eólica

Las subastas de renovables “dejarán de ser excepcionales para convertirse en normales”

2
Lo ha dicho Joan Groizard, director general del IDAE en la jornada ‘La eólica y el mercado”, que ha organizado hoy la Asociación Empresarial Eólica (AEE). Porque “uno de los retos que tenemos es convertir los ahorros en costes que está logrando el sector de las renovables en ahorros en los precios de la electricidad que pagan los consumidores”. Y las subastas pueden jugar un papel esencial, “siempre que se diseñen y ejecuten bien”.
Las subastas de renovables “dejarán de ser excepcionales para convertirse en normales”
Joan Groizard, director general del IDAE

A juzgar por la cantidad de apartados y subapartados que el equipo energético del nuevo gobierno de Pedro Sánchez tiene sobre la mesa para diseñar las futuras subastas de renovables, la cosa no va a resultar nada fácil. Porque los retos ligados a la transición energética –el Gobierno se ha comprometido a remitir al Parlamento el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética antes de 100 días– son formidables. Entre ellos, no lo olvidemos, está el de alcanzar un 74% de renovables en el mix eléctrico en 2030.

Pero el director general del IDAE, Joan Groizard, ha recordado antes de nada que uno de esos retos es “convertir los ahorros en costes que está logrando el sector de las renovables en ahorros en los precios de la electricidad que pagan los consumidores”. Es decir, que ese discurso que empieza a calar en la sociedad de que las renovables son las tecnologías más baratas y que su participación en el mix rebaja el precio de la electricidad, se traduzca en precios más bajos de forma estable.

Y las subastas van a jugar un papel fundamental. “Para la eólica y la fotovoltaica –ha dicho Groizard– las subastas permiten reducir e identificar el coste real de la tecnología. Siempre que se diseñen y ejecuten bien. Y para acertar en ese diseño, el Gobierno está valorando una extensa relación de variables. Por ejemplo, la necesidad de mantener las inversiones y la actividad del sector con una instalación programada de nueva potencia.

Precios fijos o indexados
Entre las cuestiones que se están valorando está la de los precios que resulten de esas nuevas subastas. ¿Se establecerán precios fijos o solo indexados, que permitan una cierta variación? En todo caso, sí habrá que establecer unos precios máximos y mínimos, que incentiven una competencia efectiva y eviten bajas temerarias. Tendrán que ser menos complejas y previsibles. Y se podrían buscar combinaciones entre subastas y mercado. Por ejemplo, en un mismo parque eólico, un porcentaje de la generación podría entrar en la subasta y el otro salir a mercado.

Joan Groizard ha ido desgranando cuestiones que esperan una respuesta. El paquete de invierno que se aprobó en diciembre de 2018, da protagonismo a todo tipo de actores, por ejemplo las comunidades energéticas locales, a las que habrá que ofrecer también un sitio en las subastas. Incluso los grandes promotores pueden reservar parte de sus promociones para compartirlas con estas comunidades.

Antonio López–Nicolás, jefe adjunto de la Unidad de Energía Renovable en la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, ha compartido la visión que sobre las subastas se tiene en Europa. “Queremos establecer subastas para asignar unas primas a las renovables con las que apoyar los precios del mercado”, ha dicho. También se ha referido a la neutralidad tecnológica, apoyando subastas especificas para algunas tecnologías que todavía requieren de ayudas. Y ha hablado de la “apertura transfronteriza de las subastas, una apertura que de momento sería voluntaria para ver si los estados miembros han abierto sus mecanismos de apoyo. Porque estas aperturas transfronterizas pueden reducir el precio de las subastas. Para ello también sería importante la transparencia, y vamos a pedir que los estados miembros anuncien un calendario de subastas a cinco años”.     

2020, año de inflexión
En la inauguración de la jornada José López-Tafall, presidente de AEE, ha dicho que “la visión de la industria eólica para los próximos años es optimista como no puede ser de otra manera”. Y ha destacado las necesidades concretas del sector como la visibilidad con la aprobación futura del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), cuya última versión fue publicada ayer, y confirma que la eólica será la tecnología protagonista del mix eléctrico en 2030. “El objetivo es conseguible y el sector se encuentra preparado, y es ahora cuando toca concretar las medidas que se van a adoptar para alcanzar los objetivos, de tal modo que las empresas puedan establecer sus estrategias para la próxima década, y materialicen las inversiones necesarias para llevarlo a buen puerto”, ha indicado López-Tafall.

La jornada ha congregado a 200 profesionales que han debatido también sobre el acceso a la red de las nuevas instalaciones e implicaciones para las existentes, el reto de la tramitación ambiental de los proyectos eólicos, las previsiones de la evolución del precio de venta y sus implicaciones en la viabilidad de los proyectos, la operativa económica del mercado en un escenario de alta penetración renovable, o la respuesta de la cadena de suministro.

Añadir un comentario
PPP
A algún entendido en energía, agradecería sus opiniones sobre el futuro de los precios y si realmente valdrá la pena hacerse con equipos de autoconsumo, dada la gran ptoducción de renovables que se prevee.
Miguel
Esperar que el precio de la electricidad baje en los próximos 2 años en términos generales va a ser difícil. El gas está anormalmente bajo, y es difícil que se mantenga así de bajo los próximos años. El gas es quien habitualmente cierra precio en el pool. Lo que sí bajará es el precio de la electricidad en horario punta solar, por el aumento drástico de la fotovoltaica. Se notará en primavera, verano y comienzos de otoño, muy especialmente en primavera, donde pueden confluir altas generaciones de hidráulica, solar y eólica, asociado a un bajo consumo de la época del año. También se notará los fines de semana, pues el consumo cae bruscamente. Este será el acicate para que se instale poco autoconsumo residencial.