panorama

¿Publicidad engañosa?

Lo que oculta la factura "transparente" de las eléctricas

20
Iberdrola ha sacado la billetera y ha montado una campaña publicitaria multimedia cuyo lema clave es Tu factura de la luz no puede ser más transparente. Según las cuentas de la multinacional hispano-catarí (su principal accionista es el Fondo Soberano de Catar), solo 38 de cada 100 euros de los que pagamos en la factura de la luz retribuyen los kilovatios que consumimos y las líneas eléctricas por las que estos llegan a casa. ¿Los 62 euros restantes? "Costes ajenos al suministro eléctrico", dice la compañía. Endesa -la eléctrica antaño española, hoy controlada por la empresa pública italiana Enel- también ha montado una campaña publicitaria y también cuenta. A Endesa le salen 44 euros en kilovatios y líneas; 56, en costes ajenos. ¿Quién dice la verdad? ¿Mienten las dos?
Lo que oculta la factura "transparente" de las eléctricas

Decirle a un ciudadano español, a estas alturas de la película, que su factura de la luz no puede ser más transparente es ciertamente atrevido, o podría ser, simplemente, una muestra más de la vanidad del que dicen es el ejecutivo mejor pagado del sector, José Ignacio Sánchez Galán, el presidente de Iberdrola. La afirmación, en todo caso, no parecen compartirla muchos españoles. Al menos, si atendemos a la encuesta que hizo Facua-Consumidores en Acción hace apenas unos días, entre el 5 y el 27 de diciembre, sobre un universo de 2.194 personas. Según el estudio llevado a cabo por esta oenegé de defensa de los derechos de los consumidores, el 40% de los encuestados "ignora el significado de los conceptos que aparecen en la factura de su compañía eléctrica"; el 44,9% los conoce "solo en parte" y solo el 15% asegura entender completamente la factura.

"Estoy trabajando mucho"
El propio ministro de Industria, Energía y Turismo, el canario José Manuel Soria, declaraba en directo, en Televisión Española, hace apenas unos meses, lo siguiente: "estoy trabajando mucho con mi compañera Ana Mato, que no es solo ministra de Sanidad, sino también de Consumo, en un nuevo diseño de la factura de la luz para que cuando llegue el recibo uno no tenga que ser ingeniero industrial para entenderlo". Que un ministro de Energía reconozca lo que todo ciudadano sabe, es decir, que prácticamente hay que ser ingeniero industrial para entender una factura, es algo muy loable, si bien habrá que reconocer que quizá poco elegante para sus antecesores -ministros socialistas y populares-, que han sido, durante los últimos quince años, los autores -por acción u omisión- del embrollo. Aquellas declaraciones, en todo caso, quedaron en el limbo mediático, y nunca más se supo de la nueva factura del ministro Soria y la ministra de Consumo.

La transparencia de Galán
Al caso: Iberdrola asegura en su anuncio que la cuenta se desglosa así: "de los 51 euros de la factura mensual de un hogar medio -dice la compañía-, solo 19 euros (€) corresponden a la energía (kWh) consumida y a las líneas eléctricas por las que circula. El resto, 32 euros, son costes ajenos al suministro eléctrico". Pues bien, de esos 32 euros que no pagan ni kilovatios ni líneas, la multinacional hispano-catarí asegura que 15,7 son "cargas fiscales"; 9,7 se van en concepto de "subvenciones medioambientales"; y 6,6 a "subvenciones territoriales, ayudas sociales y otros" (no especifica más). Si expresamos el reparto en porcentajes (para comparar más fácilmente con Endesa), la cuenta de Iberdrola quedaría así: del total de la factura (imagine el lector una factura de 100 €), 38 pagarían kWh y líneas; 30 serían "cargas fiscales"; 19 irían a "subvenciones medioambientales"; y 13, al cajón de sastre: "subvenciones territoriales, ayudas sociales y otros".

De la confusión
Llegados aquí, son tantas las dudas que plantea la "transparencia" de Iberdrola que casi no sabe uno ni por dónde empezar. Planteemos solo una: ¿deducimos que Iberdrola, cuando dice "subvenciones medioambientales", se está refiriendo a las primas que reciben todas las tecnologías que están incluidas en el denominado régimen especial? ¿Incluye Iberdrola en las "subvenciones medioambientales" la prima que cobran las centrales de cogeneración que queman gas de refinería o fuel-gasóil? Porque en el régimen especial -en el que están la eólica y la fotovoltaica- también se encuentra la cogeneración. Y la prima del régimen especial la reciben tanto los parques eólicos como las centrales de cogeneración de gas. Conclusión: en la partida que Iberdrola denomina "subvenciones medioambientales", ¿incluye la empresa de Galán también esas primas, o solo computa las que reciben las energías renovables, esas que son primadas por su condición de fuentes no emisoras de CO2? ¿Transparencia?

Ahora, el turno de Endesa
Las cuentas de Endesa son otras. De cada 100 € que hoy paga un consumidor en su factura -asegura la empresa- solo 44 pagan el coste de producir la electricidad y llevarla hasta el cliente (Iberdrola cuenta 38). Los 56 euros restantes -62, según las cuentas de Iberdrola- dependen de decisiones gubernamentales. Y, de esos 56 -continúa Endesa-, 29 son impuestos, 18 irían a "subvenciones a las energías renovables" (o sea, que las renovables pesarían un 18% en el total de la factura, según Endesa); cinco euros (un 5% del total) irían a "compensación del déficit tarifario de años anteriores" (Iberdrola no menciona ese concepto en su anuncio); y cuatro euros, por fin, rellenarían la casilla "otros conceptos", según Endesa. Se podría decir que ambas empresas casi solo coinciden en el peso de la carga fiscal (29% para Endesa; 30 para Iberdrola) y las "subvenciones" a las renovables (18%, Endesa; 19, Iberdrola). Por cierto, las energías renovables primadas produjeron el 28,0% de la electricidad que consumió España en 2013, según Red Eléctrica de España (más aún: si sumamos la gran hidráulica, esa cuota se eleva hasta el 42,4%).

Por acción y por omisión
Tanto el anuncio de Iberdrola, como la campaña de Endesa, ocultan pues varios costes y/o los incluyen en el cajón de sastre de "otros conceptos". Endesa va más allá de la omisión y pasa además a la acción. Y lo hace mintiendo sin reparos cuando dice que las "subvenciones" a las energías renovables superaron en el año 2009 "los 6.000 millones de euros y ahora sobrepasan los 9.000 millones de euros anuales". En realidad, son dos las mentiras que contiene esa única frase. A saber: en 2009, las primas a las energías renovables ascendieron a 4.712 millones de euros, según la Comisión Nacional de Energía, o sea, que no superaron, ni mucho menos, los 6.000, tal y como dice Endesa (el dato de la CNE es perfectamente público). Además, este año no van a sobrepasar los 9.000 millones de euros ni de lejos. Según diversas estimaciones, podrían rondar los 7.000.

El cuento de la luz
Endesa va más allá del simple anuncio en prensa y ha montado todo un sitio en Internet para desglosar la factura. El mensaje clave de la compañía que preside Borja Prado es muy sencillo: "desde 2005, la facturación eléctrica media ha sufrido un incremento del 71%. Así, un cliente con una factura de 59 € en ese año -explica-, actualmente paga 100 €, pero sus conceptos no han crecido por igual". Endesa divide a continuación en dos grupos los conceptos: por una parte, sitúa (eso dice) lo que paga el consumidor por los kilovatios hora que consume y por el transporte y la distribución de electricidad; y, por otra, sitúa todos los demás conceptos en una especie de tótum revolútum. Pues bien, dada esa división, y dados los datos que maneja la hoy filial de Enel, el primer concepto (kilovatios, transporte y distribución) habría subido un 12% en el período 2005-2013, mientras que el segundo, costes regulados por el gobierno, se habría elevado en un 189%.

Lo que olvida Endesa
Lo que no menciona sin embargo Endesa es que la mayoría de los incrementos de los costes regulados -regulados por el gobierno- le benefician directamente a ella y a sus cuatro compañeras de Unesa. Por ejemplo: entre el año 2005 y el año 2012, el coste de la Distribución y gestión comercial se ha incrementado en un 43,4% (dato CNE-APPA), lo cual resulta sorprendente si tenemos en cuenta que en los últimos cinco años la demanda eléctrica ha bajado en España el 5,09% (por la crisis). Es más, este año que acaba de concluir (2013), la demanda, que ha vuelto a caer, se ha situado en niveles de 2005 (véase REE). Pues bien, a pesar de que, desde hace años, la demanda de kilovatios baja, baja y baja; a pesar de que, desde hace años, las distribuidoras distribuyen menos y menos y menos kilovatios, el concepto denominado Distribución se ha encarecido en un 43% desde 2005 y hasta hoy. Menos distribución, en fin, pero mucho más cara, por obra y gracia del gobierno, que regula ese coste.

La pregunta es... ¿quiénes son las distribuidoras?
Pues el 99,7% de la distribución eléctrica está en manos de cinco compañías: Endesa, Iberdrola, Hidrocantábrico (filial de la multinacional portuguesa EDP), Gas Natural Fenosa y E.On. Pues bien, en el período 2005-2012, y según datos extraídos de los dos últimos Estudios Macroeconómicos de APPA, el quinteto Unesa se ha embolsado por este concepto -Distribución- 36.060 millones de euros (M€). Todas las primas de todas las energías renovables de ese período -2005/2012- ascendieron a 26.898 M€. ¿Diferencia? Mientras que hoy el sistema distribuye lo mismo que en 2005 (distribuye lo mismo pero cobra por ello mucho más que entonces), hoy, el sistema genera (el dato es de 2012, último dato neto disponible) un 144% más de energía renovable que en 2005. Con el transporte pasa lo mismo: el sistema transporta menos kilovatios hoy que en 2008, pero su precio no ha cesado de crecer. Entre 2005 y 2012, un 57% (dato CNE-APPA). ¿Quién es el transportista único de la red? Red Eléctrica de España, la empresa que dirige José Folgado, el que fuera secretario de estado de Energía en el último gobierno de José María Aznar. 

¿Por qué la energía es más cara cada día?
Otro dato que no aparece en la publicidad de Iberdrola (ni en el portal de Endesa) es el coste de la cogeneración. En España, prácticamente todas las centrales de cogeneración que perciben prima generan electricidad quemando carbón, fuel-gasóil, gas de refinería y, sobre todo, gas natural. En este caso, los números son más llamativos. En 2008, había 6.060 MW de potencia instalada en cogeneración en España. Produjeron 21.188 GWh (gigavatios hora) y obtuvieron 741 millones de euros de prima equivalente. Pues bien, en 2012, había en España la misma potencia en cogeneración -6.060 MW- y había menos demanda -un 5,09% menos-, pero esas instalaciones produjeron 26.909 GWh (un 27% más) y obtuvieron 1.965 millones de euros (un 165% más). El coste de las extrapeninsulares -ayuda que se concede a los generadores en Canarias para que el precio del kilovatio sea idéntico al del resto de España- es otro de los que engordan la factura pero aparecen disfrazados, o sencillamente no aparecen, en las publicidades de Endesa e Iberdrola. Hay más información aquí, pero, para resumir, ese coste ha supuesto, desde 2008, unos 10.000 millones de euros. ¿Beneficiario casi único? Endesa (véase).

Los "otros conceptos"
Pero en la factura hay "otros conceptos" que no responden a fuentes de generación de kilovatios, pero sí encarecen el recibo. Entre ellos, destaca uno cuyo importe es menor (en miles de millones), pero cuya trascendencia es mayor, por su carácter profundamente delator: delata las incongruencias del legislador. Estamos hablando de la Interrumpibilidad, ese concepto según el cual el gobierno elige a determinadas empresas –grandes consumidoras de electricidad- y les paga una cierta cantidad -la que considera oportuno- por ponerse a disposición del operador del sistema eléctrico en caso de emergencia. Vamos, que esas empresas tienen que desconectar las máquinas si el operador les pide que interrumpan su producción para liberar esa electricidad y que el sistema pueda usarla como estime conveniente. El caso es que llevamos muchos años sin hacer uso de esa opción por un motivo muy concreto: la potencia instalada en España supera los 100 gigavatios y la demanda máxima de electricidad registrada en este país –la máxima de todos los tiempos– está en 45.450 MW (18.53 horas del 17 de diciembre del año 2007).

Un 100% más caro
O sea, que no hace falta interrumpir nada, porque resulta que el sistema eléctrico nacional tiene potencia de sobra para atender todas las demandas. Sin embargo, y aunque cada vez tenemos más potencia, y cada vez es menor la demanda... seguimos pagando Interrumpibilidad. ¿Cuánto? Pues, en 2012, un 105% más que en 2008. Hace cinco años, fueron 229 millones de euros; el año pasado, 470 (en 2013, la cantidad será superior aún). Otro de los conceptos digamos... incongruentes... es el de los pagos por capacidad, que aparecen recogidos ya en el artículo 16 de la Ley 54/1997. Estos pagos (802 M€ solo en 2012) retribuyen a ciertas instalaciones grosso modo para que estén en guardia -tengan potencia disponible- por si acaso hay puntas de demanda, todo lo cual parece lógico en tiempos de incremento de la demanda de electricidad, pero no tanto ahora. Pues bien, el gobierno ha incrementado este coste en un 57% entre 2008 y 2012. ¿Y quién ingresa ese dineral? En efecto, Unesa, o, para ser más exactos, las instalaciones que queman combustibles fósiles y que se supone pueden reaccionar rápidamente a una súbita subida de la demanda: carbón, gas...

Trescientos
Iberdrola presenta una factura -presume sin vergüenza- que no puede ser más transparente, una factura que, sin embargo, discrepa de la de Endesa, que, por otra parte, miente también sin vergüenza (6.000 millones de euros en renovables en 2009; 9.000 en 2013). La gran compañía eléctrica miente menos, en todo caso, que el ministro del ramo, que dijo el otro día en la Televisión Española que las renovables se iban a levantar este año -2013- diez mil millones de euros. Puestos a mentir, ¿y por qué no 12.000, ó 30.000? Pero si hay un número clave en este esperpento es el número trescientos. Tan sencillo como eso. 300 de los 323 diputados presentes en el Congreso el pasado 26 de junio paralizaron la propuesta que presentó ese día Izquierda Plural de hacer una auditoría energética. Lo hicieron por acción -195 noes- y por omisión -105 abstenciones-. Trescientos padres de la patria que no parecieron interesados en arrojar luz alguna sobre un embrollo -el sistema eléctrico nacional- que parió el Partido Popular en tiempos de Aznar y Rato, hace ya casi quince años, y que han ido amamantando los sucesivos gobiernos que desde entonces han sido. Embrollo que ha acabado en esperpento apenas unas horas después de alumbrada la nueva ley del sector eléctrico, que lo ha cambiado todo para no cambiar absolutamente nada de lo que había que cambiar. Trescientos sujetos, en fin, que hacen posible que la publicidad engañosa ocupe el lugar de la información y que la gran estafa nacional continúe lacerando la dignidad del pueblo español.

Las puertas giratorias
Dos apuntes para acabar. Uno: las cinco grandes compañías eléctricas que integran la patronal Unesa -Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, E.On y EDP- han declarado 7.638 millones de euros de beneficio neto en los nueve primeros meses del año. Ello significa que cada uno de los 273 días comprendidos entre ciertas dos fechas -el uno de enero y el treinta de septiembre del corriente-, Iberdrola y compañía se han embolsado 28 millones de euros. Cada día, 28 millones de euros de beneficio neto. Y dos: léase la nomenclatura. Felipe González (ahora en Gas Natural Fenosa), José María Aznar (ahora en Endesa), Elena Salgado (vinculada a Endesa desde abril de 2012, apenas cinco meses después de salir del gobierno); Ángel Acebes (Iberdrola); Pedro Solbes (Enel-Endesa); Ana Palacio (Hidroeléctrica del Cantábrico); Manuel Marín (expresidente del Congreso, Iberdrola); etcétera, etc. El 99,7% de la distribución de energía eléctrica en el mercado español, más del 95% de la generación en régimen ordinario (carbón, fuel, gas, nuclear, gran hidráulica) y el 72% de la comercialización de electricidad en el mercado español (dato CNE) están controlados por esas cinco compañías.

Añadir un comentario
Mª TERESA CLARAMUNT
Yo soy muy práctica. Me gustaría que "alguien independiente" publicara una lista de las compañías eléctricas, por comunidades, sus tarifas "reales" y un poco de su "historia imparcial". Así podría , tal vez, conseguir el sueño de mandar a defecar a las " de siempre"
bere
¡¡esto es de vergüenza!!
Olga Fernández
Además, si pongo un panel solar (con mi dinero) en la terraza de mi casa, debo pagar a esos chorizos un peaje energético.
Catarí que te ví
Si Catar es importante accionista de Iberdrola, ¡no quieran ustedes saber quienes son los accionistas de las magníficas energías renovables! Todos los conocemos: especuladores, tiburones financieros, primos hermanos de los reyes del ladrillo, que se han FORRADO con este negocio ¿O no?
Andrés Ramos
Tu sutil y jesuítico argumento, estimado Antonio Barrero, en nada "les quita la razón" a estas eléctricas a las que con tanta saña criticas: sean de "renovables" (también es renovable la gran hidráulica) o sea de cogenerariones u otras energías del "régimen especial" son PRIMAS (subvención, sobreprecio) AJENAS por completo a las compañias eléctricas y su actividad. Más de 9000 millonzacos en 2013
manuel marín
compañeros dejar la calculadora porque nunca sacareis nada en claro solo cabrearos, el beneficio del timo está muy repartido por el grupo de chorizos, dos pa ti dos pa mi,dos pa ti dos pa mi... hago una pregunta los residuos radiactivos llevados a los galos quien los paga mensualmente, y los que entierran en nuestros pueblos. Reinvindiquemos nuestra constitución (derecho a CASA-LUZ-AGUA y sobre todo al respeto como persona.
Antonio Barrero F.

Andrés, te sugiero encarecidamente leas con detenimiento el párrafo al que aludes. Estoy seguro de que una lectura menos apresurada disipará tu error (y/o la mentira que me imputas). Aquí simplemente puedo repetir lo que digo ahí arriba. A saber. Uno (1): yo no digo que este año las primas no vayan a superar los 9.000 millones "ni de lejos". Digo que este año las primas a las energías renovables no van a sobrepasar los 9.000 millones de euros ni de lejos. Lo digo ahí arriba y lo repito aquí. Dos (2): como muchos españoles (y muchos medios de comunicación, lamentablemente), confundes (o, mejor dicho, sospecho que confundes) las primas a las energías renovables con las primas del régimen especial, régimen en el que no solo hay tecnologías renovables, sino también instalaciones que queman gas de refinería o carbón (la diferencia está explicada ahí arriba). Tres (3): me dices que, según datos de la CNE de septiembre de 2013, las primas han sido de 7.066 millones de euros. Y yo te digo que, según datos CNE de septiembre de 2013, las primas no han sido de 7.066 M€, sino de 7.660 millones (no pasa nada, pues a todos nos bailan los números alguna vez). Eso sí: estás metiendo en el mismo saco todas las primas del régimen especial, las que pagan kilovatios renovables y las que pagan kilovatios de carbón, de gas de refinería o de gas natural... y, francamente, Andrés, en esta revista, preferimos afinar un poquito más. Cuatro (4): según la CNMC, entre el 1 de enero y el 30 de octubre de 2013 (porque el dato de octubre ya está publicado), las renovables han percibido 6.085 millones de euros, por lo que -insisto- este año esas primas -las primas a las energías renovables- no van a pasar de 9.000 millones "ni de lejos". Te ruego me disculpes en todo caso si no he sido lo suficientemente claro en el texto (espero haberlo conseguido ahora). Y cinco (5): con respecto al "Mentís con bastante descaro" solo tengo un comentario: siempre he creído que son las palabras propias las que mejor le califican a uno mismo. Un saludo.

Andrés Ramos
Mentís con bastante descaro, amigos. Decís que este año las primas no van a superar los 9.000 millones "ni de lejos" y citáis datos públicos CNE. Pues bien, según esos datos, a Septiembre 2013 las primas han sido de 7.066 millones de euros. Aplicando el conocido "bombín es a bombón como cojín es a X", ¡claro que se sobrepasarán los 9.000 millones! Puede argumentarse SIN MENTIR.
Fedeguico
Vuestro tendencioso post alcanza su apoteósis en el punto final: sabéis que los BENEFICIOS de las eléctricas NO LOS OBTIENEN DE LA ELECTRICIDAD EN ESPAÑA. Y menos aún, en las actividades reguladas
Azaji
Enhorabuena por el artículo, aunque falta por apuntar algunos conceptos que se cobran en la factura. Me refiero a esas penalizaciones por potencia, energía reactiva, cuotas de contadores desorbitadas, etc. Estos conceptoe y otros, se cargan en la factura y que nadie sabe donde van a parar. Es decir que la estafa es mucho más grande de lo que parece...
1 2