piet holtrop

Ida y vuelta al Sol, en una hoja de papel

0
Ida y vuelta al Sol, en una hoja de papel

El 23 de septiembre se publicó un artículo en la revista científica Nature, con el título: ‘The hysteresis of the Antarctic Ice Sheet’, que enfatiza la importancia de no entender el cambio climático como algo lineal, sino como un fenómeno exponencial.

Histéresis es una circunstancia que permite dos situaciones diferentes con los mismos hechos, en función de la dirección de dónde vienes. Un interruptor termostático funciona en histéresis: cuando llega desde el frío a la temperatura indicada más elevada se enciende, pero no se apaga enseguida cuando la supera. Tiene un rango de temperatura, una especie de inercia, porque si no la tuviera, se estaría apagando y encendiendo continuamente. El termostato se apaga cuando llega a una temperatura más elevada de la indicada.

El deshielo de la Antártida funciona también en histéresis, se desarrolla de forma exponencial a partir de una temperatura límite, pero no se da la inversa si en este momento recuperáramos la temperatura inicial. Es decir, para que vuelva el hielo, una vez que se ha perdido el 70%, no basta con volver a la temperatura de hoy.

La personas tenemos tendencia a pensar de forma lineal, la pandemia que estamos viviendo en la actualidad es un buen ejemplo de ello, la reproducción exponencial del virus es difícil de captar para la mayoría de las personas.

Encontré un buen ejemplo para explicar gráficamente una función exponencial en el mismo periódico donde encontré una referencia al citado artículo de Nature: Si empezamos a doblar una hoja de papel A4 de 80 gramos (el típico papel que utilizamos en las impresoras), ¿qué grosor es capaz de alcanzar? En la práctica nadie puede doblar esta hoja más de 8 veces. Pero si nos tomamos una licencia matemática para abstraernos un poco de la realidad –al fin y al cabo la matemática es la única ciencia puramente mental–, bastaría doblar esta hoja 50 veces –que no es un número muy elevado para la percepción de la mayoría de los adultos–, para alcanzar un grosor que supera la distancia entre la Tierra y el Sol.

Y si la doblamos sólo una vez más, estaremos de vuelta a la Tierra con esta misma hoja de papel A4, y eso es exponencial. Con el último paso igualar todos los anteriores.

Tengo entendido que lo que nos toca entonces es hacer un esfuerzo mucho más pronunciado para mitigar el cambio de temperatura de la Tierra.

Estos últimos meses hemos visto una vorágine de nueva regulación para poner en marcha esta mitigación, y lo aplaudo. Ya lo estaba aplaudiendo en enero de este año, antes de la crisis Covid, en mi artículo ‘Un elefante con alas’, en este mismo espacio. Hablaba del cambio de paradigma en el sistema energético, y similitudes con procesos evolucionarios.

Pues aquí puedo revindicar parte de los conceptos comentados, y añadirles alguno nuevo, que encontré el otro día en un libro sobre identidad, de Kwame Anthony Appiah, ‘The lies that bind’, las mentiras que nos unen. Usa el concepto “Habitus” para expresar cómo nuestras costumbres, formas de hablar, de argumentar y de caminar definen nuestra identidad.

Creo que estamos todavía muy condicionados en nuestro sector por la travesía del desierto que hemos tenido que emprender por la mala gestión de los gobiernos españoles durante la última crisis. Cuando revisamos las normas que se van aprobando echo en falta más ambición, y menos actitud de “qué bien que las cosas están cambiando”. Tenemos que cambiar mucho más, y mucho más rápido, porque al contrario que el Covid, que sin duda superaremos en algún momento, la crisis climática no la superaremos si no sabemos no sólo parar, sino también revertir el calentamiento global.

Un buen inicio, aprovechando que la revista de este mes es el especial sobre autoconsumo, sería ampliar el límite de autoconsumo sin necesidad de solicitar punto de acceso y conexión, de 15 a 50 kW. El artículo 17 de la Directiva UE/2001/2018 habilita a los Estados Miembros de la Unión Europea para hacerlo, y si España, con una de las mejoras infraestructuras de integración de renovables en el sistema eléctrico del mundo no lo hace, ¿quién va a dar ese ejemplo? ¡Vamos!

Añadir un comentario