biomasa

Las redes de calor con biomasa se duplicarán en tres años

1
A la espera de conocer el nuevo informe anual de la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (Adhac), en las páginas del especial de Bioenergía del número de septiembre de Energís Renovables hacemos referencia a las conclusiones del último: tres de cada cuatro redes de climatización en España utilizan biomasa. 273 sobre el total de 391 redes localizadas (las censadas son 352). Los datos los casamos con los del Observatorio Nacional de las Calderas de Biomasa (ONCB) y los dos confirman el primer puesto de la bioenergía y unas previsiones de duplicar el número de redes de aquí a 2020.
Las redes de calor con biomasa se duplicarán en tres años

Según el censo de Adhac, las redes de calor con biomasa tienen una extensión de 599 kilómetros, están conectadas a 4.400 edificios y suponen un ahorro anual de emisiones de 224.000 toneladas de dióxido de carbono. El 91% de las redes suministra únicamente calor, un 8% calor y frío, y un 1% solo frío. Por otro lado, existe un empate técnico entre la redes de titularidad pública y privada (48% en ambos casos), con un 4% de titularidad mixta. En número de clientes, sobre todo, pero también en potencia domina el sector terciario (67%), seguido del doméstico (24%) y del industrial (9%). Vuelve a liderar la lista de comunidades autónomas Cataluña, tanto en número (118) como en potencia (442 megavatios). En número le siguen Castilla y León (56) y Navarra (31); y en potencia, Madrid (332 MW) y Navarra (143 MW).

En general, los números de instalaciones con biomasa difieren de los presentados por el ONCB, gestionado por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), tanto en Expobiomasa 2017 como en la revista Bioenergy International. En esta publicación, en junio del pasado año contabilizaban 227 y estimaban cerrar 2017 con 302. En Expobiomasa esta estimación para finales de 2017 subió a 362 redes. Durante la presentación del censo de Adhac, el pasado mes de octubre, se habló también de las dificultades para conseguir los datos. Según la asociación hay falta de información en determinadas administraciones, opacidad de los explotadores, con datos incompletos, información escasa de otras asociaciones e, incluso, negativas explicitas de determinadas empresas.

Guadalajara tendrá en dos años su red de calor
La red de calor con biomasa de la ciudad de Guadalajara avanza a paso ligero. Está previsto que sus calderas, que suman 28 megavatios, estén operativas en un año y la red, que suministrará energía térmica para agua caliente y calefacción al menos a 6.000 viviendas, además de edificios públicos y no residenciales, esté lista en dos años. El pasado mes de mayo, Recursos de la Biomasa (Rebi), promotora del proyecto, lo presentó en sociedad junto a representantes del Gobierno de Castilla–La Mancha. Dos meses después de la concesión de la licencia por parte del Ayuntamiento de Guadalajara. El proyecto conllevará también la construcción de una planta de astillado y almacenamiento en Alcolea del Pinar. La red de Guadalajara será una de las más grandes de España.

La demanda se cubrirá con una central de biomasa compuesta por cuatro calderas de siete megavatios cada una, que se abastecerán con 25.000 toneladas de astillas al año y cubrirán un consumo estimado de 100 millones de kilovatios hora anuales. Otro de los datos que ofreció Rebi fueron los de creación de empleo e inversión: “el mantenimiento y suministro de la infraestructura supondrá la creación de 60 empleos directos e indirectos y entre 18 y 20 millones de euros de proyecto consolidado”.

Impulsar el sector primario asociado al aprovechamiento con usos energéticos
También estimaron un tiempo de ejecución de entre nueve y doce meses para la central y de entre dos y dos años y medio para ejecutar la red. El Ayuntamiento de Guadalajara ha confirmado algo que ya recogía Energías Renovables en las primeras informaciones sobre la red: “su combustible serán restos vegetales resultantes de los tratamientos silvícolas que se emprenden en los bosques, lo que conlleva también una mayor limpieza de los mismos y la reducción, por tanto, del riesgo de incendios”. Para garantizar el abastecimiento, Rebi añade que “todo ello se mantendrá con una planta para el almacenamiento de astillado que se construirá en Garbajosa, una pedanía de Alcolea del Pinar (a 74 kilómetros de Guadalajara), a la que llegará la biomasa que se obtenga de los montes de la provincia”.

El vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha enmarcado la red de calor en la apuesta del Ejecutivo autonómico por “devolver a los montes la rentabilidad que tuvieron hace decenas de años”, ligándolo a la Estrategia de Biomasa Forestal de Castilla– La Mancha. Se “quiere impulsar el sector primario asociado al aprovechamiento con usos energéticos de la biomasa de nuestros montes, desarrollando una cadena de valor basada en la gestión sostenible asociada a la creación de empleo en las zonas rurales, y al mismo tiempo contribuir a la mitigación de los efectos del cambio climático”. Martínez Guijarro también se ha mostrado convencido de que el proyecto “va a ser reproducido en otros lugares de Castilla–La Mancha”.

Con la construcción de esta nueva red de calor con biomasa, Rebi se convierte en la empresa que gestiona un mayor número de las más importantes de España, al sumarse a las de Soria (una en la capital y otra en Ólvega) y Valladolid.

Eliminar el gasoil de los edificios de Alcalá de Henares
Uno de los proyectos más avanzados es el de la red de calor de Alcalá de Henares (Madrid), que “supone transformar el modelo energético de la ciudad de aquí a 20 años, eliminando el gasóleo de todos los edificios”, tal y como explica Teo López, director general de Alcalá District Heating, impulsora del proyecto, ligada a la empresa Desarrollos Energéticos Locales, que tiene en marcha otros seis proyectos de redes en la Comunidad de Madrid. La primera fase de la red de Alcalá llegará a la zona del Val y de los Nogales, un barrio con casi 3.000 viviendas, además de varios edificios públicos, como colegios, centros de mayores, bibliotecas o la ciudad deportiva, a la que también podría abastecer.

Aunque la intención es llegar a “12.000 viviendas y numerosas empresas” con una central de 100 MW. “De momento el objetivo es conseguir una red que se sustente con 30 MW de biomasa, otros 30 MW de gas y unos 14 MW de termosolar”. Uno de los principales esfuerzos durante estos meses ha sido compartir la iniciativa con los vecinos y el Ayuntamiento para resolver cualquier duda.

La biomasa provendrá en parte de la poda del arbolado y matorrales de la ciudad (unas 4.000 toneladas al año), pero necesitará importar más. López es consciente de la envergadura del proyecto: “en cuanto a la tecnología termosolar estamos limitados porque para instalar cuatro megavatios necesitamos una hectárea”. Y defiende la presencia del gas “para cubrir con garantías las puntas de demanda”.

La consolidación del proyecto está supeditada a las comunidades de vecinos y empresas que se sumen a la red y al apoyo logístico. Y a las medidas políticas que presten las administraciones. Aspectos básicos para que no ocurra como en Brunete (Madrid), donde el proyecto que presentó Apricot Ingeniería en junio de 2017 y que iba a ser pionero en el modelo de hibridación entre biomasa y solar térmica en una red de calor urbana, se ha quedado a la zaga del de Alcalá de Henares. Tanto Apricot Ingeniería como Alcalá District Heating están bajo el mismo grupo empresarial que Desarrollos Energéticos Locales, empresa que ha visto aprobadas siete iniciativas suyas dentro de los últimos Proyectos Clima (ver recuadro).
Más información: www.adhac.es / www.avebiom.org

Cuadro 1
Redes de calor, triunfadoras de los Proyectos Clima
La bionergía ha sido siempre protagonista en las adjudicaciones de los Proyectos Clima que anualmente hace el Ministerio de Medio Ambiente (ahora de Transición Ecológica). En la sexta convocatoria, celebrada en febrero de 2018, la bioenergía se llevó 37 de los 62 proyectos aprobados. Y entre ellos, las redes de calor fueron las grandes triunfadoras, con ocho proyectos en Madrid, más otros dos en Burgos y Valladolid. A los que habría que unir los que surjan de tres programas para desarrollar redes en toda España (Lavola Ecoterrae, Recurso de la Biomasa y Erasur) y de otro más (Geacam) en Castilla–La Mancha.

Entre los proyectos madrileños, siete se ubicarán en municipios de la comunidad con un sistema híbrido solar térmico/biomasa, además de otra red solo con biomasa en Rascafría. Las iniciativas de redes de calor con solar térmica y biomasa de Brunete y Alcalá de Henares ya se conocían. A ellas se unieron una más en el sureste de la capital y cuatro repartidas entre Móstoles, Fuenlabrada, San Sebastián de los Reyes y Guadarrama.
 
El objetivo de los Proyectos Clima es reducir emisiones en sectores como la agricultura, el transporte, el sector residencial, residuos y gases fluorados, así como en pequeñas industrias no incluidas en el sistema europeo de comercio de derechos de emisión. El Fondo de Carbono (FES CO2) del Ministerio adquiere las reducciones verificadas que logren estos proyectos, contribuyendo así a su viabilidad financiera. Desarrollos Energéticos Locales acapara todas las redes de calor con solar térmica/biomasa de Madrid. Aunque en la de Brunete aparece Apricot Ingeniería, ambas forman parte del mismo grupo empresarial.

Cuadro 2
Los retos de las redes
El primero de los retos para las redes de calor, según Adhac, es “continuar incorporando las redes de climatización como la alternativa tecnológica más eficiente y presentarlas como una alternativa eficiente en los Ayuntamientos españoles”.

Otros retos tienen que ver con la incorporación de estas instalaciones como “elemento clave de la economía circular” y se plantean “incrementar la participación en nuevos proyectos tecnológicos, catalogar las oportunidades de desarrollo de nuevas redes a nivel nacional y regional en los próximos años, la participación de los socios en los estudios de viabilidad identificados y en centrales de compras de la Administración y colaborar en el desarrollo de iniciativas tecnológicas prioritarias para el sector de la eficiencia energética”.

Cuadro 3
Contestación social
La provincia de León se ha convertido en el último año en epicentro de las protestas vecinales y ecologistas contra proyectos ligados a la biomasa. Por un lado está la central eléctrica de Forestalia en Cubillos del Sil y por otro la red de calor en Ponferrada, ambas ubicadas en la comarca de El Bierzo. A veces nacen de la confusión creada por administraciones y empresas en torno a estas iniciativas y a la falta de información y participación de la ciudadanía. Algo de esto ocurre con la red de calor planteada para la propia capital, con los vecinos reclamando aún conocer el desarrollo del proyecto, que lleva dando tumbos desde hace años. Pero también están los temores y alarmismos sobe la contaminación que ocasionan las plantas de biomasa, en especial en entornos urbanos ya muy alterados por la polución.

Por estos motivos, tanto Forestalia en el caso de Cubillos del Sil como el Ayuntamiento de Ponferrada han tratado de abrir las puertas y escuchar y debatir sobre las quejas y demandas vecinales y ecologistas. En el caso de la red de calor de Ponferrada, La principal objeción es que no quieren que se instale la central al lado de sus casas. Afirman que “hay suelo industrial suficiente para este tipo ‘de industrias’ alejadas de la idea de cualquier dotación de servicio público como se pretende justificar”. Una de las propuestas realizadas por el consistorio ha sido la de ir a visitar otras redes ya en funcionamiento, como la de Valladolid.
En todo caso, se hace evidente una vez más que el éxito de cualquier proyecto de este tipo pasa por un dialogo abierto que tenga en cuenta la opinión de los ciudadanos.

Cuadro 4
Avances año tras año
2016

- 330 Redes Localizadas, 306 Censadas
- > 4.000 edificios
- > 550 km de Redes
- Ahorro: 180.000 Tn CO2 al año
- MW: Calor Instalados 893,0 (73%)
- MW: Frío Instalados 325,9 (27%)
- Redes que emplean renovables en su mix energético: 77,7%

2017

-390 Redes Localizadas, 352 Censadas
- > 4.400 edificios
- > 580 km de Redes
- Ahorro: 224.000 Tn CO2 al año
- MW: Calor Instalados 941,2 (74%)
- MW: Frío Instalados 339,2 (26%)
- Redes que emplean renovables en su mix energético: 80%

Descargar la revista en PDF

Añadir un comentario
Miguel
No conozco a fondo la red de calor de Guadalajara, pero \"a bote pronto\", cumple las condiciones casi idóneas: Ciudad pequeña, en entorno rural, provincia grande semi-despoblada con mucha masa forestal. Aunque me parece poco ambicioso el proyecto, a pesar de que pasase a ser la red de calor más grande de España. Me parece escaso que sólo contemple 6.000 viviendas/ampliable a 12.000. Eso sí, si el proyecto es lo suficiente modular como para ampliaciones futuras, retiro lo dicho. De lo que no se tienen que olvidar es que la central debe estar suficientemente alejada de la población y proveer buenos filtros para evitar problemas de contaminación.