biocarburantes

“Hay que avanzar en la introducción de los biocarburantes en la aviación y la navegación marítima”

0
Alvaro Mitjans, director de marketing y ventas de Campa Iberia, principal fabricante de biodiésel en España, es el nuevo presidente de la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA). En sus primeras declaraciones ha señalado que para alcanzar los objetivos de descarbonización hay que “incrementar el peso de los biocarburantes en el transporte por carretera y avanzar en su introducción en los sectores de la aviación y la navegación marítima”.
“Hay que avanzar en la introducción de los biocarburantes en la aviación y la navegación marítima”
Alvaro Mitjans, nuevo presidente de APPA Biocarburantes elegido en su última asamblea

La Asamblea General de APPA Biocarburantes ha elegido a Álvaro Mitjans como nuevo presidente de la sección para los próximos cuatro años, sucediendo en el cargo a Óscar García, que según la nota de prensa de APPA “agotó el mandato máximo de ocho años fijado en los estatutos de la asociación”. Ocho años en los que, a pesar del freno en producción, aportación al PIB y empleos que supuso 2019, el sector superó una grave crisis con cierre definitivo de decenas de plantas.  

Algunas de las plantas que aguantaron fueron las de la empresa de Álvaro Mitjans, Campa Iberia, filial de la multinacional singapurense del aceite de palma Musim Mas, que hace diez años formaban parte de otras compañías ya disueltas. Mitjans es director de marketing y ventas en Campa, que opera tres plantas de biodiésel en Castellón, Ferrol y Cartagena (Región de Murcia) y una cuarta en Italia, según la información del proyecto Horizonte 2020 Converge en el que participa.

El nuevo presidente de APPA Biocarburantes considera que “como productores de biocarburantes en España queremos seguir contribuyendo decisivamente durante esta próxima década al cumplimiento de los crecientes objetivos de descarbonización y penetración de las energías renovables, incrementando el peso de los biocarburantes en el transporte por carretera y avanzando en su introducción en los sectores de la aviación y la navegación marítima”.

Retos: biocarburantes avanzados, importaciones y biodiésel/hidrobiodiésel de aceite de palma
Otro de los retos que debe afrontar Álvaro Mitjans al frente de APPA Biocarburantes es el paso definitivo a los biocarburantes avanzados, de los cuales España no cuenta con ninguna planta, aunque sí produce, biodiésel principalmente, a partir de materias primas residuales, como los aceites de cocina usados. También están la sempiterna guerra de aranceles con el biodiésel de Argentina, Indonesia y Malasia y el bioetanol de Estados Unidos y, puede, de Mercosur, y la eliminación gradual del biodiésel del aceite de palma.

La Comisión Europea estableció un calendario para que a partir de 2030 el biodiésel de aceite de palma deje de considerarse renovable. Aunque ha disminuido su consumo en España, donde dicho aceite llegó a representar el 72,4 por ciento de todas las materias primas para fabricar biodiésel, en la actualidad sigue representando, bajo diversas presentaciones, el 24 por ciento. El problema está en el hidrobiodiésel, que depende al noventa por ciento de esta materia prima que se importa de Indonesia y Malasia principalmente.

Los ecologistas mantienen su oposición al biodiésel de soja
Por delante del aceite de palma para producir biodiésel están el aceite de cocina usado (36,33 por ciento) y el de soja (27,3), una materia prima esta última que sigue siendo muy cuestionada desde el movimiento ecologista. Ayer Ecologistas en Acción presentó también su página web Los rostros de la soja, en la que denuncia “las huellas en el clima, la biodiversidad, el funcionamiento ecológico, el bienestar social y los derechos humanos que deja su cultivo en los países de origen”.  

Aunque Ecologistas en Acción reconoce que es la fabricación de piensos para ganadería industrial la que consume la mayor parte (87 por ciento) de la soja importada por la Unión Europea, y desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina afirman que no se cultiva para producir biocarburantes, sino que es un subproducto de su procesamiento, consideran que “el ciclo de producción y consumo del biodiésel de aceite de soja produce dos veces más emisiones de gases de efecto invernadero que el diésel fósil”.   

Añadir un comentario