fotovoltaica

No todo el mundo se ha enterado de que ya llevamos un año sin impuesto al Sol

2
Ya ha pasado un año desde que un real decreto del Gobierno Sánchez acabara con el impuesto en cuestión, pero no todo el mundo se ha enterado. Lo cuentan las empresas instaladoras y las del sector en general. Lo cuentan las de Andalucía y las de Asturias, las de las Castillas y las de Murcia: no, no todo el mundo se ha enterado. Por eso son muchos en el sector los que demandan que la Administración tome cartas en el asunto, monte una campaña o lo que fuere menester, y pregone a los cuatro vientos que en España ya no hay impuesto al Sol.
No todo el mundo se ha enterado de que ya llevamos un año sin impuesto al Sol

Valoración global positiva (para empezar, el mercado ha crecido considerablemente), pero con ciertos matices. Ese es, en síntesis, el parecer del sector cuando se cumple un año de la derogación del impuesto al Sol, ese que instituyó en octubre de 2015 el Ejecutivo Rajoy y que derogó, en octubre de 2018, el Gobierno Sánchez. Tres años estuvo vigente una norma que no solo incluía un impuesto nunca antes conocido -el del Sol- sino que, además, complicaba administrativamente en grado sumo -se quejaba unánime el sector- la tramitación de cualquier instalación. Tres años en fin estuvo vigente el impuesto, y un año entero ha pasado desde que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, le diera carpetazo vía decreto. "La percepción en general de los clientes potenciales de autoconsumo es hoy totalmente distinta a como era hace un año", apunta Paco Alcaraz, de la instaladora Cero Grados Sur, que cerrará este año con dos megas y medio de autoconsumos ("fundamentalmente industriales") en la Región de Murcia.

"Hasta hace un año, el impuesto al Sol era un desincentivo total -explica Alcaraz-... porque las trabas administrativas yo creo que las hubiésemos superado igualmente los instaladores, por pura necesidad; pero las expectativas de la gente... eso era insuperable. ¿Qué ha ocurrido de un año a esta parte? Pues que estamos viendo que muchos clientes que estaban ahí, en stand by, esperando a ver si algo cambiaba, al decirles que por fin se ha eliminado el impuesto al Sol, pues se han lanzado". El problema por lo visto radica en los que no estaban en stand by.

Paco Alcaraz, Cero Grados Sur: "necesitamos difusión institucional, desde el IDAE, desde el Ministerio, desde las comunidades... Con un mensaje claro de que ya no existe el impuesto al Sol, de que esto es rentable. Porque la percepción en general de los clientes potenciales de autoconsumo es totalmente distinta hoy -insisto- a como era hace un año, pero más allá de ahí... pues todavía nos lo tenemos que ir trabajando puerta a puerta, los instaladores, porque mucha gente aún no sabe que ya no hay impuesto al Sol. Por eso creemos que ayudaría mucho la difusión desde los organismos públicos. Nosotros, aquí, en Murcia, a nivel de asociación [Asociación Empresarial de Energías Renovables y Ahorro Energético de Murcia, Aremur] hemos pedido más difusión a nivel institucional, y tenemos en principio casi un compromiso por parte de la administración; veremos a ver si lo cumplen"

En el norte, mismos enemigos
El balance que hace de este primer año sin impuesto al Sol Javier Fernández Font, delegado en Asturias de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), es ambivalente: el autoconsumo -dice- ha experimentado un "cambio revolucionario" tras la derogación del impuesto, lo cual es muy positivo, pero la ciudadanía -añade- necesita "más información y mayor concienciación". Son las dos caras de la misma moneda. “Podemos decir -comienza Fernández- que la eliminación del impuesto al Sol ha abierto el camino al desarrollo del autoconsumo fotovoltaico en nuestra región", lo que, además, ha tenido efectos colaterales positivos. Se ha ido creando "una potente red de empresas dedicadas a la transformación del metal, sea acero o aluminio, materia prima de las instalaciones de autoconsumo", red de empresas que, en este último año -apunta Fernández Font-, ha ampliado de forma importante su volumen de negocio gracias a la expansión de las instalaciones de autoconsumo. ¿Yacimientos potenciales de instalaciones? Fernández menciona al sector ganadero.

Eso sí, el delegado de UNEF en Asturias, que dirige la empresa Alusín Solar, con sede en Avilés, tiene claro cuál es el principal reto (la difusión de información) al que se enfrenta ahora mismo el sector en Asturias: “los ciudadanos y las empresas tienen que saber que ya no existe el impuesto al Sol, que es posible generar y consumir energía limpia sin tener que pagar ningún cargo adicional”.

Andalucía presenta los mismos síntomas, es decir: sí, el crecimiento se ha acelerado tras la derogación, pero...
"Los datos indican un crecimiento del sector, pero la realidad es que no ha sido ni el esperado ni el deseado". José Vicente Espino, director de Enerdós Renovables y delegado de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) en Andalucía, coincide con Fernández y Alcaraz: entre los motivos que están detrás de este escenario uno es la falta de información que padece la ciudadanía: "aún falta una gran labor explicativa y de concienciación”.

La situación en Castilla y León, a un año vista de la derogación del impuesto al Sol, presenta síntomas muy parecidos a los apuntados por Espino en Andalucía. Para empezar, "es necesario informar adecuadamente a los clientes acerca de en qué consiste el autoconsumo y de las ventajas de implantarlo en sus negocios u hogares”. La frase es de la delegada de UNEF en Castilla y León, María Teresa Marqués, que coincide grosso modo con sus colegas: el sector está creciendo, sí, pero hay retos que afrontar (y el informativo no es el menor).

María Teresa Marqués, UNEF Castilla y León: “desde empresas como la mía, Braux, dedicada al sector fotovoltaico desde hace más de 15 años, estamos percibiendo por parte de los clientes mayor interés y conocimiento de la tecnología fotovoltaica y los beneficios que ésta tiene. En este sentido, el cambio es grande, porque cada vez nos cuesta menos convencerles de que instalar fotovoltaica para autoconsumo es una importante medida de ahorro económico desde el punto de vista energético, muy rentable para su negocio, si bien es verdad que, en ocasiones, los clientes puede que tengan información confusa, lo que puede llegar a desorientarles”

Por lo demás, la delegada de UNEF ha indicado que aquellos sectores que más están apostando por la tecnología fotovoltaica en su región son el agrícola y el ganadero. “En nuestra comunidad -apunta Marqués-, el sector primario tiene gran peso, las industrias agrícola y ganadera son las que están haciendo una mayor apuesta por el autoconsumo".

No es este no obstante el único sector crecientemente interesado en las virtudes del autoconsumo en Castilla y León: "dentro del sector industrial -añade Marqués-, el autoconsumo también está teniendo una gran aceptación, pues, además de ahorro económico, cada vez hay mayor interés en innovar y mejorar la imagen corporativa a través del compromiso medioambiental”. El sector residencial es el que de momento va más despacio a la hora de dar el paso.

De cara a futuro, la delegada de UNEF se muestra optimista. Marqués vislumbra crecimiento en los próximos 10 años, tanto en la comunidad como a nivel nacional. “Lo único que me preocupa algo más -alerta- es cómo pueda influir la posible revisión tarifaria propuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia” (esa revisión incluye como propuesta el incremento del peso del coste de la potencia en la factura, lo que podría afectar a la rentabilidad de las instalaciones de autoconsumo).

Subvenciones no
Marqués no quiere que la Administración subvencione el autoconsumo: “no estamos muy a favor de la concesión de ayudas y subvenciones que ralenticen y condicionen las decisiones de los clientes. Se deben buscar nuevas vías de incentivo, como pueden ser deducciones fiscales como las existentes en otras comunidades. Por otro lado, debería de crecer y facilitarse la financiación para este tipo de proyectos a nivel industrial en todos los sectores”. La delegada de UNEF en Castilla y León prefiere pues, antes que las subvenciones, las deducciones fiscales y facilidades para la financiación y, así mismo, apuesta -como se dijo- por potenciar la difusión de información sobre el autoconsumo y sus ventajas y porque la Administración castellano leonesa predique con el ejemplo (poniendo en marcha instalaciones de referencia en dependencias públicas como hospitales o colegios).

Otros retos a los que se enfrenta el sector a un año vista de la derogación del impuesto al Sol
“El sector ha crecido, pero no lo que se esperaba, debido a que a día de hoy no hay comunicación entre las comunidades y las distribuidoras". Lo dice Benito Javier Puebla Pérez, consejero delegado de I+D Energías y delegado de la Unión Española Fotovoltaica en Castilla-La Mancha. Puebla destaca "el gran interés existente en este tipo de instalaciones" (hasta hace solo un año el impuesto espantaba a buena parte de los potenciales clientes) y hace en general una "valoración global positiva" de este primer año sin impuesto, pero matiza: el sector no ha crecido como se esperaba por culpa de la no comunicación entre gobiernos autónomos y distribuidoras, "aunque la CNMC -añade- está en ello". El delegado castellano manchego de UNEF señala ese factor como responsable de que el sector no esté evolucionando tan positivamente como se preveía, y añade otro: "tampoco está operativo el Registro de Autoconsumo de ámbito estatal, todo lo cual está haciendo que haya un poco de incertidumbre en el sector y que este no haya crecido lo esperado".

Benito Javier Puebla Pérez, UNEF Castilla La Mancha: "en Castilla-La Mancha el autoconsumo crece de forma sostenida, y los sectores que más están apostando por la tecnología fotovoltaica aquí son el doméstico y el industrial, pero son necesarias una mayor comunicación y una unificación de criterios; una vez se hayan solucionado dichos contratiempos, entendemos que se acelerará el crecimiento"

A escala doméstica, el delegado castellano manchego de la Unión Española Fotovoltaica concreta tres demandas: las cinco provincias que integran esta autonomía (Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo) deben unificar criterios en cuanto a la tramitación administrativa y las normativas; debe haber una mayor comunicación entre las distribuidoras y el registro estatal (las distribuidoras que se reparten Castilla La Mancha son Naturgy e Iberdrola); y hace falta así mismo que fluya más y mejor la información por parte de las empresas instaladoras en cuanto a la tramitación de estas. “Además -concluye Puebla-, entendemos que hay puntos del Real Decreto del 244/2019 que no se han desarrollado suficientemente, lo que deja muchos puntos sin determinar y a criterio de cada comunidad autónoma”.

Pablo Corredoira, secretario de la sección de Autoconsumo de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Autoconsumo), coincide con Puebla: “necesitamos que haya unos protocolos de comunicación entre las distribuidoras, comercializadoras y la CNMC para la compensación de excedentes”. Porque ahora la pelota va de un campo al otro y, a cinco meses de la aprobación del RD 244, nadie (que sepa este periodista) ha sido compensado. 

Además, Corredoira, que es director de la consultoría especializada en energías renovables Haz Energía, identifica otro reto: “necesitaríamos una armonización autonómica en materia de autoconsumo. Porque sucede que lo que nos piden en una comunidad autónoma tiene poco que ver con lo que nos pide otra. Es más, el problema se agrava sobre todo a nivel local. Lo que nos pide un ayuntamiento no tiene nada que ver con lo que nos pide el de al lado. Sí, yo identificaría esas dos asignaturas pendientes: la relativa al necesario establecimiento de unos protocolos de comunicación entre agentes para poder hacer la compensación de excedentes y, dos, lo dicho, armonización entre las distintas administraciones públicas.

En fin, que el autoconsumo está creciendo considerablemente, que no lo está haciendo en la medida que podría, y que ello es debido a varios motivos: (1) no todo el mundo se ha enterado de que ya no hay impuesto al Sol; (2) hace falta armonizar los procedimientos (no puede ser que la tramitación sea distinta en cada comunidad autónoma, en cada municipio); (3) hacen falta protocolos de comunicación entre las distribuidoras, las comercializadoras y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para resolver el asunto de la compensación de excedentes; y (4) ojo con la potencia

Artículos relacionados
La larga, tortuosa y absurda historia del impuesto al Sol

Añadir un comentario
Alvaro
Yo instale (Toledo)placas solares en abril de este año 2019, contento a medias porque no pagan excedentes, que por supuesto con el inversor que instale lo configuré con inyección 0 así que no me pagan pero tampoco les regalo mi excedente. A la espera de lo que pueda pasar con los excedentes y si no interesa venderselo pues inyección 0 y listo.
Luis Cuena
Antonio, te puedo asegurar que es cierto, si en buena parte de España no se han enterado, en Cantabria es que la incidencia está siendo nula en un territorio en el que la penetración de las renovables es insignificante, esto es desolador y muy deprimente