biomasa

Castilla-La Mancha: una estrategia de biomasa forestal con línea de ayudas, logística y biorrefinería

0
El pasado 22 de enero, el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó la varias veces anunciada Estrategia de Biomasa Forestal, en la que el aprovechamiento energético tiene un importante peso. Sin embargo, su presentación no acababa de despejar las dudas surgidas por la no presencia de la biomasa en las ayudas a las renovables en las últimas convocatorias. Su publicación definitiva y declaraciones a este portal desde la Viceconsejería de Medio Ambiente confirman las ayudas y hasta un proyecto piloto de biorrefinería con biomasa forestal.
Castilla-La Mancha: una estrategia de biomasa forestal con línea de ayudas, logística y biorrefinería

Las dos últimas convocatorias de ayudas para la instalación de energías renovables, las de 2017 y 2018, no habían contado con la biomasa entre sus destinatarias. Se esperaba a la aprobación de la Estrategia de Biomasa Forestal para concretar líneas específicas para instalaciones derivadas del uso de biocombustibles sólidos.

Tras su aprobación en el Consejo de Gobierno del 22 de enero, se incidía en el cambio de calderas por biomasa en organismos públicos que conllevaría y en la mejora de la logística en la obtención de biomasa forestal, pero nada de las posibles ayudas a particulares. Ha habido que esperar a la publicación de la estrategia para conocer todas las medidas que engloba.

Una de ellas es la de “ayudas para la instalación de calderas de biomasa con fines de ahorro y eficiencia energética”. En concreto, se afirma que para los particulares, la Consejería de Economía, Empresas y Empleo convoca ayudas para la instalación de estufas y calderas domésticas alimentadas por biocombustibles (pélet, astillas, leña y briquetas) en las que se subvencionará su adquisición e instalación.

300.000 euros en ayudas
Desde la Viceconsejería de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha informan a Energías Renovables que “el plazo para presentar las ayudas se prevé que sea desde que se convocase para mediados de marzo o abril y hasta finales de septiembre u octubre, en concurrencia simplificada”.

La información desde Medio Ambiente añade que “la cuantía de la ayuda será del 35 por ciento, con un máximo de 3.000 euros”. También señalan que aunque “no se conoce todavía el importe que se va a destinar a la convocatoria, se estima que sean más de 300.000 euros”.

Cuatro líneas, nueve medidas y veintinueve actuaciones concretas
Se concretan así algunos aspectos claves de una Estrategia de Biomasa Forestal que se estructura en cuatro líneas estratégicas de las que parten nueve medidas y veintinueve actuaciones concretas.

Las cuatro líneas y sus medidas son gestión forestal sostenible (ordenación forestal, aprovechamientos forestales y certificación forestal); ayudas e incentivos para el desarrollo del mercado (a la producción y al consumo); fomento del uso de la biomasa forestal en el sector público (consumo en edificios públicos); e investigación, formación y divulgación, cada una con su medida.

Durante la presentación de la estrategia, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, la enmarcó en la apuesta del Gobierno regional por las energías limpias, en este caso “a través de un plan en el que se ha estado trabajando más de año y medio para llegar a todos los ámbitos, reducir la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, generar empleo y potenciar el mundo rural, en una región donde el 45 por ciento de su superficie está cubierta por montes”.

Logística y proyecto piloto de biorrefinería con biomasa forestal
Aparte de incidir en las actuaciones llevadas a cabo, y a potenciar, en institutos de enseñanza pública y organismos de la consejería con la sustitución de calderas de gasóleo por las de biomasa, se puso de relieve la importancia de la logística. Martínez explicó que “se han establecido siete zonas en el mapa de Castilla-La Mancha para el aprovechamiento forestal, en las que se ubicarán centros logísticos para atender la demanda”.

No obstante, entre las veintinueve actuaciones concretas destaca otra: “preparación de un proyecto piloto de biorrefinería a partir de biomasa forestal”. En concreta se habla del “desarrollo de una planta piloto en nuestra región que dentro de un proyecto europeo replicable en otras regiones europeas de clima mediterráneo, se rentabilicen las operaciones de aprovechamiento de la biomasa forestal residual de los montes para la producción de biocarburantes y otros productos”.

Castilla-La Mancha ya cuenta con un proyecto de envergadura en este campo con la biorrefinería Clamber (Castilla-La Mancha Bio Economy Region) situada en Puertollano (Ciudad Real). Como en este caso, se pretende que la planta tenga una producción variada. En la estrategia publicada se cita el “biocarbón, utilizado como fertilizante y con fines energéticos por su alto poder calorífico; vinagre de madera, como herbicida en sustitución del glifosato; además de bioasfalto y biobetún para la elaboración de pavimentos”.

Añadir un comentario