biomasa

Mejora sustancial de la producción y consumo de pélets en España

0
De 529.000 a 684.000 toneladas. Esta es la diferencia entre los pélets producidos en España entre 2017 y 2018, la mayor subida desde que Avebiom ofrece estas cifras, aunque sigue representando un escaso 35 por ciento sobre la capacidad total de las plantas. Según los últimos datos de esta asociación, España certifica el 85 por ciento de esta producción con el sello de calidad ENplus, estando a la cabeza de Europa junto a Alemania y Austria. El consumo alcanzó las 600.0000 toneladas, cifras que también mejoran los resultados de 2017.
Mejora sustancial de la producción y consumo de pélets en España
Sacas y sacos de pélets dispuestos para ser comercializados desde la planta de Sunwood en Cuenca

El pasado mes de septiembre, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), a través de su Mapa de los biocombustibles sólidos 2018 para España, Portugal, Chile, Argentina y Uruguay, daba a conocer que durante 2017 se fabricaron en España 469.464 toneladas de pélets, un porcentaje que suponía un escaso treinta por ciento con respecto a la capacidad de producción: 1.568.000 toneladas.

Hoy mismo Avebiom actualiza los datos de producción y de capacidad de 2017 y los deja en 529.000 y 1.747.000 toneladas respectivamente, manteniendo la ratio entre ambas, que mejora ligeramente para 2018. Las primeras estimaciones para el año pasado suben sustancialmente la producción a 684.000 toneladas y la capacidad de las plantas a 1.870.000, con lo que la ratio supera el 35 por ciento.

Una ratio que se mantendrá por debajo del cincuenta por ciento hasta el año 2022, según las estimaciones y proyecciones que realiza la propia Avebiom, que pronostica que en 2020 saldrán 915.000 toneladas de noventa plantas con una capacidad de 2.193.000 toneladas; y en 2022, 1.207.000 sobre 2.550.000 procedentes de cien plantas. Pero lo que es innegable es que en 2018 la producción ha subido muy por encima de la media de los últimos años.

Fósiles más caros, invierno más frío y más pélets y estufas a la venta
La subida del precio de los combustibles fósiles, en especial del gasóleo, un invierno más frío y acorde con la estación que los precedentes y el continuo incremento del número de instalaciones (algunos fabricantes reconocen aumentos de ventas del trescientos por cien en 2018) ha motivado que 2018 presente buenos números tanto en producción como en consumo, donde se alcanzaron las 598.000 toneladas.

De nuevo en el consumo se aprecia una notable subida con respecto a las 529.000 toneladas de 2017, sobre todo reseñable en el sector residencial, que suma 375.000 toneladas. Fuentes del sector también apuntan a la extensión de la venta tanto de estufas como de pélets a numerosos centros comerciales, lo que mantiene la oferta más presente y genera más demanda.

85 por ciento certificado como ENplus
Otro dato que aporta Avebiom es que el 85 por ciento de este pélet que se encuentra el consumidor en el mercado procedente de España está certificado con ENplus. “Entre 2011 y 2018 se han emitido en España un total de 52 certificados con alcance de producción y 26 con alcance de comercialización, lo que sitúa a España entre los países con más empresas certificadas de Europa, junto a Alemania, Austria e Italia”, afirman desde Avebiom. Si se contabilizan solo las empresas productoras, España ocupa el segundo puesto tras Alemania.

Según la lista publicada por el Consejo Europeo del Pélet, de esos 52 productores, mantienen el sello activo 38 y a catorce se les ha terminado la vigencia. En cuanto a las empresas comercializadoras, 24 lo mantienen activo y dos aparecen como en suspensión temporal.

Todas las comunidades autónomas con mayor producción de pélets superan el porcentaje de certificación a nivel estatal; así, en Galicia el 97 por ciento cuenta con el sello ENplus, principalmente debido a las 60.000 toneladas que salen anualmente de Biomasa Forestal; Andalucía el 96, Castilla y León el 92 y Cataluña el 91 por ciento.

Productores españoles más exigentes
En cuanto a dicha certificación, Javier Díaz, presidente de Avebiom, valora de forma muy destacada “la total implicación” de los fabricantes, que incluso “nos propusieron implantar en 2013 controles más exhaustivos, con lo que han sido pioneros”. Se trata “de un sistema de vigilancia adicional que implica la realización de dos auditorías aleatorias no programadas, una en la planta y otra en un punto de venta”, explica Díaz.

Pablo Rodero, responsable de la certificación ENplus en Avebiom, apostilla que esta medida “ha elevado a trescientos el número total de los análisis realizados entre las empresas productoras y comercializadoras desde 2012, sin que hasta el momento se hayan detectado desviaciones graves, salvo un caso que ha supuesto la retirada del sello y otros cinco en los que se procedió a su suspensión temporal hasta la corrección de las deficiencias”.

Añadir un comentario