biocarburantes

Bonanza para los biocarburantes españoles en 2015, pero negros nubarrones para el futuro

0
La asignación de cantidades de producción de biodiésel y la aplicación de derechos antidumping a este mismo combustible procedente de Argentina e Indonesia permitieron que en 2015 los biocarburantes, y en concreto el biodiésel, subieran en producción, consumo, aportación al PIB y creación de empleo. Sin embargo, todo se puede ir al traste, ya que no se ha renovado la orden de asignación de cantidades y el Tribunal General de la UE ha decretado la nulidad de los aranceles. A ello se añade la intención de la CE de eliminar progresivamente los biocarburantes convencionales, base principal de la producción española y europea.
Bonanza para los biocarburantes españoles en 2015, pero negros nubarrones para el futuro

“Si no se recurre la sentencia del Tribunal General de la UE para que se mantenga el derecho antidumping al biodiésel de Argentina e Indonesia y no se prorroga la asignación de cantidades al biodiésel, la industria volverá a una situación muy grave”. Manuel Bustos, director general de la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), expresa así a Energías Renovables el temor a que la industria española vuelva a sufrir paralizaciones y cierres de plantas, a pesar de los buenos datos obtenidos en 2015.

No se alcanzaron las cifras de los mejores años (entre 2009 y 2011) y cerraron tres plantas de biodiésel (veintidós en los últimos cuatro años), pero el sector español de los biocarburantes, sin contar con los negros nubarrones que avanza Bustos, tuvo un buen año en 2015. Así se constata en el informe Impacto macroeconómico de las energías renovables en 2015 de APPA, donde todas las variables ofrecen datos de crecimiento.

Los biocarburantes incrementan un 17% su aportación al PIB
Por un lado, la contribución al PIB alcanzó los 487 millones de euros (352 del biodiésel y 135 del bioetanol), lo que supone un incremento del 17,2% en euros constantes en relación a 2014, “dando continuidad a la tendencia creciente iniciada en 2014 y alcanzando la segunda cifra más elevada de la serie histórica considerada”, señalan en APPA.

El aumento de la aportación al PIB del biodiésel se basa en el incremento de la producción (+9%), con niveles récord en 2015, y de las ventas de las plantas españolas en el mercado doméstico (+44%), que compensaron la caída de las exportaciones (-18%). El informe tiene claro a qué se debe esta bonanza: “a la asignación de cantidades de producción de biodiésel y a la aplicación de derechos antidumping al biodiésel procedente de Argentina e Indonesia, que hicieron caer las importaciones de biodiésel al nivel más bajo de esta década”.

Algo más de un mes para recurrir ante el Tribunal General de la UE
Sin embargo, la sentencia reciente del Tribunal General de la UE anula la aplicación de estos derechos. Según Bustos, “la sentencia no niega que exista en origen el problema de fondo de una tasa diferencial mayor a la materia prima (aceites de soja y palma) que al producto acabado (biodiésel), sino que alega que la Comisión Europea no lo ha demostrado adecuadamente”.

La sentencia se mantiene en suspenso hasta finales del mes de noviembre, ya que las partes tienen setenta días desde su publicación (15 de septiembre) para presentar recurso. Sin embargo, quien debe presentarlo en primera instancia, los Estados miembros a través del Consejo de la Unión Europea, aún no lo han hecho. Si se presentara en tiempo y forma dicho recurso los derechos antidumping seguirían aplicándose. “Si no es así, volveríamos a estar en una situación crítica”, apostilla Bustos.

Aumento del consumo
Por otro lado, el Gobierno en funciones, que podría haber prorrogado la orden de asignación de cantidades de biodiésel a la industria española y europea, no lo hizo antes de que está concluyera, en mayo de 2016. El director de APPA Biocarburantes recuerda que “se podría haber hecho con una simple resolución, pero el Ministerio de Industria decidió no hacerlo”.

Este panorama de futuro ensombrece el resto de buenas noticias para la industria que desgrana el informe de APPA, aunque advierten que podrían haber sido mejores “si se hubieran incrementado los objetivos de biocarburantes, que son de los más bajos de toda la Unión Europea. El aumento de las ventas de carburantes de automoción permitió un ligero repunte (+5%) del consumo total de biocarburantes en España, que se situó en 2015 en 1.226.204 toneladas, frente a las 1.169.978 del año anterior.

Los productores españoles cubrieron el 93% del consumo nacional
En el caso del biodiésel, los productores españoles incrementaron la cuota de mercado nacional hasta el 93% (72% en 2014), el valor más elevado desde 2006. La producción de las plantas se situó en 970.594 toneladas, un 9% superior a 2014“ y la mayor producción histórica del sector”. La participación del bioetanol en el mercado español de biocarburantes se situó en el 24%, ligeramente por debajo de la de 2014 (25%). Sin embargo, el leve aumento del consumo, junto con la disminución de las importaciones (-3%), hizo posible que las ventas de la industria nacional en el mercado doméstico se incrementaran en un 8%.

Todos estos datos han permitido que la suma de empleos directos (2.820) e indirectos (1.696) en 2015 llegara a los 4.516, con un incremento de 257 puestos de trabajo (+6%) con respecto a 2014. La tendencia positiva en nuestro país es contraria a la del resto del mundo, según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), pero el informe de APPA añade que “aunque estos datos confirman la recuperación del empleo en el sector observada desde 2013, lo cierto es que siguen estando casi un 40% por debajo del nivel máximo alcanzado en 2008 (7.283)”.

Añadir un comentario