biogás

Amplio chequeo al biogás europeo

0
A finales de 2016 ya avanzamos los primeros datos del informe estadístico anual sobre la situación del biogás en Europa (abarca treinta y un países) en 2015, que elabora la Asociación Europea del Biogás (EBA, en sus siglas en inglés). En el número de marzo de Energías Renovables se hace un repaso más pormenorizado a dicho informe. Además de los países que más destacan y producen se repasan las materias primas más utilizadas, las tecnologías de conversión a biometano más empleadas y los tipos de incentivos y ayudas por países.
Amplio chequeo al biogás europeo

El biogás contó en 2015 con 542 plantas más, al pasar de 16.834 a 17.376. La EBA afirma que desde 2009 se observa un crecimiento estable, triplicando el número de instalaciones en solo seis años. Sin embargo, el tres por ciento de crecimiento en 2015 contrasta con el quince por ciento de 2014, y es que nunca se había dado un aumento tan bajo precisamente desde que la EBA comenzó a hacer estos estudios estadísticos.

Según la EBA, el menor incremento en número de plantas en 2015 se debió a que solo tres países presentaron avances notorios: Reino Unido (diecisiete por ciento), Bélgica (once por ciento) y Países Bajos (seis por ciento). No obstante, Alemania sigue ocupando el primer lugar destacado en el total, con 10.846, muy por delante del segundo clasificado, Italia, con 1.555.

Aumenta más la producción de energía que el número de plantas
En España, el aumento en 2015 (39 plantas), con respecto a 2014 (139), no es tal. Desde la Asociación Española del Biogás (Aebig), que es quien aporta los datos españoles a la EBA, explican que en el último informe sumaron a las agroindustriales (46), las de vertedero (49), depuradoras de aguas residuales (28) y otras asociadas a la industria alimentaria (16).

La EBA destaca que, aunque el número de plantas aumentó solo un tres por ciento en 2015, la producción de biogás lo hizo en un diecinueve por ciento. Según la asociación, la explicación a esta diferencia reside en parte en que las instalaciones construidas en 2014, que fueron más que las instaladas en 2015, funcionaron a plena capacidad en este último año. Tampoco descartan el aumento de la información procedente de más fuentes.

Las principales materias primas proceden de la agricultura y la ganadería
En el informe se consideran cuatro principales tipos de materias primas para la producción de biogás: agrícolas y ganaderas, aguas residuales, vertederos y otras fracciones de residuos. Las primeras constituyen la fracción mayor en Europa debido a su uso intensivo en los tres principales países productores: Alemania, Italia y Reino Unido. España es uno de los países donde más claramente se invierte esta tendencia, ya que, por ejemplo, casi el 80 por ciento de la capacidad eléctrica instalada se corresponde con el biogás de vertedero.

Mejores números con el biometano
Entre 2012 y 2015, el aumento anual del número de plantas de biometano oscila entre el veinte y el treinta por ciento. Las 92 abiertas en 2015 elevan el número total de instalaciones en funcionamiento en Europa a 459. Aquí el porcentaje de crecimiento también fue menor que en 2014 (veinticinco frente al treinta por ciento), pero en términos cuantitativos es mayor (92 frente a 85 plantas).

Según los datos aportados por las asociaciones nacionales de biogás, solo quince países tienen al menos una planta de biometano, como en el caso de España, que contabiliza como una las asociadas al vertedero de Valdemingómez: Las Dehesas y La Paloma. Como en el biogás, Alemania ocupa aquí también el primer puesto, con 185 plantas, la mitad de todo lo instalado en el continente. El segundo lugar es para el Reino Unido, con ochenta.

La tecnología más usada para producir biometano es el lavado con agua
El proceso de purificación del biogás para conseguir una calidad adecuada y emplearlo en el transporte y en las redes de gas se realiza mediante varias tecnologías que, principalmente, separan y extraen el dióxido de carbono que contiene el biogás.

La tecnología que se usa en mayor proporción en Europa son los procesos de lavado con agua, seguida de la absorción química y la absorción por cambio de presión. Las tecnologías menos empleadas son la separación por membranas, la absorción física y la separación criogénica, que solo emplean dos plantas, una en Alemania y otra en Suecia.

Apoyo público al biogás y al biometano en Europa
En el informe se detallan los diferentes sistemas de apoyo público al biogás y al biometano. Llama la atención el caso de España, donde actualmente no hay en vigor medida alguna de ayuda específica y directa en ninguno de los dos casos. La dos líneas más extendidas son la tarifa fija con prima por cada unidad producida de electricidad (kWh), con independencia del precio de la electricidad en el mercado mayorista; y la prima que depende del precio del mercado y que se suma al beneficio de este.

Otras medidas son los sistemas de cuotas, el incentivo a la producción de energía térmica, las excepciones a determinados impuestos y el comercio de biotickets, que solo se desarrolla en los Países Bajos y sirve para compensar el déficit de incorporación de biocombustibles por parte de los proveedores de combustibles.

Añadir un comentario