eólica

El parque eólico global supera los 600 gigavatios de potencia

0
El dato es de la Asociación Mundial de la Energía Eólica (World Wind Energy Association). Según el Balance 2018 que acaba de publicar, el mundo añadió el año pasado a su parque eólico global 53,9 gigavatios de nueva potencia (52,5 en 2017). Así, el listón eólico se sitúa a día de hoy por encima de los seiscientos gigavatios de potencia (600.000 megavatios, MW). China, con más de 200 gigas, y Estados Unidos, con casi 100, encabezan la clasificación por países. [Foto: BOEM].
El parque eólico global supera los 600 gigavatios de potencia

La capacidad eólica total instalada en todo el mundo alcanzó a finales de 2018 los 600 GW, según las estimaciones preliminares de la World Wind Energy Association (WWEA). 53,9 de esos gigavatios fueron instalados durante los doce meses del año pasado (52,552 GW en 2017). Según WWEA, el parque eólico global ya es capaz de atender el 6% de la demanda mundial de electricidad. Más allá de los datos específicos, la Asociación señala las tendencias, "nuevas dinámicas". Para empezar, la más explícita afecta al mercado europeo, que WWEA considera declinante, "con la mayoría de los estados mostrando desarrollos débiles, incluidos Alemania, España, Francia e Italia". Simultáneamente, aparecen nuevos yacimientos eólicos en otras naciones o se robustecen los mercados ultraeuropeos ya consolidados, como China, India, Brasil y "muchos otros mercados asiáticos y así mismo algunos mercados africanos".

El mercado eólico nacional más robusto es, sin discusión, el chino, que instaló el año pasado 25.900 megavatios de nueva potencia, convirtiéndose en el primero en superar los doscientos gigavatios de potencia eólica instalada (200 GW). China retoma así la senda del dinamismo que había perdido parcialmente en 2017, cuando "solo" instaló 19 gigavatios, según WWEA. El gran gigante de la Asia más continental cuenta así, a día de hoy, con 221 gigavatios de potencia eólica instalados.

El segundo mayor mercado del mundo es el estadounidense, que ha experimentado un sólido crecimiento en 2018. Según los datos de la Asociación, Estados Unidos ha añadido a su parque eólico nacional 7,6 gigavatios en los últimos doce meses, cantidad considerablemente superior a la puesta en 2017: 6,7 gigas. El crecimiento se ha producido -apuntan desde WWEA- a pesar del efecto Trump, que se ha materializado en una caída de la ambición gubernamental en materia de lucha contra el cambio climático y de una rebaja de la ambición en objetivos renovables.

WWEA explica esa contradicción. Según la Asociación, el efecto Trump está siendo paliado por dos motivos: los números intrínsecos del sector, que continúa abaratando costes y ganando competitividad, y el apoyo exógeno, que la eólica está recibiendo en los Estados Unidos desde los niveles estatal y municipal. Así, WWEA estima que los Estados Unidos muy pronto superarán los cien mil megavatios de potencia instalada (ahora mismo cuentan con 96.000).

Más allá de los dos grandes mercados
Tras la China y los Estados Unidos, se sitúa Alemania, que añadió a su parque eólico nacional el año pasado 3.100 megavatios de nueva potencia, situándose en los 59.000 acumulados. A continuación desfilan India (2.100 instalados el año pasado; 35.000 acumulados); Reino Unido (2.900; 20.700); Brasil (1.700; 14.500); y Francia (1.500; 15.300). Todos esos mercados experimentaron crecimientos sustanciales durante el ejercicio 2018 (en algunos casos, muy superiores al registrado un año antes; en otros casos, considerablemente inferiores).

Potencia total instalada acumulada eólica 2018

Según el secretario general de la Asociación Mundial de la Energía Eólica, Stefan Gsänger, "la transición del sistema energético global hacia un modelo renovable está en marcha, y la energía eólica es una fuerza mayor en ese desarrollo". Gsänger felicita a los países que están acelerando el despliegue de nueva potencia eólica, lo cual en todo caso es un "imperativo" no solo para alcanzar las metas apuntadas en el Acuerdo de París sobre cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sino también -añade el secretario general de WWEA- para que cada país participe de los beneficios socioeconómicos que conllevan las energías renovables.

Gsänger califica de "desafortunado" el hecho de que la transición energética europea parezca estar perdiendo velocidad. El secretario general de WWEA anima en ese sentido al Viejo Continente a revertir esa situación y acelerar la transición, prestando más atención a la ciudadanía, que está cada vez más interesada en las posibilidades que traen las comunidades energéticas o la nueva condición de consumidor-productor. "Los sistemas de apoyo al autoconsumo de energías renovables y el empoderamiento de la ciudadanía y las comunidades -considera Gsänger- deberían ser promovidos en todo el mundo. Los ciudadanos de los países desarrollados y la ciudadanía de las naciones en vías de desarrollo se beneficiarán por igual de programas políticos que apuesten en ese sentido".

Añadir un comentario