biogás

Módulos para plantas de biogás que producen biometano y compuestos para pinturas y adhesivos

0
La rentabilidad de una planta de biogás es proporcional a la variedad de productos que salgan de sus instalaciones. Hasta ahora los más comunes en España son energía térmica y eléctrica y biofertilizantes, pero los conceptos de biorrefinería y economía circular multiplican las posibilidades. El proyecto europeo Neosuccess, coordinado por Ingeniería Verificaciones Electromécanicas y Mantenimiento (IVEM), desarrolla un módulo adaptable a cualquier planta que permite la purificación del biogás a biometano y la producción de ácido biosuccínico, muy utilizado en la industria química.
Módulos para plantas de biogás que producen biometano y compuestos para pinturas y adhesivos
Esquema de la tecnología Neosuccess para producir biometano y ácido biosuccínico

Los socios y participantes en Neosuccess han dado a conocer la puesta en marcha y objetivos del mismo a lo largo del mes de agosto. La propia página del proyecto, encuadrado en el programa de innovación e investigación Horizonte 2020 de la Unión Europea, echaba a andar este verano y lo presentaba como “la primera solución industrial plug-and-play (monta y conecta) que integra de manera complementaria dos procesos complejos: la purificación del biogás a biometano y la producción de ácido biosuccínico (bioSA), obteniendo así dos valiosos recursos de origen biológico para la industria”.
 
Aparte de los socios, entre los que están IVEM y Norvento en representación de España, hay dos más en calidad de subcontratados. Uno de ellos es el centro tecnológico Ainia, que trabaja como subcontratado por su experiencia tanto en procesos de fermentación y purificación de distintos bioproductos y “da apoyo como socio estratégico de innovación tanto a nivel técnico durante la validación como a nivel de comercialización de la tecnología”.

Juan Carlos López, responsable de Proyectos I+D+i en Biotecnología y Biorrefinerías de Ainia, explica que la tecnología Neosuccess, protegida bajo patente por otro de los socios del proyecto, la DTU (Universidad Técnica de Dinamarca), “se basa en el uso de una cepa bacteriana con capacidad para fijar CO2 de la corriente de biogás (teniendo lugar la purificación a biometano) y metabolizar azúcares presentes en residuos azucarados por fermentación a una mezcla de ácidos entre los que se encuentra el bioSA”.

Aprovechar la tasa de crecimiento anual del biometano para el retorno de la inversión
El ácido succínico es un ácido dicarboxílico que se utiliza habitualmente en la fabricación de lacas y colorantes, en perfumería, en medicina, como aditivo alimentario (E-363) y como reactivo para la fabricación de plásticos biodegradables. En el caso del bioSA de Neosuccess podría destinarse a la industria química para la producción de pinturas, recubrimientos, adhesivos, espumas, biopolímeros y plastificantes.

López añade que estos productos cuentan “con una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR, en inglés, mide la tasa de retorno de una inversión) del ocho por ciento en el mercado actual, pero en crecimiento exponencial”. También afirma que “el biometano producido podría ser utilizado como biocombustible de inyección en red y uso en transporte, y entraría en un mercado en el que la CAGR se encuentra en torno al veintinueve por ciento”.

Tecnología en contenedor y para cualquier planta de biogás
Desde la página web de Neosuccess aseguran que la solución tecnológica diseñada por DTU “se adapta perfectamente al flujo de trabajo operativo de las plantas de biogás y cubre sus necesidades, las cuales están conectadas a la creciente demanda de bioproductos, energía y/o combustibles con baja huella de carbono” y “se alinea con la estrategia de bioeconomía sostenibles y circular de la UE”.

El portal de Neosucces también especifica que la tecnología se presenta en contendores con una capacidad de producción versátil que va de los 10.000 a los 100.000 metro cúbicos de biometano (Nm3) al año y de las 35 a 350 toneladas anuales de bioSA. Apostillan que “la tecnología está lo suficientemente madura, pero se someterá a un último paso de ajuste para llegar al mercado y cumplir con los requisitos de pureza. Se alcanzarán purezas mínimas de 95 y 80 por ciento para biometano y bioSA, respectivamente”.

Los otros objetivos de Neosuccess y las ventajas
El responsable de Proyectos I+D+i en Biotecnología y Biorrefinerías de Ainia incluye estos logros entre los otros objetivos del proyecto, entre los que también se encuentran el escalado y construcción de la primera unidad industrial y su validación en entorno real, adquirir certificaciones correspondientes al distintivo CE, alcanzar un acuerdo conjunto de explotación, desarrollar un minucioso plan de negocio, generar una red de clientes y ganar visibilidad de mercado y promover la comercialización de la unidad.

Por último, enumera las ventajas de Neosuccess: eficiencia de recursos, dado que utiliza residuos azucarados en el entorno de la planta de biogás para la generación de productos de alto valor añadido; rentabilidad, con reducciones del 10-50 por ciento en los costes operacionales; baja huella ambiental, al usar el CO2 de biogás por fijación bacteriana (0,4 kg CO2 por kg de bioSA producido); y seguridad y limpieza porque se basa en el mero uso de una cepa bacteriana de amplia aplicación en biotecnología industrial.

Añadir un comentario