que sensibilicen sobre las oportunidades que presentan los mercados emergentes y sienten las bases para la materialización de una cartera de nuevos proyectos potencialmente financiable por el Banco Mundial o la International Finance Corporation (IFC).

Por su parte, el Banco Mundial y la IFC se comprometen a trabajar con los sectores público y privado con el fin de emprender estudios técnicos y desarrollar estrategias nacionales para facilitar la adopción de esta tecnología que es, según el BM, "cada vez más competitiva en costos".

El Atlas Eólico Global (Global Wind Atlas), desarrollado por (1) la Universidad Técnica de Dinamarca (Danmarks Tekniske Universitet, DTU) y (2) el Programa de Asistencia a la Gestión del Sector Energético del Banco Mundial (Energy Sector Management Assistance Program), atlas que cubre los treinta primeros kilómetros marinos allende la línea de costa (con 250 metros de resolución) "es un recurso clave -apuntan desde el BM- para ayudar a los decisores políticos y a los inversores a identificar áreas de elevado recurso eólico marino potencialmente aprovechable prácticamente en cualquier lugar del mundo".

Añadir un comentario