solar térmica

¿Y si añadiéramos solar térmica a las redes de calor?

1
Tres de cada cuatro redes de calor en España utilizan biomasa, según datos de la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (Adhac). ¿Pero qué pasaría si la solar térmica, con sus nuevos desarrollos, entrase a formar parte de las redes de calor? La eficiencia de algunos de estos sistemas es tal que en zonas de la mitad sur peninsular podría aportar hasta el 70% de las necesidades térmicas de las redes, y seguir utilizando biomasa como respaldo.
¿Y si añadiéramos solar térmica a las redes de calor?
Sistema de Captación Solar Térmica Amplificada (SCPA)

La filosofía aplicada en las actuales redes térmicas pasa, sin ningún género de duda, por la biomasa. Los datos de Adhac o del Observatorio Nacional de las Calderas de Biomasa (ONCB), así lo confirman. Y están creciendo en toda España, sobre todo en Cataluña. Pero en un momento en el que la descarbonización y la lucha contra la contaminación marcan todas las agendas, la biomasa no se libra de críticas, sobre todo en el interior de núcleos urbanos.

Por eso surgen voces que plantean un uso combinado de energía solar térmica y biomasa para el abastecimiento de las redes de calor. Teniendo en cuenta que los nuevos sistemas de captación solar consiguen rendimientos mucho mayores que los clásicos captadores planos, o incluso que los tubos de vacío. Y teniendo en cuenta también el potencial de insolación en muchas zonas de España, parece un lujo no aprovechar esta energía.

Joan Cusidó, especialista en ingeniería de procesos en el sector petroquímico, ha desarrollado el Sistema de Captación Solar Térmica Amplificada (SCPA), capaz de obtener temperaturas próximas a 100ºC para la obtención de calefacción y agua caliente sanitaria. “La aportación solar de un sistema de este tipo para abastecer las necesidades térmicas de las redes en cuanto a calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria estaría próxima al 70% –explica Cusidó–. El aporte energético restante como respaldo, podría ser biomasa o gas natural, reduciendo sustancialmente los costes energéticos, al utilizar el sol como energía”.

“La reducción de los costes y los vertidos a la atmósfera derivados de la energía térmica sería de suma importancia, al incidir sobre las miles de instalaciones existentes como centros hospitalarios, grandes superficies comerciales, naves industriales, lácteas, conserveras, embotelladoras, cerveceras, etc. Su instalación se amortizaría en pocos años, beneficiaría a la economía y al medio ambiente de nuestro país, y se podría empezar a hacer ya porque disponemos de la tecnología apropiada”, añade Cusidó.  


Producción de agua caliente (comparativo). Fuente: Joan Cusidó

Producción de agua caliente. Joan Cusidó

 

Rendimiento térmico de los captadores existentes en el mercado. Fuente: Joan Cusidó

Rendimiento térmico de los captadores. Joan Cusidó

Añadir un comentario
Miguel
Pues si, lo lógico es un sistema mixto biomasa más térmica solar en una red de calor. En lugar de obligar a poner paneles térmicos en cada vivienda, este sistema sería mucho más eficiente, económico, modular y fácil de mantener. La normativa actual debería modificarse para no obligar a cada edificio a solucionar el problema de forma individual, sino colectiva. Las soluciones individuales se ha demostrado durante muchos años que acaba siendo foco de problemas y muy costosa económicamente hablando, que hace que acaban siendo desactivados.