energías del mar

La primera central que aprovecha las olas del mar se conecta a la red británica

0
En la isla escocesa de Islay, famosa por su whisky, han aprendido a sacarle partido a las olas del mar. Desde hace algunas semanas cuentan con la primera central de este tipo que se ha conectado a la red eléctrica en el mundo. El acontecimiento abre la puerta a este tipo de energía que, tras décadas de investigaciones, parece estar dando pasos firmes en los últimos cinco años, encaminados a conseguir su operatividad plena. Según diversos estudios científicos, las olas del océano suponen un recurso energético potencial que podría rondar los 2 teravatios (TW) de potencia.

Contando con el apoyo de la Unión Europea, la empresa Wavegen, líder mundial en este tipo de energía, y la Queen´s University Belfast (QUB) han desarrollado el proyecto LIMPET (Land Installed Marine Powered Energy Transformer). La máquina instalada tiene una potencia de 500 kW, capaz de proveer de electricidad a 400 hogares. Tras el acuerdo con la principal compañía distribuidora de electricidad en Escocia, la planta estará operativa, al menos, durante los próximos 15 años. Wavegen está respaldada por Unotec Holding AG, el grupo italiano ENI y el inversor 3i. En palabras de Allan Thomsom, director general de Wavegen, "la energía de las olas se ha unido al grupo de las energías sostenibles que ya resultan competitivas y son económicamente viables".

Con una construcción modular y un sistema de operaciones muy simple, este tipo de centrales puede aportar mucho a las necesidades energéticas de las comunidades costeras, especialmente de islas. QUB instaló hace diez años una estación de investigación en Islay, que ahora se ha traducido en el LIMPET. Según Philippe Schild, asesor científico de la Comisión Europea para el proyecto LIMPET, "esto prueba que puede extraerse energía de los océanos con fines comerciales".

Mejorando la tecnología
La empresa Wavegen nació en 1992, tras la unión del profesor Alan Wells, padre de las famosas turbinas Wells, y Allan Thomson. En la actualidad es líder mundial en tecnología de generación eléctrica a partir de las olas. Concretamente, el LIMPET está diseñado para trabajar desde la costa. Utiliza una tecnología conocida como columna de agua oscilante (OWC) y turbinas Wells, que aprovechan el flujo y el reflujo de las olas.

Prototipos de este tipo de máquinas han sido instalados ya en China, India, Japón y Noruega. En la isla del Pico, en las Azores, existe una planta piloto donde se prueban varias tecnologías asociadas con la columna de agua para mejorar sus resultados. En Australia están construyendo una OWC avanzada que utiliza una turbina de nivel variable, posiblemente más eficiente que la de Well, y un muro parabólico detrás para concentrar la energía de las olas.

A medio camino entre las instalaciones costeras y las offshore están las nearshore. El principal prototipo para profundidades de agua moderadas es el Osprey, también desarrolllado por Wavegen. Es una columna oscilante de agua de 2 MW, que se combina además con un aerogenerador de 1,5 MW. Está a punto para su comercialización.

Los mecanismos offshore explotan la mayor energía de las olas disponible cuando el mar alcanza los 40 metros de profundidad. No obstante, tiene que captar las olas en la superficie. La tendencia, en todo caso, es ir a máquinas más pequeñas, que no superan algunos centenares de kW de potencia y que puedan instalarse en serie. Hay 4 prototipos de este tipo que se están montando en Irlanda, Estados Unidos y Australia.

Todavía es pronto para evaluar las perspectivas comerciales de esta energía. Existen planes avanzados para incrementar la potencia instalada y posiblemente se superen los 6 MW en los próximos 5 años. También hay que prestar atención a los impactos ambientales porque en algunos casos pueden ser notables.
(Fotos:Wavegen)

Más información:
Wavegen.
David Langston. Tel: 44 1463 238 094
E-mail: david.langston@wavegen.co.uk
Internet: www.wavegen.co.uk
Añadir un comentario