fotovoltaica

Bahamas, un país pequeño pero grande en energía solar

0
Bahamas es un pequeño archipiélago del Caribe, de 13.880 kilómetros cuadrados y 400 mil habitantes, pero cuando se trata de energía solar y de eficiencia energética es un gran país: así lo reconoce la asociación suiza SolarSuperState.
Bahamas, un país pequeño pero grande en energía solar
Atlantis Paradise Island Resort

No es fácil que los países pequeños copen los puestos de cabeza de ningún ranking. A menos que se valoren los datos per cápita; Bahamas es uno de los grandes en este sentido. SolarSuperState, asociación que se define como “la voz global de personas y organizaciones que pueden beneficiarse del rápido crecimiento en los mercados de las tecnologías descentralizadas basadas en las energías renovables”, la sitúa en cabeza en energía solar fotovoltaica per cápita.

En concreto, en el último estudio comparativo de esta asociación, con datos de 2015, Bahamas ocupa el tercer puesto del continente americano –por detrás de Estados Unidos y Canadá– con 26 vatios (W) per cápita de potencia solar fotovoltaica instalada.

Pero esos datos pueden mejorar. Y es que Bahamas quiere poner en práctica un proyecto que pasa por instalar paneles fotovoltaicos en gran parte de las edificaciones de titularidad pública, e incluso se estudia la posibilidad de incorporarlos a otras construcciones, entre las que cabría citar algunas de especial interés, como los macrocomplejos hoteleros Breezes Resort & Spa Bahamas, British Colonial Hilton Nassau, Grand Isle Resort & Spa o el Atlantis Paradise Island Resort, uno de los más grandes de Nassau (la capital) y conocido por haber sido la sede de grandes torneos y eventos internacionales, como es el caso del PokerStars Caribbean Adventure.

Por ahora se ha concretado ya en algunos institutos y centros de formación, en los que se han equipado con una instalación de 300 kW para convertirlos en edificios totalmente autónomos de la red eléctrica. La intención es replicarlo en los más de 150 centros de formación públicos de Bahamas, y extenderlo luego al Aeropuerto Internacional Lynden Pindling, el Estadio Nacional y su complejo de natación, el Jardín Botánico y otras dependencias estatales.

Por otro lado, Bahamas Power and Light, la compañía eléctrica del país, está desarrollando un proyecto para instalar fuentes de energías renovables en varias de las islas más pequeñas del archipiélago, que podrían llegar a cubrir su demanda exclusivamente con energía solar y con sistemas de almacenamiento. Por si fuera poco, Bahamas apoya el autoconsumo con balance neto, tanto para uso residencial como para determinadas empresas comerciales, que pueden contar con su propio abastecimiento de energía eléctrica y vender la producción excedente que inyectan en la red eléctrica.

El turismo es uno de los sectores fundamentales de la economía de Bahamas. Y los casinos, una de sus principales atracciones. Como sucede en Las Vegas, Nevada (Estados Unidos), que podría convertirse en un buen modelo de gestión energética para Bahamas, y es que la ciudad de los casinos por antonomasia solo utiliza electricidad de origen renovable en sus edificios e infraestructuras públicas.

La producción procedente de la planta Boulder Solar I, de 100 MW de potencia y localizada al sur del Estado de Nevada lo hizo posible a principios de este año, y a finales de 2017 llegarán más refuerzos renovables, cuando la presa de Hoover comience a suministrar energía hidroeléctrica a la región.    

Las Vegas inició su andadura hacia la energía 100% renovable en 2008. Desde entonces, la ciudad del juego se ha ido llenando de instalaciones solares en edificios, parques o tejados industriales, como es el caso de la planta de tratamiento de aguas residuales. A finales de 2016 se contabilizaban 140 instalaciones que proporcionan energía limpia y verde a la ciudad, informa Las Vegas Review-Journal. Se estima que gracias a ello la ciudad se está ahorrando en torno a cinco millones de dólares cada año.

Añadir un comentario