panorama

El precio de las diez horas más caras de la luz lo ha fijado... la hidráulica

17
El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista bate hoy nuevamente su marca top, hasta situarse en los 152,31 euros por megavatio hora (€/MWh). La luz nunca antes alcanzó un precio tan alto. Hace exactamente un año, el precio que salió de la subasta en el mercado mayorista fue 45,10, por lo que el precio de hoy, el más elevado de todos los tiempos, más que triplica el de septiembre de 2020. El agua (gran hidráulica y bombeo) le ha puesto precio a la electricidad en 15 de las 24 horas de mañana. Las diez horas más caras de la luz (de toda la historia) llevan su marca, la marca del agua (abajo las señalamos todas).
El precio de las diez horas más caras de la luz lo ha fijado... la hidráulica

A la gran hidráulica le cuesta producir un megavatio hora solo tres euros, pero hoy lo va a cobrar a una media de 152,31 euros, pues ese es el precio que ha salido de la subasta que ha tenido lugar esta mañana en el mercado mayorista. La electricidad más barata, la que producen las centrales hidroeléctricas, hiperamortizadas (algunas llevan funcionando más de cien años), la que generan con un recurso público como es el agua (cuyo uso está sujeto a concesión administrativa) es la que ha fijado el precio de las cinco horas más caras del día de hoy, que ha resultado ser el día más caro de toda la historia. ¿El techo? A las nueve de la mañana. A esa hora, la generación hidráulica le ha puesto a la luz un precio top top: 159,31 euros (precio top que comparte con las 21.00 horas, que también nos va a salir por 159,31 euros).

Según Red Eléctrica de España, que es el operador del sistema eléctrico, actualmente hay en el país 17.098 megavatios de potencia hidráulica. Pues bien, solo tres empresas (Iberdrola, Endesa y Naturgy) controlan el 96,2% de toda esa potencia. Iberdrola maneja el grifo de 9.715 megavatios (MW). Endesa, el de 4.793. Naturgy, 1.951 (en total, 16.459 megavatios hidro, el 96,2% de la potencia hidráulica nacional). Además, hay 3.331 MW de bombeos. E Iberdrola, Endesa y Naturgy vuelven a ser protagonistas. Iberdrola, por ejemplo, opera la mayor central de bombeo de EuropaLa Muela II, en el río Júcar, en el término de Cortes de Pallás, Valencia. Es más, ahora mismo la compañía que preside José Ignacio Sánchez Galán está desarrollando el megaproyecto (hidráulica y bombeo) del Tâmega, en el norte de Portugal.

A ese proyecto de Iberdrola, por cierto, el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que es un banco de titularidad conjunta de los países de la Unión Europea, le ha concedido un préstamo en condiciones favorables por valor de 650 millones de euros. Tâmega constará de tres nuevas presas y centrales hidroeléctricas, incluida una central de bombeo. Iberdrola calcula que esta iniciativa precisará "una inversión aproximada de 1.500 millones de euros", por lo que el préstamo que le ha concedido el BEI equivale a casi el 45% de la inversión total. Las nuevas infraestructuras tendrán una potencia total de 1.158 megavatios (MW) y entrarán en funcionamiento en 2023. Están siendo financiadas con dinero público y aprovecharán un recurso público sujeto a concesión, el agua.

¿Marcará nuevos máximos en el futuro el bombeo del Tâmega?

De momento hoy la generación mediante bombeo hidráulico ha marcado el precio como nunca en el verano: hasta seis horas. En total, 15 de las 24 horas de mañana llevan la marca del agua: hidráulica convencional o generación por bombeo (bombeamos agua hacia el embalse de arriba, desde el embalse de abajo, cuando el precio de la luz es menor y, cuando el precio es elevado, dejamos caer el agua del embalse de arriba y producimos electricidad que nos pagarán a precio de oro). [Abajo, los cuatro días más caros de la historia de la electricidad en España; en detalle, las diez horas más caras, todas marcadas por la hidráulica].

Es lo que tiene el poder almacenar la electricidad, que uno puede venderla cuando su precio es más atractivo (atractivo para el que vende). ¿Y que está ocurriendo estas semanas? Pues que la hidráulica está haciendo caja, aprovechando la subida del precio del gas y, sobre todo, las reglas obsoletas de un mercado que parece más diseñado para premiar la especulación que para atender la demanda de un bien de primera necesidad, como es la energía eléctrica.

La demanda en este mes de septiembre, en todo caso, está por debajo de la demanda registrada en 2019 (último año homologable), por lo que los analistas en esta ocasión no van a poder echar mano de la consabida ola de calor (más calor, más aires acondicionados, más demanda, sube el precio) para justificar el disparo del precio de la luz. Y no podrán echar mano de la ola porque en este caso la única ola es el tsunami de beneficios que va a cosechar la gran hidráulica de coste 3 (véase el informe Precios y Costes de la Generación de Electricidad, Comisión Nacional de Energía).

Otros argumentos
La tonelada de CO2 cotiza hoy a 62,39 euros. En septiembre de 2020 estaba a 27,81. En septiembre de 2019, a 25,75. Las centrales generadoras que producen electricidad con combustibles fósiles (carbón, diésel, gas natural) emiten CO2 en ese proceso de producción. Ese CO2 tiene un precio (por tonelada) que deben satisfacer. Las centrales hidroeléctricas, la eólica, la fotovoltaica o la nuclear no lo emite, por lo que se ahorra ese coste.

El gas también ha subido de precio. Y el gas es la materia prima que emplean las centrales térmicas de ciclo combinado para generar electricidad. Hoy está a 56,75 euros el megavatio hora. Hace un año, a 11,41. ¿Explica ese dato -su precio se ha quintuplicado- la subida del precio de la luz? El gas no va a producir ni el 25% de la electricidad de hoy. O al revés, más del 75% de la energía eléctrica contratada hoy saldrá de centrales nucleares, hidroeléctricas, termosolares, de biomasa, etcétera, etcétera.

En agosto de 2021, el mes pasado, el gas de los ciclos combinados solo ha producido 4.076 gigavatios hora. En agosto del año pasado produjo más: 5.529, y eso que estábamos en lo peor de la pandemia. Pero es que, un año antes, en agosto de 2019, de los ciclos combinados que queman gas natural para producir electricidad salieron 7.389 gigavatios hora, un 80% más que este año. Del total de la electricidad generada entonces, el gas supuso un 32%. Este año, en agosto el gas solo ha generado el 18% de toda la electricidad.

¿Justifica la subida del precio del gas la escalada del precio de la electricidad cuando el gas pesa lo que pesa en el mix eléctrico?

Ya lo hemos contado en alguna ocasión, pero quizá conviene recordarlo
Si en la cesta de la compra incluimos tres productos (pan, leche y manzanas), que nos cuestan a razón de 100 euros cada uno (100 euros el pan, 100 la leche y 100 las manzanas), pagaremos 300 euros en total. Si resulta que al día siguiente uno de esos productos (la leche, por ejemplo) sube de precio un 100% y empieza a costarnos 200 euros, pagaremos 400 euros en total: 100 por el pan, 100 por las manzanas y 200 por la leche. En conjunto, habremos pagado un 33% más que el día anterior.

En el caso de la electricidad no sucede eso. En el caso de la electricidad, sube una de las fuentes de energía eléctrica (el gas) y por eso -señalan algunos analistas- sube la electricidad toda, que triplica precio en un año. Es como si al subir un 100% la leche, debiera subir (fuera "lógica") una subida del 100% del precio de la cesta toda, y si ayer la cesta toda costaba 300, hoy debiera costar 600 (y no 400, que es lo que nos costaría si atendemos solo al incremento del precio de uno de los productos, la leche).

Otros analistas consideran que el responsable de la subida brutal del precio de la luz es el mecanismo de conformación de precio que el legislador ha ideado para el mercado de la electricidad. El legislador ha establecido unas reglas del juego según las cuales hay una subasta (se subasta la cantidad de megavatios hora que se estima va a necesitar el país para funcionar ese día), y en esa subasta las tecnologías van ofertándose, y cuando casan la oferta y la demanda, el precio del último megavatio hora es el precio que deben cobrar todos los megavatios hora.

Al pagarlo todo al coste de la leche (o del gas), la cesta toda (o la factura de la luz) sube su precio de manera desorbitada. "Es el disparatado diseño del mercado eléctrico, que conduce inevitablemente a que paguemos 100 por lo que cuesta 1", ha dejado escrito el profesor Jorge Fabra en este imprescindible hilo de Twitter. En él, el economista, expresidente de Red Eléctrica de España, viene a postular que las fuentes de electricidad, aunque todas generen lo mismo (electricidad), prestan servicios muy distintos y que no tiene sentido pagar todos esos servicios por igual.

Sobre cómo funciona el mercado mayorista
Ya lo hemos contado en más de una ocasión estos días, pero quizá conviene repetirlo aquí, siquiera sea grosso modo. El operador del sistema eléctrico nacional -Red Eléctrica de España- prevé una demanda dada para cada día. Por ejemplo, mañana necesitaremos 100 megavatios hora cada hora del día (es solo un ejemplo). A continuación se celebra una subasta en la que pujan todas las tecnologías (nuclear, eólica, fotovoltaica, termosolar, gas) con el fin de ofertar su electricidad y venderla.

Imaginemos -hipótesis de trabajo- que la demanda estimada (la electricidad que va a necesitar el país) es 100, por ejemplo. Pues bien, la nuclear y las renovables pujan en la subasta que se celebra en ese mercado (coloquialmente conocido como pool) a cero. ¿Por qué a cero? Pues porque las renovables tienen que vender lo que producen cuando lo producen (no se puede almacenar el viento) y porque a la nuclear, dadas sus características técnicas, le resulta más barato operar en modo fijo, y no andar parando y arrancando, parando y arrancando, parando y arrancando en función de la demanda. Así las cosas -y dicho sea grosso modo-, nuclear y renovables (entendidas estas por fotovoltaica y eólica) pujan siempre a cero euros (0€) para que siempre entre en el mercado la electricidad que producen, o sea, para vender toda la electricidad que generan.

Si entre todas ellas (nuclear y renovables) no suman 100 (suman 90, por ejemplo), entran a continuación otras tecnologías, tecnologías que empleen una fuente de energía que pueda almacenarse (residuos que podemos almacenar en vertederos, agua que podemos almacenar en pantanos, gas que podemos almacenar en tanques). Todas esas fuentes de energía pueden esperar a que la subasta vaya calentándose, vaya encareciéndose, para entrar en el último minuto (a diferencia de lo que ocurre con la eólica y la fotovoltaica -no almacenables- o la nuclear -condicionada técnico/económicamente-, como se ha dicho).

¿Y qué está ocurriendo?
Pues que el gas y el CO2 se han encarecido en los mercados internacionales. Y las centrales térmicas de ciclo combinado que queman gas natural para producir electricidad tienen que vender su electricidad más cara para cubrir costes y obtener su margen de beneficio. Eso está encareciendo la electricidad. Sí. Y el agua, que también es una fuente de energía almacenable, está aprovechando la coyuntura.

El planteamiento, como contábamos hace unos días, es el siguiente: la hidráulica estima “a cuánto puede ofertar el gas para cubrir costes y obtener un margen de beneficio” y, una vez hecha esa estimación, los operadores de las centrales hidroeléctricas (Iberdrola, Endesa y Naturgy) ofertan en la subasta un ápice por debajo de lo que puede ofertar el gas y se adjudican el megavatio.

Por ejemplo, la hidráulica estima que el gas (habida cuenta de lo que ha subido su precio en los mercados internacionales) podría ofertar a 153 euros el megavatio hora. Pues bien, los operadores de las centrales hidroeléctricas van y dicen: pues yo puedo generar ese megavatio hora a 152 euros… y se lo adjudican.

Y lo hace porque puede. Porque la hidráulica puede mantener el grifo cerrado y no soltar el agua que mueve la turbina hasta que el precio de la subasta sea lo suficientemente atractivo, o elevado. Es lo que algunos llaman coste de oportunidad y otros denominan especulación. Especulación con un bien público, el agua. Agua cuyo uso obedece además a una concesión del Estado.

Hasta aquí, los actores; ahora, el escenario: el mercado marginalista
El legislador ha ideado un mercado eléctrico, y ha establecido unas reglas determinadas, según las cuales el precio 152 que cierra la subasta de hoy, el precio último, el precio que casa la demanda con la oferta (el precio del megavatio 100, si se me permite), el precio del megavatio de gas último, es el precio que cobrarán todos los megavatios, los 99 megavatios anteriores. Todos, todos, todos los megavatios van a cobrar a razón de 152 €. ¿Resultado? Como bien apuntan por ahí algunos analistas, estamos pagando sardinas a precio de caviar.

¿Otro resultado? Todos los generadores están contentos (unos más que otros, pero todos contentos): el gas (porque repercute en ese precio sus costes crecientes: combustible y CO2), las renovables (las que participan en ese mercado, porque hay muchas renovables que tienen un precio previo tasado y no participan ahí) y, por fin, la nuclear (que produce aproximadamente el 20% de la electricidad que usa cada año este país) y la gran hidráulica (que produce aproximadamente el 15%).

¿Por qué le interesa a Iberdrola por ejemplo (o a Endesa, o a Naturgy) vender más megavatios de hidráulica que de gas? Pues porque el margen de beneficio es mucho mayor. Según el estudio Precios y Costes de la Generación de la Electricidad (Comisión Nacional de Energía, 2008), generar entonces (en 2008) un megavatio hora hidroeléctrico en una central amortizada costaba 3 euros. Hoy esas centrales están 13 años más amortizadas, la gran hidráulica está generando probablemente a menos de 3 euros el megavatio en muchos casos y, sin embargo, está cobrando, por obra y gracia de un legislador que ha elegido unas ciertas reglas del juego, a razón de 152,31 euros, un precio que fija precisamente ella, la hidráulica, en el mercado.

Según Red Eléctrica de España, que es el operador del sistema eléctrico nacional, actualmente hay en el país -decíamos al principio- 17.098 megavatios de potencia hidráulica. Iberdrola controla 9.715. Endesa, 4.793. Naturgy, 1.951. O sea, que tres empresas manejan los grifos de 16.459 megavatios hidro, el 96,2% del total. Pues bien, Iberdrola, Endesa y Naturgy controlan 15.000 de los 26.000 megavatios de gas natural que hay instalados en España. O sea, que saben muy bien a qué precio puede ofertar el gas.

Sobre el precio de la luz, escribimos en la edición de este mes de Energías Renovables (la revista de papel)

• Sobre cómo se forma el precio de la luz y los motivos de su inflación

Lo más leído en agosto
•  Iberdrola, Endesa y Naturgy se llevan el megavatio al agua

 Las hidroeléctricas vuelven a disparar el precio de la luz

 Estas son las diez medidas que plantea la OCU "para que los consumidores paguen por la electricidad el precio que realmente cuesta producirla"

 El Gobierno quiere limitar por ley los beneficios de Endesa, Iberdrola y Naturgy

 La luz costará hoy un 341% más que hace exactamente un año

• Iberdrola, Endesa y Naturgy piden una rebaja fiscal para sus centrales nucleares

• El Gobierno de Francia le fija un precio máximo a la electricidad de origen nuclear, el Gobierno de España no quiere fijarlo

Añadir un comentario
Miguel
España y Portugal tienen los mismos precios de mercado pool marginalista. Sin embargo, para el pequeño consumidor con precios regulados estos son los datos de subida del precio de la electricidad de septiembre 2021 respecto al año 2019: - España, subida de la luz 43%.. - Portugal, subida de la luz 1%. Si, ha subido 22 veces más en España que en Portugal teniendo el mismo mercado eléctrico. En países como Francia o Alemania la electricidad también ha subido mucho menos que en España. ¿El problema está solo en el mercado o en el gobierno?. El gobierno ha lanzado cortinas de humo culpando a las eléctricas pero quién pone el precio de la luz en el mercado regulado para el pequeño consumidor es el propio gobierno, no las eléctricas. Algunos consumidores que tienen contrato fijo con una compañía eléctrica, la empresa le ha mantenido los precios sin aplicar subidas.
Alfredo
El pool funciona como funciona. Y como funciona como funciona produce los precios que produce. Si el mecanismo de formación de precio fuera otro, pues la especulación no cabría. Y no habría estas escaladas de precio. Las subastas de renovables evitan esa especulación, que, como bien se dice por ahí, afecta a un bien básico de primera necesidad, como es la electricidad, un bien cuyo mercado debería estar regulado con un fin: la protección de un consumidor cautivo que va a necesitar electricidad sí o sí. Sí se pueden hacer cosas. Sí se puede reformar. Se puede si hay voluntad. Si no la hay, seguiremos como estamos.
Miguel
¡Qué curioso!. Cuando el PP estaba en el gobierno, la culpa de todos los males en el mundo de la energía era del PP, con nombre y apellidos del presidente y ministros. Cuando en el gobierno están PSOE y UP, la culpa es del regulador.. un ente que debe venir de Marte. El señor P. Sanchez y la señora Ribera y los miembros de UP que están en el gobierno parecen estar en Venus tomando el sol y no son ni culpables ni responsables de nada. No sea cavernícola usted. A día de hoy la quena de gas o carbón para generar electricidad en Europa se hace únicamente y exclusivamente cuando la electricidad generada con las renovables, nuclear y cogeneración no consiguen completar la demanda, no por capricho, sino para que haya electricidad para todos, no solo para los ricos. Entre PSOE y UP están consiguiendo que la electricidad sea un lujo accesible solo para ricos. Cada vez habrá menos consumo de gas o carbón para generar electricidad. Pero hoy por hoy aún sigue siendo necesario.
Izan
La culpa la tiene el regulador, que no protege a la ciudadanía del apetito voraz de los especuladores, que no son otros que Iberdrola y sus 60.000 accionistas, Endesa y los suyos, Naturgy y compañía. La culpa la tiene el regulador, que no establece límites para el alquiler (la vivienda es un bien básico) y no establece límites al precio de otro bien básico como es la electricidad. Y los especuladores aprovechan para estrangular cuanto pueden a sus rehenes, que no son otros que la ciudadanía y el empresariado: consumidores cautivos (uno no puede escapar de la electricidad so pena de que se vaya a vivir a una caverna). Sí, la culpa la tiene el regulador, que permite que en el mercado fije precio uno y cobren todos al precio que fijó el más caro. La culpa la tiene el regulador, que sabe que están especulando con la necesidad de la gente y no se le ocurre más que decir que “no se puede cambiar la ley”. La culpa la tiene el regulador, que sabe que el precio no responde a los costes reales, pero parece haber decidido que no va a ponerle coto a los desmanes. Y cavernícolas son los que creen que quemando carbón (más y más carbón, más y más gas) vamos a solucionar el problema. La quema de carbón (y la de otros combustibles fósiles, como el petróleo o el gas) es la que nos está llevando al abismo. Y no querer verlo es suicida en lo personal y criminal en lo colectivo. Algún día pagarán los apóstoles del carbón y el gas, como ya están pagando los que nos envenenaron con el tabaco. Algún día pagarán, como habrá de pagar Shell, tras la condena del tribunal de La Haya del pasado mes de mayo. Algún día. Y ojalá que no sea demasiado tarde. XR
Miguel
Madrugada del sábado: España 157€ el MWh. Alemania y Polonia 97 € MWh. España completando la generación térmica de electricidad con gas de importación. Alemania y Polonia generando electricidad con carbón. España no tiene almacenado carbón para cubrir una situación de escasez de gas o sobreprecio de éste. Alemania y Polonia sí tienen reservas de carbón. Alemania y Polonia pidiendo en agosto reformas en el mercado europeo para permitir tener subasta de capacidad con carbón para garantizar el suministro eléctrico a unos precios razonables en momentos de estrés en este invierno duro que se avecina. España pasa completamente de tener reservas de carbón ni centrales de carbón en la retaguardia disponibles para una situación de apuro. Las consecuencias las están viviendo los españoles actualmente en el precio de la electricidad, y queda lo peor cuando llegue el crudo invierno. Ya queda menos para que se den los 3.000 € el MWh en España. Grande Teresa Ribera, ministra de energía de España. Sigan culpando a las eléctricas de lo que ocurre.
Miguel
Lo que está pasando en los mercados de electricidad europeos y especialmente en España es lógico a tenor de las acciones que llevan tomando los países europeos los últimos años y de la que el gobierno español no se escapa, especialmente la ministra Teresa Ribera. Llevo varios años comentando en esta misma publicación que se equivocaban en sus acciones, muchas de ellas precipitadas, de cara a la galería para quedar como muy ecologistas y verdes pero que sus acciones iba a traer al país problemas de suministro energético, de perdida de competitividad en los mercados y poniendo en peligro la seguridad energética nacional. Todos los gobiernos sabían de sobra y de más que sus acciones iban encaminadas a subir el precio de la electricidad usando para ello el modelo de mercado marginalista y los derechos de CO2. Sabían que iban a expulsar al carbón e iban a aumentar excesiva y peligrosamente su dependencia del gas importado.Todos estaban de acuerdo, empezando por nuestra ministra, algo que Galán, presidente de Iberdrola, agradecía y por eso la piropeaba tanto a Ribera, por la cantidad de dinero fácil y limpio de polvo y paga que iba a ingresar. Hasta la propia ministra Ribera declaró en su momento que la subida del precio de los derechos y deberes precio de la subasta de la luz marcada la senda correcta. Todo parecía un compadreo entre el gobierno y las eléctricas para repartirse el botín de la subida programada del precio de la electricidad, hasta que de repente la gente se le echó encima a la ministra y ésta cambio el chip y ahora dice querer recortarles la retribución. Ante ese panorama que se preveía a futuro, hasta el señor Barrero, autor de este artículo no parecía importarle mucho. Una vez que se está mascando la tragedia, la ministra Ribera culpa a Putin por falta de gas y el señor Barrero señala como culpables a las eléctricas. No nombra siquiera a la ministra Ribera que es la responsable máxima de lo que está ocurriendo en España. En mercado eléctrico español está cosechando lo que viene sembrando esos últimos años. Si a la ministra Ribera le hubiese importado en algún momento el precio de la electricidad, sabiendo que el mercado europeo es y seguirá siendo marginalista, pues no hubiese permitido tener una excesiva dependencia del gas, no hubiese hecho todo lo posible por cerrar precipitadamente todas las centrales de carbón. Hubiese tenido varios centrales de carbón en la retaguardia con carbón barato almacenado para varios meses que garantizase el suministro energético y para poder utilizar en caso de que hubiese problemas con el suministro de gas como está ocurriendo actualmente. Ahora llegan las lágrimas de cocodrilo y echar la culpa a otros.
Miguel
Tranquilo Joan, el mercado marginalista existe para que usted pueda construir las centrales hidráulicas que le de la gana a 3 euros el MWh y venda la electricidad a 4 euros y así pueda hacerse rico al mismo tiempo que ofrece un servicio barato y necesario a la humanidad. Así no se lo lleva Iberdrola, Endesa o Naturgy. Podría arruinarlas si tanto las desprecia. Incluso si se cansa de construir centrales hidráulicas, podría construir también plantas fotovoltaicas o parques eólicos. Yo no soy paladín de ninguna compañía eléctrica, ni siquiera del mercado eléctrico marginalista. Cómo comprenderá, para alguien como yo que tiene una instalación fotovoltaica en aislada con baterías, su comentario me hace gracia. Le invito a que arruine a estas compañías ofertando electricidad más barata que ellas expulsándolas del mercado. Para ello podría usar el mercado marginalista, que sirve para expulsar y arruinar a los más caros.
Joan
Ah, sí, y que viva la nuclear, ironía on, ironón, que seguro que nos hace ver la luz también. Ironía off
Joan
Menuda Legión Ibertroll, como decía el otro día otro comentarista. ¿Pero qué lectores tiene este blog? No, si al final va a ser mentira todo: mentira que la hidráulica está marcando precio de cierre y mentira que Ibertrolla, Endesa y Naturgy son propietarias de gas e hidráulicas y están haciendo el agosto a costa de 47 millones de electrodependientes. Y por supuesto que lo lógico es que un mercado fije un precio de 150 euros para un producto (la electricidad) que cuesta producirlo tres euros. Muuuuu lógico. Ironía on. ironón. Sí, muyyyyy lógico. Y si no es lógico, pues da igual, porque como resulta que en Europa también lo hacen, pues nosotros, que semos muuuuuuu europeos, pos también tenemos que hacerlo. Ironía on. ironón. Qué nivel Maribel. Y la que le ha caído al periodista. Ay señor Barreto, el sesgador, que no tiene usted ni pajolera idea. Que lo normal es que a la electricidad que consumimos en Cornellá le ponga el precio un señor de Argelia. Claro, claruno. Y que vivan Iberdrola, Endesa y Naturgy, que nos dan la luz que ilumina nuestro camino, y Víctor, Carlos y Miguel, paladines de ellas, defensores de su honor y sabedores de lo que hay que saber. Por cierto, escogen se escribe con g ;) Y feliz finde
Dani
Si tuviéramos otros 7 reactores volcando energia a la red, esto no pasaría.
1 2
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).