biomasa

Nova Energía, con doscientas instalaciones de biomasa detrás, entra en concurso de acreedores

4
El pasado sábado el Boletín Oficial del Estado publicaba la entrada en concurso de acreedores del grupo Nova Energía. El lunes la empresa emitía su último comunicado anunciando que, después de 18 años distribuyendo calderas de biomasa, finaliza su actividad a finales de este mes. Una cartera de más de doscientas instalaciones distribuidas por toda España y otras partes de Europa y América no han frenado el golpe recibido por “el bajo precio de los combustibles fósiles, la crisis económica y la eliminación de las ayudas a las calderas de biomasa”, resalta su exdirector y fundador David Poveda.
Nova Energía, con doscientas instalaciones de biomasa detrás, entra en concurso de acreedores

Más de doscientas instalaciones con seguimiento y mantenimiento y más de 3.500 calderas de biomasa distribuidas, entre otros lugares, en hospitales, edificios de viviendas, centros deportivos, balnearios, colegios e institutos, granjas  e industrias. Este currículo, aparte del de organizador de cursos y desarrollador de tecnologías de I+D, forma ya parte de la historia de Nova Energía.

En el escueto comunicado de la compañía catalana anuncian que las marcas de calderas de biomasa que representan pasan ahora a TecSostenible, empresa que, ”con el objeto de dar el mejor servicio a sus clientes, ha mantenido el servicio técnico y comercial de Nova Energía”. De hecho, TecSostenible hereda la página web y casi el mismo domicilio social de la primera.

Culpa de los fósiles, de la crisis, de la eliminación de ayudas y…
A finales de diciembre de 2017 el portal de noticias Crónica Global anunciaba que entre las últimas empresas que habían presentado concurso de acreedores ante los juzgados mercantiles de Cataluña se encontraba “Nova Energia Energies Renovables, firma de soluciones energéticas con biomasa”. El pasado sábado, el BOE publicaba oficialmente dicho concurso.

En declaraciones a Energías Renovables, David Poveda, exdirector general de Nova Energía, afirma que “se trata de un concurso voluntario de acreedores motivado por varias circunstancias que se han aliado: bajos precios históricos de los combustibles fósiles, crisis económico que ha afectado a la inversión pública y privada y eliminación de las ayudas a las calderas de biomasa”.

Excepto comunidades autónomas como Galicia, son pocas las que han renovado las líneas de ayudas que convocaban anualmente. Incluso el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha dejado fuera a la biomasa del Programa de Ayudas para Actuaciones de Rehabilitación Energética de Edificios Existentes (Pareer II).

… del Gobierno central y de la situación en Cataluña
Las explicaciones son similares a las que expuso otra gran empresa catalana asociada a la biomasa tras entrar también en concurso de acreedores, LSolé. Entonces se hablaba del “ciclo económico mundial, que afecta al tono inversor,  y los precios bajos de la energía fósil”. Y todo a pesar de que últimamente rebrotó el precio frente a los de los biocombustibles.

 “Son síntomas de que el sector lo está pasando muy mal”, señala Poveda, que también resalta que hay cuestiones políticas que influyen en esta dinámica: “por un lado tenemos un Gobierno central que dejó de apostar por las renovables y por otro la situación en Cataluña, que tradicionalmente ha sido el motor de la biomasa en España, pero que mantiene parada la inversión pública”.

El exresponsable de Nova Energía no rehúye la autocrítica al afirmar que “la inversión en intentar mejorar y extender la red comercial propia se ha revelado como un error”. Una labor que, por otro lado, y como dicen en el comunicado de despedida, les ha permitido trabajar “con cientos de ingenierías y empresas de instalación en el diseño e implementación de algunas de las instalaciones de biomasa más avanzadas tecnológicamente de nuestro país”.

Añadir un comentario
Andres de la fuente
Vende burras hasta para anunciar la quiebra de la empresa. Personaje este, que ya, gracias a Dios conoce todo el sector
Eduardo
No se puede ni se debe buscar culpables en las políticas de ayudas del gobierno, hagamos autocrítica y reconozcamos que hay que ajustarse a los tiempos y sobre todo no entrar en guerras de precios buscando sólo vender y vender.
JAVIER MARTINEZ LESMES
Indudablemente Javier Díaz tiene razón en gran medida. Pero la gran cantidad de dificultades que nos ponen las propias administraciones públicas son en gran medida responsables del escaso y nulo desarrollo de la biomasa y de la desaparición de las empresas. C´est la vie. Suerte a todo el mundo que busca el desarrollo de la biomasa. La estamos necesitando. Y cada vez estamos más solos.
Javier Diaz
Es una pena lo que sucede con Nova Energia y con otras empresas de distinto tamaño que han ido cerrando en los últimos años. El Sector de la biomasa no es un Sector que genere para las empresas grandes beneficios a corto,plazo, ahora bien hay que saber dimensionar la empresa y actuar con prudencia, seriedad y perseverancia, esta es la única forma de avanzar en la buena dirección. Sin duda que la climatología, la menor competitividad con lo fósiles y la bajada de las ayudas, han perjudicado al Sector, ahora bien no se puede achacar todos lo problemas a estas situaciones, hay que saber adaptarse a cada situación y seguir compitiendo empleando otros argumentos que los precios y en esto estamos mejorando día a día. Como decía hace unos días en las redes sociales, hay que tener paciencia y perseverancia y seguro que las cosas (ayudas) llegarán más pronto que tarde, pero aunque positivas, repito, no sólo son las ayudas las que nos harán avanzar, hay otras muchas cuestiones en las que trabajar. Suerte para el equipo de Nova Energia.