almacenamiento

1
La multinacional germano española ha inaugurado hoy en la ciudad alemana de Hamburgo una instalación de almacenamiento térmico de energía eléctrica. La instalación, que cuenta con unas mil toneladas de piedra volcánica que almacenan la energía, e alimenta de energía eléctrica convertida en aire caliente a través de un calentador por resistencia y un insuflador de aire, que calienta las rocas hasta alcanzar los 750ºC. Durante los picos de demanda, ETES emplea una turbina de vapor para la re-electrificación de la energía almacenada. [Foto]. [Pie de foto, a pie de página].
Siemens Gamesa almacena electricidad en piedras volcánicas

La instalación de almacenamiento térmico de energía eléctrica (ETES), que ya está en funcionamiento, ha sido oficialmente inaugurada hoy. A la inauguración, han asistido el secretario de estado del ministerio alemán de Economía y Energía, Andreas Feicht; el alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher; y el consejero delegado de la compañía hispano alemana, Markus Tacke. Con ellos, han estado así mismo presentes en el acto miembros del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo-Harburg (TUHH) y representantes del proveedor de energía Hamburg Energie, socios de Siemens Gamesa en este proyecto.

La instalación -informa Siemens- cuenta con unas mil toneladas de piedra volcánica que almacenan la energía; y se alimenta de energía eléctrica convertida en aire caliente a través de un calentador por resistencia y un insuflador de aire, que calienta las rocas hasta alcanzar los 750ºC. Durante los picos de demanda, ETES emplea una turbina de vapor para la re-electrificación de la energía almacenada. De esta manera -explican desde la compañía-, la planta piloto ETES puede almacenar hasta 130 megavatios hora de energía térmica durante una semana. Además, la capacidad de almacenamiento del sistema se mantiene constante durante los ciclos de carga.

Según explica la compañía en el comunicado que ha difundido hoy, "este proyecto piloto quiere demostrar cómo se integra este sistema en la red de manera regular y probar el almacenamiento térmico a gran escala". Siemens Gamesa ya ha anunciado por lo demás que planea utilizar la tecnología de almacenamiento en proyectos comerciales y escalar la capacidad de almacenamiento y su potencia: "el objetivo -adelantan desde la empresa- es almacenar energía en el rango de varios gigawatios hora (GWh) en el futuro próximo" (un gigawatio hora es el equivalente al consumo diario de electricidad de unos 50.000 hogares).

Markus Tacke, Consejero Delegado de Siemens Gamesa: “con la puesta en marcha del proyecto ETES hemos alcanzado un hito importante en la senda hacia la introducción de sistemas de almacenamiento de energía de alto rendimiento. Nuestra tecnología hace posible almacenar la electricidad suficiente para abastecer miles de hogares a bajo coste. Estamos presentando los cimientos para el siguiente paso en la expansión de las energías renovables y el éxito de la transición energética”

El proyecto, financiado por el ministerio alemán de Economía y Energía, ha contado con el apoyo de científicos del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo, que se han encargado de la investigación sobre los fundamentales termodinámicos, y del proveedor municipal de energía Hamburg Energie que, además de vender la energía almacenada -explican desde Siemens-, ha desarrollado una plataforma informática a la que se conecta la instalación para garantizar el máximo beneficio posible mediante un uso optimizado del almacenamiento. Según la compañía que dirige Tacke, "esta instalación reduce los costes de almacenamiento a una fracción del nivel habitual de almacenamiento en baterías".

Pie de foto: Michael Prinz, director general de Hamburg Energie; Andreas Feicht, secretario de estado del ministerio alemán de Economía y Energía; Peter Tschentscher, alcalde de Hamburgo; Markus Tacke, consejero delegado de Siemens Gamesa Renewable Energy; y el doctor Gerhard Schmitz, de la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH), ante la instalación.

Añadir un comentario
Miguel
Este sistema podría ser bueno para calefacción centralizada, más que para producir electricidad, o tal vez una hibridación; electricidad + calor en las ciudades. Ahora solo falta que den visibilidad sobre los costes.