biomasa

Ecologistas en Acción: mejor la biomasa térmica que la eléctrica para 2050

0
Tras una lectura “bioenergética” de la propuesta Hacia un escenario energético justo y sostenible en 2050, presentada esta semana por Ecologistas en Acción, se aprecia una clara perdedora, la biomasa eléctrica. La biomasa y el biogás térmicos y los biocarburantes mantienen una tendencia al alza, aunque moderada, en la apuesta 100% renovable que se plantea, mientras que la “bioelectricidad” se estanca en los actuales números. En ese escenario renovable, la biomasa compartiría el segundo puesto (21% de aportación) con la solar térmica. 
Ecologistas en Acción: mejor la biomasa térmica que la eléctrica para 2050

Ecologistas en Acción plantea en su informe un sistema basado únicamente en fuentes renovables para 2050 con el siguiente reparto: eólica (23%), solar térmica (21%), biomasa (21%), fotovoltaica (17%), biogás (8%), hidráulica (6%) y termosolar (4%). Dominan ampliamente las tecnologías solares, que incluso en el caso de calefacción y agua caliente sanitaria crecerían (solar térmica) a costa del incremento actual de la biomasa. En el apartado eléctrico, directamente no se habla de incremento, sino de estancamiento.

Según la evolución expuesta, la biomasa y el biogás mantienen su nivel de generación a lo largo del periodo, especificando que “la generación eléctrica a partir de residuos se reduce hasta desaparecer en el año 2040, fundamentalmente debido a la derivación de residuos hacia la reutilización y el reciclado”. Los porcentajes de contribución a la generación de electricidad que se presentan en 2050 para la biomasa (1,55%) y el biogás (0,4%) casi repiten los extraídos de 2013 (1,9%, incluida la incineración de residuos). Es decir, a pesar de tener un horizonte 100% eléctrico renovable en 2050, la bioenergía no lo notaría.

Biomasa térmica: crecimiento notable hasta 2030
Donde seguirá teniendo un peso más notable la biomasa será en el apartado térmico: “Las principales fuentes utilizadas en la actualidad para usos térmicos (gasóleo, GLP, gas natural y otros gases) son sustituidos paulatinamente por energía solar térmica, biomasa, biogás, agrocombustibles y electricidad”, se menciona en el informe”. A parte de la irrupción de la solar térmica, el incremento de la biomasa también se verá frenado por la disminución de la necesidad de climatización.

El ahorro y la eficiencia energética son parte importante también de ese escenario planteado para 2050, al considerar que “la demanda de calefacción en edificios debe reducirse drásticamente gracias a programas de mejora de la envolvente (aislamiento, sustitución de ventanas, reducción de filtraciones de aire...), y ser sustituida por solar térmica con apoyo de biomasa o electricidad”. Sí se notará el crecimiento de la biomasa térmica hasta 2030, debido a la paulatina sustitución de fuentes derivadas del petróleo: gasóleo, propano y butano.

Biogás, actor “moderado” en el transporte
También se subraya la apuesta por la generación renovable distribuida, con el respaldo a la “creación de calefacciones centrales basadas en el aprovechamiento local y sostenible de biomasa, como existe por ejemplo en el municipio de Cuéllar (Segovia)”. Según los últimos datos de la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío, en España hay ya 168 redes de calor abastecidas con biomasa.

En cuanto al biogás, se propone una “utilización moderada, ampliando los usos actuales, y como sustituto del gas natural para usos térmicos, generación eléctrica y transporte”. Ecologistas en Acción considera que en el apartado térmico “ha permanecido estable en los últimos años, alrededor de los 35 ktep”, pero no en la generación eléctrica, donde afirma que ha crecido mucho. En este caso mezcla las plantas agroganaderas, donde el ritmo de crecimiento es uno de los más bajos de Europa, y el de depuradoras y vertederos, que es el que más ha crecido.

Los biocarburantes se mantienen
En relación a los biocarburantes, denominados agrocombustibles en el informe, mantiene un uso equivalente al actual, principalmente para el transporte. Precisan que “a diferencia de la situación actual, en la que los agrocombustibles se utilizan principalmente en el transporte por carretera, en el escenario propuesto se diversifica su uso, siendo aproximadamente la mitad (1.259 tep) para el trasporte en carretera y el resto para transporte marítimo (942 tep) y aéreo (112 tep)”.

Los biocarburantes compartirán depósitos en el transporte junto a la energía eléctrica y el biogás. En concreto, se barajan porcentajes del 65% para la electricidad, del 25% para los biocarburantes y del 10% para el biogás. Otro sector en el que tendrán cabida será la agricultura, que reducirá la dependencia del petróleo sustituyéndolo por electricidad, biocarburantes y tracción animal. “Se utilizará además biogás, biomasa, geotermia y solar térmica”, apostillan.

Para terminar, Ecologistas en Acción analizaba no hace mucho en su revista el desarrollo de la biomasa en España, donde pedía al movimiento ecologista “más esfuerzos para frenar el modelo de desarrollo de la bioenergía basado en mercados internacionales, grandes centrales y marketing verde, para impulsar aquellos aprovechamientos energéticos que nos ofrecen un mayor beneficio climático, y un mayor potencial de dinamización de las economías rurales”.

Añadir un comentario