biocarburantes

La Agencia Internacional de la Energía no cuenta con el biodiésel de cultivos para 2040

0
Ya en 2025, en la hoja de ruta que plantea la AIE en su último informe sobre tecnología y sostenibilidad de la bioenergía, el biodiésel avanzado se equipara al de cultivos en aportación al transporte no aéreo. En 2040 la presencia de los segundos será testimonial según sus pronósticos. No obstante, otorga una importancia trascendental a los biocombustibles en el transporte (triplicarlos para 2030) en un futuro descarbonizado. Al sector de los biocarburantes avanzados le suena bien esta música y la de las comisiones del Parlamento Europeo. A APPA Biocarburantes no tanto.

La Agencia Internacional de la Energía no cuenta con el biodiésel de cultivos para 2040
Participación de los diferentes tipos de biocarburantes en el transporte

Ni aceite de palma ni de soja, colza, girasol y canola. En su hoja de ruta hasta 2060, la Agencia Internacional de la Energía no cuenta con ninguna de estas materias primas para producir biocarburantes ya en 2040. Eso sí, los mantiene más o menos en las cuotas actuales hasta 2025, algo similar al crecimiento cero que propugna la Comisión Europea (3,8 por ciento en 2020), pero con la salvedad de seguir confiando en el etanol convencional hasta 2060.

Por el contrario, el biodiésel avanzado sería, con diferencia, el más beneficiado, acaparando más de la mitad de la demanda de biocarburantes para el transporte en 2060, a pesar de que los motores diésel siguen siendo cuestionados e incluso limitada su incorporación al parque automovilístico. Además, a la espera de otras materias primas residuales, son las grasas animales y el aceite de cocina usado las que más se usan para fabricar un biodiésel ajeno a cultivo que, sin embargo, no acaba de contar como avanzado.

Una porción importante de esos biocarburantes la cubrirán los destinados a la aviación. También el biometano se hará con un mercado notorio, muy destacado en 2040 y menos en 2060. Curiosamente, el etanol avanzado compartirá mercado casi a la par con el convencional.

Multiplicar por tres los biocarburantes hasta 2030
No obstante, se manejan plazos más cortos para que este despliegue de biocarburantes adquiera un mayor protagonismo. Fatih Birol, director Ejecutivo de la AIE, sostiene que "los biocombustibles en el transporte necesitarían multiplicarse por tres en 2030, la mayoría provenientes de tecnologías avanzadas que utilizan materias primas no comestibles, incluidos residuos".

En general, y en línea con lo reflejado ya en este portal sobre dicha hoja de ruta, se considera a la bioenergía como esencial en el ahorro de emisiones mundiales hasta 2060, y más en sectores con “alternativas limitadas” de descarbonización. “Estos incluyen el transporte de larga distancia, como la aviación, el marítimo internacional y el de mercancías pesadas”, subrayan.

Además, dentro del desarrollo de nuevas tecnologías ya en marcha para producir biocarburantes avanzados, citan los progresos en el desarrollo y la demostración de algunos, como el hidrobiodiésel de residuos, el etanol celulósico y el uso de la gasificación, gas de síntesis y pirolisis en algunos procesos.  

Contentos los avanzados, molestos los convencionales
Una de las organizaciones que está más satisfecha con estos objetivos, e incluso los que emanan del Parlamento Europeo, es la denominada Leaders of Sustainable Biofuels (LSB), formada por empresas relacionadas con los biocarburantes avanzados. Recuerdan que de ese triple de biocombustibles en el transporte que pide Fatih Birol dos terceras partes provienen de los avanzados.

Desde LSB también reciben de forma positiva la última votación en el comité de Industria, Investigación y Energía (Itre) del Parlamento Europeo. Dentro de una propuesta global sobre la nueva directiva de energías renovables, se le otorga a estas un 12 por ciento en el transporte para 2030 y un importante papel a los biocarburantes avanzados en este porcentaje.

Sin embargo, la industria de los biocarburantes en general no ve con buenos ojos lo aprobado en el Itre. La patronal europea del etanol (ePure) ya mostró su disconformidad, y ahora lo hace la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), que no valora como positivo que en diez años (de 2020 a 2030) solo suba un dos por ciento la aportación de las renovables al transporte.

Sospechas de arrinconar a los convencionales
Aunque, una vez más lo aprobado en una comisión del PE sobre el futuro de los biocarburantes resulte alambicado y farragoso y no se limite expresamente con porcentajes la aportación de los procedentes de cultivos, para Manuel Bustos, director general de APPA Biocarburantes, “la lectura que sacamos es que del diez por ciento quedan excluidos los convencionales y que se deja a elección de los Estados miembros que el dos por ciento restante se cubra con ellos”.

APPA Biocarburantes ve positivo que se adopten porcentajes para los avanzados (se maneja el 1,7 por ciento que ya propuso la CE para 2030), pero matiza que “el Itre propone que cada Estado miembro modifique al alza ese porcentaje en función de las materias primas disponibles y previa autorización de la Comisión”. La LSB solicita un mandato específico con un objetivo vinculante que comienza en 2021 (0.5 por ciento) y aumenta hasta el 3.6 por ciento en 2030.



Añadir un comentario