biomasa

La ausencia de China desvirtúa los datos de producción mundial de pélets

3
El informe de Bioenergy Europe sobre el mercado mundial de pélets en 2018 incluía a China. El de 2019 no porque “su mercado está compuesto de pequeños productores y genera dificultades para obtener estadísticas precisas”. De esta manera desaparecen veinte millones de toneladas de las estadísticas. No obstante, las casi cuarenta millones producidas responden a un crecimiento en todos los mercados, muy acusado en Rusia y Norteamérica y más moderado en la Unión Europea. La publicación coincide con el décimo aniversario de la implantación del sello de calidad ENplus para los pélets.
La ausencia de China desvirtúa los datos de producción mundial de pélets
Portada del nuevo informe estadístico de Bioenergy Europe sobre el mercado mundial de pélets

Las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) otorgan a China una producción de pélets de madera de 873.000 toneladas. IEA Bioenergy, el programa de bioenergía de la Agencia Internacional de la Energía, le otorgaba veinte millones de toneladas en 2018, al igual que Bioenergy Europe en el informe estadístico del pasado año, pero ambos advirtiendo que dicha cifra era muy incierta.

En las estadísticas de este año, Bioenergy Europe ha decidido eliminar a China esencialmente porque “el tamaño del país y el hecho de que su mercado esté compuesto principalmente por pequeños productores genera dificultades para obtener estadísticas precisas”. Además, añaden que “existe una gran ambigüedad sobre el tipo de pélet que producen: de madera o agropélets”.

Ante la posible interferencia en el mercado mundial de pélets que puede suponer se eliminen los veinte millones de toneladas de China, en Bionergy Europe aseguran que “el mercado chino parece ser exclusivamente local (casi sin importación o exportación), lo que casi no tiene impacto la oferta y la demanda globales”.

Unión Europea la primera región productora y Estados Unidos el primer país
Eliminada China del tablero, la producción mundial roza los cuarenta millones de toneladas, con la Unión Europea a 28 (Reino Unido incluido al ser datos de 2019) situada en primer lugar con dieciocho millones. Norteamérica, con 11,5 millones de toneladas, le pisa cada vez más los talones a la UE, máxime cuando es un mercado que crece más que el europeo.

Mientras que en la UE la producción aumentó un cinco por ciento entre 2018 y 2019 en Norteamérica fue más del doble. “La producción canadiense aumentó en 200.000 toneladas (un siete por ciento), lo que consolida a Canadá como el segundo país productor del mundo; y su vecino Estados Unidos dobló ese crecimiento con el quince por ciento”.

Las cifras del informe estadístico de Bioenergy Europe proceden, entre otras fuentes, de la FAO. Según este organismo, los diez primeros países productores son Estados Unidos (con ocho millones de toneladas), Canadá (tres millones), Alemania (2,6), Vietnam (2,5), Suecia (1,6), Letonia (1,5), Rusia (1,5), Francia (1,4), Estonia (1,4) y Austria (1,4).

Importantes aumentos futuros en Brasil, Chile y Norteamérica
En general, según Bioenergy Europe “la producción mundial crece continuamente desde sus inicios y entre 2018 y 2019 el aumento global fue del doce por ciento” Añade que los países europeos no englobados en la UE y Sudamérica son las áreas que presentan tasas de crecimiento mayores del volumen de producción, siendo del 37 y 21 respectivamente.

En el caso de Sudamérica, destacan dos países: Brasil y Chile. El informe asegura que los registros de producción de Brasil muestran 850.000 toneladas en 2019, con un gran aumento esperable a partir de 2023. Chile, con una producción muy modesta de 121.000 toneladas en 2019, experimentará un crecimiento a partir de 2020 con la incorporación de tres plantas que suman 340.000 toneladas de capacidad.

También vaticinan un importante aumento en Norteamérica con la entrada en funcionamientos de nuevas plantas de producción en Estados Unidos y Canadá. De este último país afirman que “se están construyendo nuevas plantas de producción de pélets para utilizar virutas de madera residuales de aserradero, disponibles debido al declive de la industria papelera.

Pélets, una manera de amortiguar los daños del gorgojo de la madera
En cuanto a otros mercados, se señala que Oceanía experimentó un aumento notable (siete por ciento) en 2019, compensando los problemas operativos y el cierre de la planta productora más grande de Australia (250.000 toneladas) en 2019. No ocurrió lo mismo en el sudeste asiático (Vietnam, Malasia, Tailandia e Indonesia), donde decreció la producción.

Sobre el análisis de la producción en la UE-28, Bioenergy Europe recuerda que crece constantemente desde 2004 y la materia prima principal son los residuos del procesamiento de madera. “Además, en algunos casos, la producción de pélets también podría convertirse en una forma viable de valorización de la madera dañada por fenómenos meteorológicos extremos y la infectada por el gorgojo de la madera”, apuntan.

Las plagas del escarabajo o gorgojo taladrador de la madera son de las más destructivas, y según Bioenergy Europe, “en algunos Estados miembros de la UE como la República Checa, Alemania, Austria y Bélgica, el aprovechamiento para pélets representa una solución al incentivar la extracción de madera dañada de los bosques”.

Décimo aniversario de ENplus
Por último, en la nota de presentación del informe se advierte que durante 2020 el sello de calidad ENplus y el sistema que lo sostiene continuó extendiéndose y alcanzó un hito significativo al sobrepasar los mil certificados activos para empresas de 47 países de todo el mundo, lo que supone trece millones de toneladas anuales. Justo en esta semana se celebra el décimo aniversario del nacimiento de dicho sistema.

En nuestro país, la Asociación Española de la Biomasa (Avebiom), encargada de la gestión del sello en España, recuerda que en 2019 se certificó con ENplus el 82 por ciento del pélet fabricado dentro de nuestras fronteras; en total algo más de 620.000 toneladas. Recuerdan que en la actualidad hay 37 plantas y 28 empresas distribuidoras certificadas.

Concurso de fotografía y como premio una tonelada de pélets gratis
Pablo Rodero, presidente del European Pellet Council, gestor internacional del sello, afirma que “el esquema de certificación ha tenido un impacto inmenso en el mercado de pélets en los últimos diez años y ha introducido un terreno común para productores, distribuidores y consumidores en el que hablan el mismo idioma y priorizan la calidad”.

“Gracias a su alta calidad, los pélets como producto básico hoy en día se consideran una de las formas más eficientes y ecológicas de calentar un hogar. Espero una demanda aún mayor de pellets certificados en los próximos años, cuando todos luchemos por reducir las emisiones al aire y así lograr una forma de vida más consciente”, concluye Rodero.

Desde Avebiom explican que para celebrar este décimo aniversario se van a organizar varias iniciativas. Una de ellas es un cuestionario específico online en el que se pondrá a prueba el conocimiento de los usuarios y podrán ganar lotes de regalos relacionados con ENplus. Prosiguen que “los consumidores de pélets también podrán participar en un concurso de fotografía y ganar hasta una tonelada de pélets certificados para la próxima temporada de invierno”.

Añadir un comentario
Javier Rico
Perdón, se me olvidaba añadir al anterior comentario que el año pasado el titular del mismo informe referido a 2018 fue: \"El mercado mundial de pélets se acerca a los sesenta millones de toneladas anuales\". Como periodista, mi deber es explicar a las presonas que nos leen y nos siguen porque este año son cuarenta millones. Saludos
Javier Rico
Gracias Pablo, por el interés por el artículo y tu comentario. Ni mucho menos era mi intención desprestigiar ni minusvalorar el trabajo de Bioenergy Europe con este informe ni con el resto que lleva a cabo, que por otro lado me parecen muy loables y necesarios. De cada uno de estos informes intento destacar lo más relevante desde el punto de vista periodístico que aportan, y creo que el que no se incluya el treinta por ciento de la previsible aportación de China a la producción mundial lo es. Como lo es que se explique ràpidamente a qué es debido, tanto en la entradilla como en el comienzo de la noticia. Si de todo ello se deduce que no estoy de acuerdo en que Bioenergy Europe no incluya los datos de China, se incurre en un error. Todo lo contrario, me parece muy acertado ante las dudas que generan, pero está claro que desvirtúa los datos, los saque Bioenergy Europe, IEA Bienergy, FAOSTAT o quien sea. Pasar de sesenta millones a cuarenta millones de toneladas es mucho, y debe explicarse enseguida a qué se debe. Saludos
Pablo Rodero Masdemont
Estimado Javier Como miembro de la junta directiva de Bioenergy Europe y actual Presidente del European Pellet Council no puedo dejar de comentar su desafortunado título. ¿De verdad que lo más destacado del informe estadístico ha sido que no hemos incluido datos de China? Me da mucha pena que ese hecho sea lo que encuentre más destacado para poner en el título después de meses de elaboración, no solo por Bioenergy Europe sino por multitud de asociaciones nacionales y otros colaboradores que aportan su granito de arena. Me parece totalmente razonable no incluir los datos si no reúnen un mínimo de calidad. ¿Hubiera sido mejor poner los datos a sabiendas de que no son suficientemente precisos? Hemos sido proactivos en la búsqueda de colaboradores en China y de hecho yo mismo he visto datos de China en conferencias europeas pero tras verificar se decidió no incluirlos. Además no es la primera vez que no aparece China en las el anuario, más bien al contrario. Creo que no sería serio si incluimos datos sin cumplir un mínimo de fiabilidad Está muy bien investigar un poco, comparar informaciones, comprobar datos con otras fuentes para hacer un periodismo de calidad no limitándose a transmitir el contenido de las notas de prensa. Pero de verdad que no termino de entender el afán que tiene con sus títulos buscando los puntos negativos