pep puig

Cumbre del Clima de Katowice: dos informes sobre energía

No todo está perdido, pero es muy urgente actuar

0
En el marco de la 24 Conferencia de las Partes firmantes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP24-UNFCCC), acaban de ver la luz dos importantes informes referentes a la energía: uno, relativo a los progresos en el cumplimiento de la reducción de emisiones, el Climate Change Performance Index 2019 (CCPI 2019) y otro, que modela el sistema energético europeo hacia un horizonte 100% renovable, el Global Energy System Based on 100% Renewable Energy: Energy Transition in Europe Across Power, Heat, Transport and Desalination Sectors (100%ETEU).
No todo está perdido, pero es muy urgente actuar
Apertura de la COP24 en Katowice (Polonia)

El CCPI es fruto del trabajo de Germanwatch, New Climate Institute y Climate Action Network International y se publica anualmente coincidiendo con las COP. El CCPI es una herramienta diseñada para mejorar la transparencia en las políticas climáticas internacionales. Su objetivo es ejercer presión política y social en aquellos países que, hasta ahora, no han tomado medidas ambiciosas en materia de protección del clima. También tiene como objetivo destacar los países con mejores prácticas políticas de clima. Sobre la base de criterios estandarizados, el índice evalúa y compara el esfuerzo de protección del clima de 60 países (incluida la UE globalmente), que en conjunto son responsables de más del 90% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI).

CCPI 2019
Veamos las principales conclusiones del CCPI 2019. Después de tres años consecutivos de emisiones de CO2 estables, las emisiones están aumentando de nuevo. El Índice de comportamiento ante el cambio climático 2019, publicado el pasado 10/12/2018 en la COP24 en Katowice, muestra que solo unos pocos países han comenzado a implementar estrategias para limitar el calentamiento global por debajo de 2 o incluso 1,5°C. Si bien hay un crecimiento y una competitividad continuos de las energías renovables, especialmente en los países que antes tenían una baja participación, el CCPI 2019 muestra una falta de voluntad política de la mayoría de los gobiernos para eliminar los combustibles fósiles con la velocidad necesaria. Por eso, en la mayoría de los países, la evaluación de la política climática realizada por expertos nacionales es significativamente más baja que en los últimos años.

Los tres primeros puestos del ranking CCPI 2019 permanecen vacíos, porque ninguno de los 56 países o la UE están claramente en una trayectoria muy por debajo de los 2°C en su comportamiento general. En total, el comportamiento de los países y el nivel de implementación no son lo suficientemente altos. Niklas Höhne del New Climate Institute, coautor el informe afirmó en la presentación que “hay puntos brillantes en todas las categorías, pero ningún país tiene un buen comportamiento en todas las categorías. Si todos los países siguieran a los líderes, se harían grandes pasos hacia el objetivo de no alcanzar los 2°C”.

Con clasificaciones buenas en emisiones y energías renovables, Suecia lidera nuevamente el ranking (Rango 4), seguido por Marruecos, que aumentó significativamente su participación en la capacidad de energía renovable y tiene un ambicioso objetivo climático nacional. India avanza al rango 11 como resultado de un mejor comportamiento en renovables, niveles comparativamente bajos de emisiones per cápita y un objetivo de mitigación relativamente ambicioso para 2030.

Alemania vuelve a caer, desde el lugar 22 al 27 y ahora está en el medio de los países de comportamiento medio. El país muestra un comportamiento relativamente bajo en la categoría de emisiones, las emisiones no han disminuido desde 2009. Tiene una calificación media con respecto a la energía renovable y la política climática. Jan Burck de Germanwatch y coautor del informe, explicó durante la presentación que “todavía faltan las decisiones sobre una eliminación gradual del carbón o una estrategia para desfosilizar el sector del transporte. Además, todavía no se ha implementado un esquema de fijación de precios de CO2 para garantizar la reducción de emisiones en todos los sectores. Esto lleva a una calificación de política nacional más baja en comparación con los últimos años. Pero el gobierno tiene la oportunidad de mejorar su calificación nuevamente con una fuerte ley de protección del clima el próximo año”.

China sube al rango 33, por primera vez en el grupo de los países con un comportamiento medio. Su comportamiento fue relativamente bueno con respecto a su tendencia de emisiones de 2014 a 2016, pero las emisiones comenzaron a aumentar de nuevo recientemente. La calificación general alta en la categoría de política climática refleja el progreso del gobierno en la regulación de las emisiones industriales, la construcción de emisiones y un exitoso plan de apoyo a las energías renovables.

En el grupo de países con una comportamiento bajo encontramos casi la mitad de los países del G20: Japón (49), Turquía (50), Federación de Rusia (52), Canadá (54), Australia (55), Corea (57). Y en la parte inferior del ranking, EEUU (59) y Arabia Saudita (60). EEUU volvió a perder varios lugares debido a su bajo o muy bajo comportamiento en emisiones de GEI, energía renovable y uso de energía. Los expertos de EEUU calificaron la política climática de la administración Trump muy baja, pero resaltan algunas señales positivas debido a la acción climática en varios Estados y ciudades y debido a que los demócratas prometen impulsar la política climática con su nueva mayoría en la Cámara de Representantes. Jan Burck, comentó: “Con base en los desarrollos tecno-económicos de los últimos años, difícilmente puede justificarse el retraso en la implementación de soluciones con bajas emisiones de carbono. Si bien la cumbre del G20 ha demostrado un fuerte apoyo de 19 países para apoyar el Acuerdo de París, la voluntad política de esos gobiernos de establecer los marcos e incentivos adecuados para su implementación nacional aún no se refleja en estas palabras”.

Por lo que se refiere a España, se observa que ocupa el lugar 35 del ranking (entre 60), con un comportamiento bajo, detrás de países como Bielorusia, Grecia, China y Argentina.

100%ETEU
El informe 100%ETEU es un estudio de simulación de la Transición Energética en Europa y forma parte del estudio Global Energy System based on 100% Renewable Energy, promovido por el Energy Watch Group (una red mundial independiente formada por científicos y parlamentarios, sin ánimo de lucro y sin afiliación política) y que ha sido cofinanciado por la Fundación Federal Alemana para el Medio Ambiente (DBU) y la Fundación Mercator.

Es el primer estudio de modelización científica de su clase que ha simulado una transición energética completa en Europa a través de los sectores de la energía, el calor, el transporte y la desalinización para el año 2050. El estudio se ha publicado después de aproximadamente cuatro años y medio de recopilación de datos y modelización técnica y financiera, e implicó la labor de investigación y análisis de un total de 14 científicos.

“Este informe confirma que la transición a una energía 100% renovable en todos los sectores es posible y que no es más costosa que el sistema energético actual”, dijo Hans-Josef Fell, ex parlamentario alemán y presidente del Energy Watch Group, durante la conferencia de prensa de la COP24. “Demuestra que Europa puede pasarse a un sistema energético de cero emisiones. Por lo tanto, los líderes europeos pueden y deben hacer mucho más por la protección del clima que lo que está hoy sobre la mesa”.

Los principales hallazgos clave del estudio 100% Renewable Energy Transition in Europe se detallan a continuación:

• La transición requerirá una electrificación masiva en todos los sectores que utilizan energía. La generación total superará entre cuatro y cinco veces la de 2015, y la electricidad representará más del 85% de la demanda de energía primaria en 2050. Al mismo tiempo, el consumo de combustibles fósiles y nuclear se eliminan por completo en todos los sectores.

• La generación de electricidad en el sistema energético 100% renovable consistirá en una combinación de fuentes de energía: solar fotovoltaica (62%), eólica (32%), hidroeléctrica (4%), bioenergía (2%) y geotérmica (< 1%).

• La energía eólica y solar representan el 94% del suministro total de electricidad para 2050, y aproximadamente el 85% del suministro de energía renovable provendrá de la generación descentralizada local y regional.

• La energía 100% renovable no es más cara: el coste nivelado de la energía para un sistema energético plenamente sostenible en Europa se mantiene estable, oscilando entre los 50-60 €/MWh a lo largo de la transición.

• Las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Europa disminuyen constantemente durante la transición, en todos los sectores, de aproximadamente 4.200 millones de toneladas equivalentes de CO2 en 2015 a cero en el año 2050.

• Un sistema de energía 100% renovable daría empleo a entre 3 y 3,5 millones de personas. Los aproximadamente 800.000 puestos de trabajo de la industria europea del carbón en 2015 se reducirán a cero de aquí a 2050 y se compensarán con más de 1,5 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector de las energías renovables.

Este pionero trabajo de modelización, ha sido desarrollado por la Universidad LUT (una puntera universidad finlandesa especializada en tecnología y economía), y calcula una combinación óptima de tecnologías basadas en fuentes de energía renovables disponibles localmente en el mundo, estructuradas en 145 regiones, y determina la vía de transición energética más rentable para el suministro de energía con una resolución horaria durante todo un año de referencia. El escenario de transición energética global se lleva a cabo en periodos de 5 años desde 2015 hasta 2050. Los resultados se agrupan en nueve grandes regiones del mundo: Europa, Eurasia, Oriente Medio y África del Norte, África subsahariana, ASACR (península de India), Asia nororiental, Asia sudoriental, América del Norte y América del Sur.

Lo que confirman ambos informes es que es muy urgente actuar para combatir de forma efectiva al cambio climático y que disponemos de los conocimientos y las tecnologías suficientes, para realizar la transición hacia el 100% renovable en Europa y que ésta es económica, social y ecológicamente ventajosa, para transformar radicalmente los sistemas energéticos sucios, ineficientes e  injustos que hemos heredado del pasado.

Y la barrera mas importante ya no es ni la disponibilidad técnica ni la viabilidad económica, sino la voluntad política.

• La transición a una energía 100% renovable podría realizarse incluso antes de 2050

Añadir un comentario