ahorro

Las baterías de almacenamiento costarán casi un 70% menos dentro de poco más de una década

0
El almacenamiento de energía en baterías es una de las llaves de la transición hacia un sistema sostenible de energía. Pues bien, según un informe presentado hoy por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el coste de las baterías para aplicaciones estacionarias podría disminuir un 66% de aquí a 2030, disparando la instalación de estos dispositivos y abriendo una serie de nuevas oportunidades comerciales y económicas.
Las baterías de almacenamiento costarán casi un 70% menos dentro de poco más de una década

"Electricity Storage and Renewables: Costs and Markets to 2030" ha sido presentando hoy en Tokio por el director general de la IRENA, Adnan Z. Amin, y pone también de relieve que la capacidad de almacenamiento global podría triplicarse si los países duplican la proporción de energías renovables en el mix eléctrico.



"A medida que la tecnología de almacenamiento mejora y los precios disminuyen, tanto las aplicaciones distribuidas a escala industrial como a pequeña escala podrían crecer de manera drástica, acelerando el despliegue de energía renovable", destacó Adnan Z. Amin en la presentación del estudio . "Este entorno dinámico de energía y con bajas emisiones de carbono resulta crucial para la tecnología de almacenamiento", añadió.



Mercado más que prometedor

IRENA indica que aunque los sistemas de bombeo hidráulico dominan actualmente el almacenamiento de energía –representan el 96% de almacenamiento de electricidad a nivel mundial– las economías de escala y los avances tecnológicos apoyarán el desarrollo acelerado y la adopción de tecnologías alternativas de almacenamiento, como las que ofrecen las baterías de iones de litio (Li-ion) y las de flujo.



Además, el desarrollo de este mercado puede conducir directamente a la descarbonización rápida en otros segmentos claves en el uso de energía, caso del sector del transporte, donde la viabilidad del almacenamiento en baterías está mejorando rápidamente. Según indica IRENA, a finales de 2016, el coste de las baterías de iones de litio en el sector del transporte era ya un 73% inferior al de 2010. Y en Alemania, los sistemas de baterías de iones de litio a pequeña escala también han visto caer sus costes un 60% entre el cuarto trimestre de 2014 y el segundo trimestre de 2017.



"El crecimiento del uso de baterías de iones de litio en vehículos eléctricos y en todo el sector del transporte a lo largo de los próximos 10 a 15 años es una sinergia importante que ayudará a reducir los costes de las baterías para aplicaciones de almacenamiento estacionario", destacó en la presentación Dolf Gielen, director de IRENA Innovation y uno de los autores del informe. "La tendencia hacia la movilidad eléctrica también abrirá oportunidades para que estos vehículos proporcionen servicios a la red, ayudando a crear un círculo virtuoso de energía renovable y almacenamiento".

"La tecnología de almacenamiento brindará flexibilidad a la red y al desarrollo de aplicaciones solares a pequeña escala en los mercados donde las tarifas de electricidad comercial y residencial son altas, y la retribución de la red está disminuyendo", agregó Gielen.



Mayor duración

Los avances tecnológicos permitirán, asimimso, que para el año 2030 la vida útil de las baterías de iones de litio pueda haber aumentado en aproximadamente el 50%, mientras que el número de ciclos completos posiblemente podría aumentar hasta en un 90%. 

Otras tecnologías de almacenamiento en baterías también ofrecen un gran potencial de reducción de costes.

Las de "sodio de azufre" de alta temperatura podrían ver disminuir sus costos hasta en un 60%, mientras que el costo total de las baterías de flujo podría caer en dos tercios para 2030. Estas últimas baterías, aunque están sujetos a mayores costos iniciales comparados con otras tecnologías , suelen superar los 10.000 ciclos completos, equilibrando su mayor coste inicial con muy altos rendimientos.


Añadir un comentario