almacenamiento

El mercado de almacenamiento de energía en Europa se contrajo en 2019 un 30%

0
El año pasado se desplegó 1GWh de almacenamiento de energía en toda Europa, lo que supone una "importante desaceleración" en comparación con el año anterior, en el que se instalaron más de 1,4GWh, según se recoge en el último Monitor del Mercado Europeo de Almacenamiento de Energía (EMMES), publicado por La Asociación Europea de Almacenamiento de Energía (EASE). Para 2020, la asociación prevé que el mercado se recuperará.

El mercado de almacenamiento de energía en Europa se contrajo en 2019 un 30%

El informe – European Market Monitor for Energy Storage–, publicado el pasado lunes 23 de marzo, muestra que la dinámica del mercado de almacenamiento de energía en el continente europeo es compleja. Según la publicación especializada Energy Storage, "más que en el almacenamiento ´a granel´ y el envío de energía desde las baterías, la principal forma de remuneración del almacenamiento a gran escala se encuentra en la prestación de servicios de regulación de frecuencias y otros servicios auxiliares a los operadores de redes.  Pero este segmento, en el que los sistemas de baterías están conectados directamente a la red, se ha desacelerado en los principales mercados europeos (Alemania y Reino Unido).

Jochen Schwill, CEO de Next Kraftwerke –un agregador que participa en esos mercados– dijo en un encuentro reciente sobre almacenamiento de energía celebrado en Londres que los precios de almacenamiento semanal pagados en Alemania se han reducido a la mitad, mientras que no hay mercado para el almacenamiento de mayor duración. En concreto, el precio ha caído de 16 euros por MW/hora en 2015 a 6 euros por MW/hora actualmente.

Parte de la explicación se encuentra, según la misma fuente, en que mercado europeo de FCR está ahora interconectado, con seis países involucrados –Alemania, Francia, Austria, Bélgica, los Países Bajos y Suiza– y un séptimo que se unirá pronto:  Dinamarca. Esta ha permitido mejorar la eficiencia con la que las baterías pueden equilibrar rápidamente la oferta y la demanda de electricidad en todo el continente y ha propiciado que los precios hayan ido bajando.


Nuevos horizontes
La función de control de frecuencias no es, sin embargo, lo único que pueden hacer las baterías. De hecho, según otra experta en almacenamiento de energía, Corentin Baschet, de la compañía Clean Horizon, se van a abrir muchas nuevas oportunidades, como los mercados secundarios de reserva en Francia, o para el almacenamiento como mecanismo de equilibrio en el mercado diario e intradiario. En Reino Unido, dijo Baschet, esto ya se está haciendo, y "es cuestión de tiempo que se empiece a hacer lo mismo en el resto de Europa".

Otro punto destacado en el informe EMMES, elaborado conjuntamente por EASE y Delta-EE, es que los responsables políticos europeos se han dando cuenta de que el almacenamiento de energía puede aportar valor a una red de descarbonización rápida. Valeska Gottke, de la Asociación Alemana de Almacenamiento de Energía (BVES), escribía en un reciente blog que el almacenamiento de energía debe convertirse en el "cuarto pilar de la transición energética".

Estos son algunos de los datos más destacados recogidos en el informe EMMES:


• El mercado europeo de almacenamiento de energía se contrajo en 2019 a 1 GWh, con una base instalada acumulada de 3,4 GWh en todos los segmentos.

• En 2019, los saturados mercados FCR en el Reino Unido y Alemania ralentizaron el crecimiento en el segmento de ´Front of Meter´.

• En el segmento de Comercio e Industria (C&I) experimentó una pequeña contracción en los principales mercados (Alemania y  Reino Unido).
La incertidumbre regulatoria y los largos períodos de recuperación de la inversión están obstaculizando el crecimiento.

• En el segmento residencial continúa creciendo de manera constante, impulsado por el crecimiento en Alemania, que representó el 76% del mercado anual en 2019.



EASE cree que los datos serán mejores en 2020 y que el futuro del almacenamiento de energía está garantizado, a medida que avanza la transición energética. La asociación señala que los reguladores y los operadores de la red eléctrica reconocen cada vez más el valor que el almacenamiento añade a los sistemas eléctricos. Los consumidores, tanto en el segmento residencial como en el de C&I, también muestran un creciente interés en el almacenamiento a medida que los costos de la tecnología disminuyen. Y la industria del almacenamiento sigue innovando en torno a productos y propuestas.


Además, el paquete de Energía Limpia de la UE ya está abriendo puertas para el almacenamiento, y este proceso sólo se acelerará en los próximos años a medida que se estabilicen las regulaciones.

Nota de la redacción: El informe EMMES 2019 se elaboró antes de conocer el posible impacto que puede tener en el sector la actual situación debido al COVID-19.









Añadir un comentario