entrevistas

José María González Moya, Director General de APPA

“Nos estamos volcando en ser la puerta de Europa del gas cuando España podría ser proveedor de renovables”

0
La Asociación de Empresas de Energías Renovables, APPA, es la única que representa todas las tecnologías renovables (salvo la termosolar, aunque sí estuvo en su día), y su nuevo director general se siente orgulloso de ello. José Maria González Moya recuerda que ese espíritu de contar con todas las tecnologías existe desde el nacimiento de la asociación –que va camino de cumplir tres décadas– y, asegura, le da fuerza, “porque lo que une a las renovables debe primar sobre las diferencias tecnológicas”. De hecho, en los últimos años ha habido varios intentos de volver a unir a las diferentes asociaciones, todos fallidos.  Así que nuestra primera pregunta a González Moya va en esa dirección.
“Nos estamos volcando en ser la puerta de Europa del gas cuando España podría ser proveedor de renovables”

¿Cree Vd que sigue existiendo esa posibilidad de unión? Si nos atenemos a lo visto, parece que incluso se avanza en la dirección contraria.
Lo evidente es que la unión hace la fuerza. Las cosas que nos unen son muchas más que las que nos separan. Ha habido procesos de acercamiento que no han dado su fruto por unas causas o por otras, pero en APPA seguimos convencidos de que el proceso natural debe ser ese. APPA tiene ese espíritu y debería ser la que aglutinara de alguna forma la representación del sector renovable. Es cierto que los pasos que se han dado últimamente han ido en ese sentido, pero esperemos que eso cambie.

APPA acoge tecnologías que solo están en esta asociación, como la minieólica o las marinas. Ese hecho de que solo estén aquí, ¿les lleva a tener una especial sensibilidad hacia ellas?
Queremos a todos los hijos por igual, APPA es una asociación evidentemente democrática, no hay diferencias por tecnológias o por tamaño. Que la minieólica o las tecnologías marinas estén  con nosotros se debe que APPA siempre ha tenido ese espíritu que decía antes de apoyar todas las renovables, y que todas tengan su voz y su representación. De alguna forma, las tecnologías más maduras han ayudado o están ayudando a que las nuevas, como las marinas, encuentren también su  sitio en el mix. APPA las acoge y las asume dentro de su mensaje porque claramente creemos en ellas y esperamos que en un futuro más próximo que lejano tengan un papel significativo.

¿Qué grado de independencia tienen unas y otras tecnologías en la asociación?
Tal y como está organizada APPA, cada una de las tecnologías tienen la suficiente independencia como para luchar por sus objetivos particulares, teniendo presente, claro, que esos objetivos no pueden ir en contra de los de las otras tecnologías renovables. Creo que en APPA eso se consigue, Esta asociación defiende a todo el sector en su conjunto. La estructura y el mensaje que tenemos es el idóneo para conseguir el objetivo común de todas ellas y también los particulares. Hay que tener en cuenta, además, que una parte importante de los socios de APPA operan en varias tecnologías.

¿Cómo está la asociación en estos momentos? Imagino que se habrá visto afectada por los sucesivos varapalos a las renovables.
Así es. Ahora mismo APPA es un fiel reflejo de lo que ocurre en el sector. El sector lo está pasando mal, desde hace seis años para acá estamos sufriendo las desavenencias de la regulación y la asociación es fiel reflejo de lo que viven sus socios. Ante la dificultad de hacer frente a sus compromisos económicos al haber visto reducidos sus ingresos, muchas empresas han tenido que tomar decisiones como alejarse de las asociaciones. APPA ha pasado de tener en torno a 500 socios a contar actualmente con unos 350. Estamos trabajando para revertir esto. APPA son sus socios y se debe a ellos.

Vd. llegó a la dirección de la asociación hace tres meses. ¿Tiene clara la estrategia a seguir?
La estrategia de APPA y la mía lógicamente es, básicamente, conseguir los objetivos de la asociación, que son tres principalmente. El primero es lograr el beneficio de sus socios, en el sentido de que este sector se desarrolle de forma ordenada  y tratar de conseguir que las empresas inviertan aquí con la adecuada seguridad. Para ello, desarrollamos una acción de lobby ante las administraciones, instituciones y demás organismos de decisión en torno a las renovables, tanto a nivel nacional como europeo, tratando de que el mensaje de APPA llegue a todas ellas. Un segundo objetivo es la prestaión de servicios a nuestros asociados, tanto de comunicación, para que estén al día de lo que ocurre en el sector, como de asesoramiento legal, normativo, técnico... En APPA hay empresas que están, fundamentalmente, por el objetivo de lobby, pero otras requieren servicios y no tienen volumen suficiente para tenerlos, y nosotros se los damos. Un tercer objetivo, ya más en el ámbito general, es la defensa del sector renovable en su conjunto, tanto a todo el parque ya instalado como al desarrollo del sector cara al futuro. En eso hay matices y nos diferenciamos de algunas asociaciones, que solo piensan en el desarrollo futuro de determinadas tecnologías y lo que hay instalado no les preocupa, mientras que a otras solo les preocupa lo que hay instalado y no el futuro del sector.

APPA nació de la mano de la minihidráulica, una tecnología que, sin embargo, apenas tiene ahora protagonismo. ¿Cree que tiene posibilidades de recuperarlo?
Yo creo que debería volver a recuperar ese protagonismo. En España, los recursos hídricos son buenos, potencial hay, y tenemos empresas y conocimientos en todo el sector, de manera que es una lástima que no los explotemos. Estamos  ante una tecnología que no ha cumplido ni siquiera los objetivos que se habían marcado para ella en el año 2010. Pero el Gobierno parece que sigue olvidándose de ella, en la última subasta se ha includo a la eólica y a la biomasa pero no a la minihidráulica. La minihidráulica es, además, muy versátil, con aplicaciones de todo tipo, tanto a nivel de instalaciones medianas, como pequeñas y micro. Cualquier recurso que tengamos deberíamos explotarlo, son recursos gratuitos y autóctonos y es una lástima perder ese potencial.

Y la miniéolica, ¿cómo ve su futuro en España? ¿Podría despegar con el autoconsumo?
Tenemos esperanza, los fabricantes españoles son referencia a nivel mundial y el sector está en disposición de dar el salto. Sin embargo, estamos reclamando desde hace años unos objetivos concretos para esta tecnología y determinadas medidas que no se han desarrollado. Dejando el autoconsumo al margen, en el que ya hay posibilidades de entrar, a poco que se busquen otras vías de desarrollo, como planes del IDAE, será un sector que despegará y en el que España podría ser líder a nivel mundial.

La UE ha hecho una defensa clara del autoconsumo, de la eficiencia energética y del protagonismo del ciudadano en el nuevo modelo energético. ¿Cómo imagina Vd el panorama energético en España dentro de veinte años?  
Lo imagino renovable, eso seguro, y como dice la Unión Europea, creo que van a cambiar las cosas para que el consumidor sea el centro de ese nuevo panorama energético, con las empresas dándole servicio o surtiéndole de la electricidad que requiere. Tenemos la esperanza de que España tome nota de lo que esta viniendo de Europa. Lo que pasa es que hasta ahora no lo hemos visto.

¿Deben temer las grandes eléctricas el autoconsumo?
Las tres grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa y Gas Natural-Fenosa) lanzan por un lado un mensaje en un sentido y luego te sorprenden ofreciendo ellas mismas soluciones para el autoconsumo. Yo creo que las eléctricas españolas tienen que adaptarse a una nueva realidad, de hecho todo el sector energético debe hacerlo. En esa nueva realidad prima, en primer lugar, el ahorro y la eficiencia y será el consumidor el que opte por esta solución. En segundo lugar,  está la realidad renovable, lo que exige cambios. En Estados Unidos, por ejemplo, el modelo gira más en torno a empresas de servicios públicos para poner a disposición de los consumidores las herramientas necesarias para lograr sus objetivos. En España, el modelo no parece que sea así. Las empresas están verticalmente integradas con todo tipo de actividades dentro de su negocio y se ve que esto no ha funcionado y que no parece la mejor herramienta. Pero las empresas están a tiempo de cambiar, algunas de ellas ya lo están haciendo mientras que en otras se nota una cierta posición en contra del futuro. El modelo tradicional, de grandes centrales de generación y puntas de consumo, tiene un balance totalmente ineficiente. Tenemo que ir hacia ese modelo de pequeña generación y aquí el autoconsumo debe jugar un papel relevante.

Europa potencia el autoconsumo pero también las grandes interconexiones eléctricas. Esto, ¿de qué manera influye en la generación con renovables?
El desarrollo de las interconexiones se está justificando para incluir mayor penetración renovable. Sin embargo, a día de hoy, las interconexiones se mueven por señales de precio y, en algunos casos, por restricciones técnicas en un momento dado o por situaciones de emergencia. Pero, fundamentalmente, como digo, por señales de precio. Si vamos hacia ese modelo de generación distribuida, a una mayor participación de la demanda, que hoy no participa nada, las interconexiones igual no son tan primordiales como nos las están vendiendo. Yo creo que hay herramientas para hacer más eficiente el sistema que no se han implementando y que nos ahorrarían costes.

¿Qué tipo de herramientas?
Fundamentalmente, la participación de la demanda en el sistema. Debería darse entrada, por ejemplo, a agregadores de demanda, promover el vehículo eléctrico, sistemas de almacenamiento (no solo el vehículo, también en subestaciones), desarrollar más el bombeo y hacer un uso más eficiente de todas las herramientas disponibles. Con todo ello ahorraremos costes de servicios de ajuste, que nos cuentan mucho dinero todos los años, y costes de interconexiones. Hay que usar de una forma más eficiente, tanto técnica como económicamente, el sistema. Nos hemos lanzado a la lucha de las interconexiones y  las estamos priorizando por el hecho de que hay que integrar más renovables, pero ese no es el mensaje. Primero vamos a ver si con otras herramientas podemos arreglar los desajustes. Además, en las interconexiones no solo intervienenen las renovables, como digo, se mueven por señales de precio.

Al gas natural también le favorece el desarrollo de las interconexiones.
Ahora se pretende hacer de España un hub del gas y es una lástima. Lo que debería ser España es una fuente no de gas sino de recursos renovables, tanto para generar electricidad como para generación térmica. En biomasa, en biocombustibles, España es un país privilegiado, incluso por su situación estratégica respecto a Europa. Nos estamos volcando en ser la puerta de Europa del gas de Argelia y de otros países, es decir, en un combustible de terceros países, cuando España podría ser proveedor de materias renovables y exportables, como los biocombusibles y los pellets.
Ser un intermediario del gas algo de beneficio dejará, pero la mayoría de la riqueza se irá a otros países. En cambio, todo lo que es desarrollo de las renovables, tanto para usos eléctricos como térmicos y transporte, toda la riqueza que genera, se queda en el país.

¿Cree que la situación cambiaría con la adopción de una verdadera política energética?
En España ha habido ausencia de política energética desde hace muchos años, tanto en el sector eléctrico como en el sector energético global. Tenemos unas infraestructuras de gas que no tienen parangón en el mundo en cuanto a almacenamiento y capacidad de regasificación. España ha apostado por el gas, cuando si lo hubiéramos hecho por renovables nos hubiéramos ahorrado un montón de dinero en infraestructuras…. Infraestructuras a las que ahora se les quiera dar salida.

Volviendo al autoconsumo, ¿hasta qué punto cree que es la respuesa a la situación actual?
Creo que para determinadas tecnologías es fundamental y para el consumidor tiene todo el sentido dotarle de sus propias herramientas para generar parte de su energía. Me estoy refiriendo a la tecnología fotovoltaica, a la minieólica, a determinadas instalaciones agrarias con biogás…. Pero el autoconsumo también necesita su propio sistema interconectado y con generación central, tenemos que desarrollar las renovables tanto para generación distribuida como para microgeneración. Hay que tener en cuenta, además, que España es un país edificado verticalmente (pisos, oficinas…) y el autoconsmo en este tipo de edificaciones no es suficiente. Tendrán que recurrir a otras tecnologías eléctricas y térmicas, algunas centralizadas y otras de forma individual.

Hablemos de biocombustibles. En APPA defienden que se adopten diferentes cupos para el biodiésel y el bioetanol.
Todo lo que sea diversificación de fuentes es positivo. Si tenemos un objetivo global de biocarburantes, independientemente de la tecnología con la que los hagas, los operadores se centrarán más en uno o en otro dependiendo de las necesidades, de los precios, costes. Sin embargo, si ponemos objetivos particulares para cada uno de ellos aprovecharemos mejor las infraestructuras y el saber hacer en el que España es lider. Sería una lástima que porque no se planteen objetivos particulares se pierda este potencial. La virtud de las tecnologías renovables es su complementariedad, tanto en el sector eléctrico como en el energético en general. En el caso de los biocombustibles tenemos dos tecnologías, una que sustituye al gasoil tradicional y otra a la gasolina y en España tenemos materia prima y conocimiento para desarrollar ambas. Si solo desarrollas una estamos perdiendo potencial. Además, hay que tener muy en cuenta que tenemos una importante industria, tanto en la producción de biodiesel como de etanol. No tiene sentido disminuir la dependencia energética del gasóleo, por ejemplo, y no de la gasolina.

¿El desarrollo del vehículo eléctrico perjudicará en el de los biocombustibles?
Yo creo que no, son complementarios. Si hablamos del vehículo alternativo, estamos hablando no solo del vehículo eléctrico sino de otros combustibles menos contaminantes, como el gas natural, pero que lo sigue siendo, y de los biocombustibles. Son totalmente complementarios. Además, el desarrollo del vehículo eléctrico es todavía muy incipiente.  Y para determinados usos la sustitución de los combustibles fósiles por biocombustibles es mucho más sencilla. Por ejemplo, en un camión de transporte el uso de biocombustibles en lugar de gasoil es mucho más eficiente. O en la aviación. Además, el vehículo eléctrico solo tiene sentido si la generación de la electricidad se hace con renovables. Ahí hay que hacer mucha pedagogía. El vehículo eléctrico no contamina la ciudad, pero si la electricidad se genera en una central de carbón, el problema se traslada pero no se resuelve porque se sigue contaminando.
Aunque ahora la “moda” esté en el vehículo eléctrico, los biocombustibles tienen su sitio. Debemos buscar un mix energético diversificado, defender una sola fuente de energía no es lógico. Depender solo de la electricidad para el transporte tampoco lo es.

En otoño se celebran elecciones generales. Imagine que tiene derecho a pedir tres deseos al gobierno que salga de las urnas ¿Cuáles serían?
Mi primera petición, que tuviera una política energética clara, para evolucionar del modelo actual a otro bajo en carbono y basado, fundamentalmente, en energías renovables. Segundo, que para conseguir esa política energética busque un pacto de Estado a largo plazo; y luego, que desarrolle los instrumentos normativos necesarios para hacer uso de todas esas herramientas que ya existen pero que por desgracia en España se han bloqueado en muchos casos, por intereses de terceros o porque no han tenido suficiente apoyo. La tercera: tenemos las herramientas, la tecnología, el conocimiento, los profesionales para ir hacia un modelo que explote lo gratuito y lo autóctono, es decir, las renovables.
La Comisión Europea nos acaba de advertir, precisamente, de que España va a incluir los objetivos en renovables para 2020.
Así es. Sin embargo el Ministerio (de Industria) mandó recientemente una nota de prensa diciendo que sí se iban a cumplir. En APPA creemos que con las políticas actuales es imposible. Y tampoco creo que tengamos que depender del autoconsumo para cumplir esos objetivos, teníamos otros objetivos en renovables que deberíamos cumplir: en eólica, biomasa, minihidráulica, fotovoltaica…. Lo último que conocemos de este gobierno respecto a política energética es un borrador de planificación que publicó a finales del año pasado (en discusión), que ya reduce los objetivos del PER (2011-2010). Lo cual es una lástima cuando los escenarios que contempla el PER se nos quedan insuficientes. A día de hoy, no hay instrumentos para poner en marcha tanto los escenarios del PER como los de planificación energética. Lo único que tenemos son dos borradores, el de autoconsumo y el de subastas, de eólica y biomasa, en el que la biomasa se queda por debajo de los objetivos del PER de 200 MW, cuando éstos deberían subir, por lo menos, a 300. En cuanto a la eólica, el Gobierno se está confundiendo. Habla de 500 MW, pero 500 MW que no tienen que ser nuevos, están enfocados, fundamentalmente, a sustitución de máquinas, con lo cual el saldo va a ser cero. Ganaremos algo en eficiencia y generación, pero muy poco.

¿Y Canarias?
Canarias es el absurdo, un pecado mortal de lo que está sucediendo en España en el tema de las renovables. No tiene sentido que estemos consumiendo energías fósiles al precio que nos cuestan en Canarias, no tiene sentido que todos los años paguemos de más 1.800 millones de euros solo por costes de generación en Canarias. Que no se hayan puesto los instrumentos y que no se hayan desarrollo las energías renovables en el archipiélago da vergüenza.
Pero no es solo Canarias. La gente debe saber que, a día de hoy, un tercio de la potencia eólica en España está cobrando menos que una central nuclear más que amortizada. Cuanto más eólica hay, más baja el precio de la electricidad y ese beneficio que damos nosotros al consumidor eléctrico juega en nuestra contra ya que obtenemos menos precio del pool.. Sin embargo, otras tecnologías como la nuclear obtienen el precio medio durante todo el año. Es difícilmente explicable que instalaciones con menos de diez años de vida cobren menos que nucleares más que amortizadas durante estos años, compensadas con costes de transición a la competencia (CTCs) y otro tipo de ayudas, y que esta tecnología esté cobrando más que una renovable. Y que no se grave a las tecnologías que son contaminantes mientras que se ha dejado de primar a las que no lo hacen y que, paradójicamente, tienen que soportar, además de otros muchos, impuestos medioambientales

Con las renovables siempre en la cartera
José María González Moya es Ingeniero Industrial y cuenta con una sólida formación en el campo de las energías renovables, especialmente en áreas relacionadas con la gestión técnica y financiera de proyectos. González Moya tiene una experiencia profesional de catorce años, la mayor parte de ellos dedicados al sector de las renovables.

Desde su incorporación al staff de APPA hace cinco años, se ha ocupado de la Dirección Técnica y ha dirigido las secciones Eólica y Fotovoltaica. Con anterioridad, desarrolló  su carrera profesional en empresas como Técnicas Reunidas y Gamesa Energía, así como en el sector de la consultoría financiera en procesos de compra-venta de activos renovables.
Y como su nombre y apellido provoca alguna que otra confusión, aclaremos que José María González Moya no guarda el menor parentesco con el ex presidente de APPA José María González Velez, que estuvo al frentede la asociación durante ocho años.  

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).