biocarburantes

Los biocarburantes no cumplen con el objetivo de incorporación al transporte y bajan su aportación al PIB

0
En 2019, el objetivo obligatorio de incorporación de biocarburantes en gasolinas y gasóleos para el transporte estaba fijado en el siete por ciento, pero se quedó en el 6,75 por ciento. Por otro lado, en el mismo año, y tras una subida constante desde 2014, el biodiésel y el bioetanol disminuyeron un 3,8 por ciento su aportación al producto interior bruto (PIB). Son las dos conclusiones principales que se extraen del último Estudio del impacto macroeconómico de las energías renovables en España de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA). 
Los biocarburantes no cumplen con el objetivo de incorporación al transporte y bajan su aportación al PIB
Desde 2013 los biocarburantes no bajaban su contribución al PIB con respecto al año anterior

El descenso de ventas de vehículos diésel en 2019 a niveles de 1994. La eliminación en 2018 de los derechos antidumping que se aplicaban al biodiésel argentino e indonesio que entraba en la Unión Europea (UE). La puesta en marcha en 2019 del doble cómputo de algunos biocarburantes. Todas estas razones aparecen como las causantes de la caída de la aportación del biodiésel y el bioetanol al PIB.

Todo lo malo que le ocurra al biodiésel repercute de manera muy importante en el mercado de los biocarburantes en general, ya que sigue siendo el que más se produce y se consume en nuestro país. Por este motivo, aunque el bioetanol sí que experimentó un importante crecimiento de su aportación al PIB en 2019 con respecto a 2018, un 13,6 por ciento, el descenso de un siete por ciento de la contribución del biodiésel ha provocado que la disminución general fuera del 3,8 por ciento, cuando en 2018 creció un 7,7 por ciento y en 2017 un 27,5.  

Los datos están extraídos del último Estudio del impacto macroeconómico de las energías renovables en España de APPA, donde se explica que “la menor aportación al PIB del subsector del biodiésel en 2019 es consecuencia fundamentalmente de la caída de la producción (-8,6 por ciento), que quiebra la tendencia creciente observada estos últimos años. Este descenso es resultado de la disminución tanto de las exportaciones (-15,5 por ciento) como de las ventas de la industria española en el mercado nacional (-11,3 por ciento)”.

Entran por primera vez el biopropano y el biometanol
En cuanto al bioetanol, añaden que la subida “es consecuencia del aumento de la producción (+5 por ciento), que alcanzó un nuevo nivel récord, así como del incremento del precio internacional medio de este biocarburante con respecto al año anterior (+24,8 por ciento en euros)”. Advierten que la mayor producción “solo fue posible por la subida de las exportaciones (+22,3 por ciento), que alcanzaron en 2019 un nuevo récord, ya que las ventas de la industria española en su mercado doméstico disminuyen un 11,2 por ciento”.

El consumo total de biocarburantes en España en 2019 solo se incremento un 0,5 por ciento: 1.983.914 toneladas frente a las 1.973.190 toneladas de 2018. APPA lo achaca a la puesta en marcha en 2019 del doble cómputo de algunos biocarburantes. El incremento se debió al hidrobiodiésel (+25.564 toneladas) y al biodiésel (+16.888), porque el de bioetanol se redujo en 37.650. Añaden que en 2019 se contabilizaron por primera vez pequeños consumos de biopropano (4.052 toneladas) y biometanol (1.870).

Menos cuota, menos PIB y menos empleos
Todas estas cifras llevan a que en 2019 no se cumpliera con el objetivo global obligatorio de incorporación de biodiésel y bioetanol en gasóleos y gasolinas, ya que tenía que haber alcanzado el siete por ciento y se quedó en el 6,75. Aparte de no cumplir con este objetivo y bajar la aportación al PIB, el número total de empleos directos e indirectos generados por el sector en España en 2019 fue de 4.421, 62 menos que en 2018.

El peor golpe se lo llevó el biodiésel. Los productores españoles vieron reducirse en 2019 tanto sus ventas en España como su cuota del mercado nacional, que descendió por cuarto año consecutivo. “La decisión de la UE de eliminar en 2018 los derechos antidumping que se aplicaban al biodiésel argentino e indonesio, junto con el aumento de las importaciones procedentes de Malasia y China, contribuyó a que las ventas totales de biodiésel importado en España se incrementaran en el conjunto del año en un 13,3 por ciento con respecto al ejercicio anterior”, señala el estudio.

La producción de las diecinueve plantas españolas de biodiésel en 2019 se situó en 1.614.646 toneladas, un 8,6 por ciento menos que en 2018, lo que redujo el ratio de utilización de la capacidad instalada (3,17 millones de toneladas) hasta el 51 por ciento, frente al 56% del año anterior.

Plantas de biotanol produciendo por encima de su capacidad
En el caso del bioetanol, a pesar de disminuir las ventas, la cuota en España de la industria nacional de bioetanol aumentó en 2019 hasta el 95,6 por ciento, el mayor nivel alcanzado en los últimos años, gracias a la gran caída experimentada por las importaciones (-85,4 por ciento). Esto contrasta con el incremento de las importaciones para la toda la UE, que entre 2017 y 2019 pasaron de 87.600 a 536.000 toneladas, un 512 por ciento.

Por último el trabajo de APPA señala que “la producción de las cuatro plantas de bioetanol existentes en España alcanzó en 2019 la cifra récord histórica de 433.136 toneladas gracias al crecimiento de las exportaciones. Ello permitió elevar el ratio de operación del sector sobre la capacidad instalada (383.009 toneladas) hasta el 113 por ciento, frente al 108 alcanzado el año anterior.

Añadir un comentario