biomasa

El eucalipto gana presencia como fuente de generación de energía con biomasa

0
“Su poder calorífico no difiere mucho de la encina o del pino, mientras que su producción es sostenible y más rentable”. Es una de las conclusiones de la investigación realizada por científicos de la Universidad de Huelva en torno al “uso energético de un nuevo tipo de eucalipto”. En la investigación colabora Energía y Celulosa (Ence), primer productor español de electricidad con biomasa, y marca una tendencia que ha revitalizado al eucalipto como fuente de energía, pese a informes como el del comité científico sobre especies invasoras del Gobierno de España, que lo considera de “alto riesgo de invasión”.
El eucalipto gana presencia como fuente de generación de energía con biomasa
Pélets obtenidos a partir de un nuevo híbrido de eucalipto. Foto: Fundación Descubre

Hace dos años Ence anunció la ampliación de su logística para la captación y astillado de madera de eucalipto y de pino, y venta de plantas y semillas del primero. En octubre de 2016 Forestalia daba a conocer los resultados de su cosecha de eucaliptos en Cerdeña (Italia). En abril de este año se avanzaba que también los tienen en cuenta los sistemas de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono. Hace poco, un nuevo proyecto de biomasa eléctrica menciona a la madera de eucalipto como suministro.

A estas novedades que relacionan los eucaliptos con la producción de energía se suma ahora la del grupo de investigación Análisis y Planificación del Medio Natural de la Universidad de Huelva, dada conocer por la Fundación Descubre. En un artículo publicado en la revista científica Biomass and Bioenergy se corrobora que la biomasa producida por un nuevo tipo de eucalipto “reúne las condiciones óptimas para producir calor en calderas intermedias como las utilizadas en hoteles, residencias, granjas o invernaderos”.

Híbrido obtenido de dos especies originarias de Australia
Entre las ventajas que se resaltan están que “su poder calorífico no difiere mucho de la encina o del pino, su producción es sostenible y más rentable, genera bajas emisiones de gases contaminantes y poca cantidad de cenizas y se adapta a las condiciones climáticas de la provincia de Huelva”.

En la Fundación Descubre concretan que “se trata del eucalipto urograndis, un híbrido resultado del cruce de grandis y urophylla, ambos originarios de Australia, pero muy usados en Brasil y que no produce semillas fértiles”. Añaden que “los expertos han certificado que junto a su finalidad tradicional como materia prima de papel, estos árboles suponen una fuente de energía renovable eficiente”.

Sin embargo, la explotación forestal del eucalipto ha estado tradicionalmente muy cuestionada en España, tanto por el desplazamiento que su cultivo ocasiona con especies autóctonas, como por su carácter exótico y potencialmente invasor. Uno de los últimos cuestionamientos procede del comité científico que creó el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente como órgano consultivo para la actualización del Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

“Nocivas para el medio natural de los lugares donde se cultivan y se naturalizan”
Sus dictámenes sobre los eucaliptos son concluyentes: “constatado con los datos científicos disponibles el carácter invasor de las especies de Eucalyptus naturalizadas en nuestro país, se concluye que se debería incluir en el catálogo a Eucalyptus camaldulensis, E. globulus, E. gomphocephala, E. gunnii, E. nitens y E. sideroxylon, así como cualquier otra especie de este género cuyo destino sea la explotación forestal, debido al alto riesgo de invasión por estas especies consecuencia de sus características biológicas, fisiológicas y ecológicas”.

A lo largo del dictamen también se hace mención a las especies que han dado lugar al híbrido con el que trabajan los científicos de la Universidad de Huelva: “las especies mayormente cultivadas a nivel mundial son E. camaldulensis, E. grandis, E. tereticornis, E. globulus, E. nitens, E. urophylla… Todas ellas se consideran óptimas para su cultivo debido a su rápido crecimiento y a su gran adaptabilidad a diferentes tipos de suelos y climas. Sin embargo, estas mismas características y otras más de su biología y fisiología las hacen nocivas para el medio natural de los lugares donde se cultivan y se naturalizan”.  

“La utilización de energía renovable a base de madera de eucalipto es muy barata”
En declaraciones a la Fundación Descubre, Manuel Fernández, investigador responsable del estudio, reconoce que “al cortarlo, que se hace cada tres o cuatro años, el eucalipto renace en apenas dos meses con un tallo de unos dos metros de altura. En cambio, el pino, pese a la calidad de su biomasa, tarda tres décadas en crecer lo necesario para que sea eficiente y no rebrota, por lo que se aprovecha del monte pero no se cultiva”.

El estudio pone también en valor “que la utilización de energía renovable a base de madera de eucalipto es muy barata, reduciendo a más de la mitad su coste. En concreto, supondría un coste de producción de unos dos céntimos por cada kilowatio hora (kWh), frente a los seis y ocho céntimos que se paga actualmente en los hogares por el eléctrico”.

La Fundación Descubre recuerda que el trabajo ha sido financiado dentro del Plan Nacional de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad, con fondos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y la colaboración de Ence, el principal productor español de energía eléctrica con biomasa. Uno de los firmantes del artículo, Federido Ruiz, es gerente de I+D Forestal y Viveros de la empresa.

Añadir un comentario