panorama

Especial Número 200

Darío Morales: “Para 2030 las ERNC en Chile producirán entre un 45 y un 55 % de la electricidad”

0
Con motivo del número 200 de ER (que puede descargarse aquí), hemos pedido a diversos analistas y actores relevantes de las renovables en el continente americano que valoren cómo ha cambiado el escenario energético en los últimos 20 años. Aquí, Darío Morales, el director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA), cuenta cómo comenzó a desarrollarse la tecnología en en el país, cuales han sido los puntos fuertes y débiles, y cuál es la perspectiva para las próximas dos décadas.
Darío Morales: “Para 2030 las ERNC en Chile producirán entre un 45 y un 55 % de la electricidad”

En 2000 se comenzó con la búsqueda de recursos geotérmicos. En 2004, la Ley 19940 introduce el concepto de energía renovable no convencional (ERNC), sin centrales hidroeléctricas mayores a 20 MW, y establece un régimen especial para generación distribuida. Entre 2005 y 2011 hay subsidios por 5,3 millones de dólares para estudios de pre-inversión a más de 140 proyectos de ERNC, principalmente, hidroeléctricas de pasada. En 2008 se establece por ley una meta del 10 % para 2024. En 2009 se instalan apenas 440 MW, en su mayoría biomasa y mini hidroeléctricas. En 2013, sólo hubo 600 MW adicionales, por lo que una nueva ley estableció la meta de un 20 % de ERNC para 2025.

Los cambios regulatorios, la reducción de los costos de inversión y las licitaciones de suministro de energía a clientes regulados han tenido como consecuencia por año se instalen entre 1.000 y 1.300 MW adicionales, así llegamos a 2020 con un total de 7.300 MW, 27 % de la potencia instalada y 22 % de la energía producida

Aún se está en deuda la promoción de la energía geotérmica y la CSP, y se esperan cambios regulatorios para la rentabilización de la inversión en sistemas de almacenamiento.

Con una matriz eléctrica total de 26.000 MW, en 2021 entrarán en operación entre 3.000 y 5.000 MW adicionales de renovables, principalmente solar y eólico. Además, Chile está implementando un programa paulatino de cierre de las centrales a carbón, con lo que es posible pensar que para 2030 las ERNC producirán entre un 45 y 55 % de la electricidad, entre un 70 y 75 % de renovables si se incluye la producción de hidroeléctricas superiores a 20 MW.

Un sistema eléctrico con alta penetración de energías renovables, como lo será el chileno en unos pocos años más, requiere de una nueva forma de organización de su mercados y de la incorporación de nuevas tecnologías. Estos cambios, que son a largo plazo, deben ser hechos con cuidado; es fundamental que la industria y la autoridad comencemos desde ya a trabajar en estas materias.

Añadir un comentario