biomasa

El Ayuntamiento de Madrid no contempla ayudas a la biomasa en nuevas calderas; el IDAE sí

0
Las calderas de biomasa no aparecen como alternativa en la apertura del plazo establecido por el Ayuntamiento de Madrid para solicitar las ayudas para la sustitución de antiguas de carbón y gasóleo, como sí aparecen las de gas, bombas de calor y solar térmica. Sin embargo, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) sí las tiene en cuenta en la convocatoria de ayudas a la inversión en instalaciones de producción de energía térmica y eléctrica a partir de fuentes renovables en siete comunidades autónomas, Madrid incluida.
El Ayuntamiento de Madrid no contempla ayudas a la biomasa en nuevas calderas; el IDAE sí
Logo genérico del plan Madrid 360 para mejorar la calidad del aire en la capital

La pasada semana el Ayuntamiento de Madrid abrió el plazo “para solicitar las subvenciones de cara a la renovación de instalaciones térmicas de calefacción (carbón y gasóleo) y climatización de toda la ciudad”. La convocatoria cuenta con un presupuesto de 12,5 millones de euros para las calderas y sistemas de climatización que se hayan sustituido o se vayan a cambiar desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de este año. Las ayudas se pueden solicitar hasta el 10 de diciembre de 2020.

En ningún momento se cita a las calderas de biomasa como alternativa al carbón y el gasóleo. Solo se habla de gas fósil y bombas de calor y, en menor medida, de instalaciones solares térmicas. Ni el Gobierno de José Luis Martínez-Almeida ahora ni el de Manuela Carmena antes cuentan con la biomasa. En el Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, más conocido como Plan A, que aprobó la segunda incluso se decía que la instalación de calderas de biomasa frenaba el descenso de la contaminación por partículas.

El plan Cambia 360 de la actual corporación tampoco ve a la biomasa como sustituta de los combustibles fósiles. Según explica a Energías Renovables desde el Ayuntamiento, dicho plan se centra en “la sustitución de calderas del núcleo urbano y se ha optado por sistemas conectados a redes urbanas de energía (gas y electricidad) y solar, evitando el transporte de combustible en la ciudad, que genera emisiones y su consecuente huella ambiental”.  

3,6 millones de euros para la biomasa y el biogás térmicos en Madrid
En paralelo, el IDAE hace prevalecer el carácter renovable de la biomasa y sí incluye a instalaciones de toda la comunidad autónoma, incluida la capital, entre las ayudas cofinanciadas a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional destinadas sobre todo a grandes calderas comunitarias, industriales o del sector servicios. El plazo de presentación de solicitudes para estas ayudas concluye en el caso de Madrid el 14 de diciembre de 2020.
 
Según la información recogida por la Asociación Española de Valorización Energética de Biomasa (Avebiom), del total de veintiséis millones de euros presupuestados para proyectos térmicos con biomasa sólida, a Madrid le corresponde poco más de un millón. Especifica Avebiom que se podrá subvencionar la instalación de calderas de más de cinco megavatios para usos industriales de alta potencia y las redes de calor que requieran calderas de más de cuatrocientos kilovatios.

Las ayudas también abarcan proyectos térmicos con gases renovables, con 2,5 millones de euros para Madrid, y eléctricos tanto con biomasa sólida, para los que no hay dotación para esta comunidad, como con gases renovables, con casi medio millón de euros. En este último caso se contempla la subvención a la generación de biogás agroindustrial o industrial y su aprovechamiento eléctrico, sin límite de potencia instalada.

56,8 millones de euros para biomasa y biogás en toda España
En cuanto a la producción térmica con gases renovables, son subvencionables las plantas de producción de biogás que incluyan generación térmica, tanto para procesos industriales de baja potencia (más de cinco megavatios) como de alta (menos de cinco megavatios); la instalación de calderas de cualquier potencia que usen solo biogás; y la depuración de biometano y la producción de biogás y biometano y su depuración, sin límite de potencia.

En total, la dotación presupuestaria es de 56,8 millones de euros, de los que más de cincuenta van para proyectos térmicos y algo más de seis para los eléctricos. De entre los térmicos, casi la mitad se destinan a instalaciones con biomasa sólida y la otra mitad para las que empleen gases renovables. Entre las siete comunidades autónomas concernidas, Andalucía, con diecisiete millones para ambos destinos es la más favorecida.  

Principado de Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura y Región de Murcia son las comunidades restantes a las que abarcan unas ayudas que son a son a fondo perdido en régimen de concurrencia competitiva y varían según cada región no solo en la cuantía global de las ayudas, sino también en potencia y usos finales. Por ejemplo, en Cataluña, y para el caso de la biomasa sólida, se subvenciona la instalación de calderas para usos industriales de potencias entre 500 y 3.000 kilovatios.

Cumplir con los requisitos de eficiencia energética, emisiones y certificación del biocombustible
En lo que sí coindicen todas es en los requisitos generales. Optan a las ayudas “proyectos y actuaciones de inversión en instalaciones que mejoren la gestión y optimicen la producción térmica e instalaciones de producción de biogás”. Aparte de la biomasa y el biogás, “son subvencionables instalaciones de cogeneración que utilicen ciclos rankine orgánicos (ORC) y los equipos nuevos de utilización de biomasa o de depuración de biogás que utilicen equipos de tratamiento o de digestión existentes”.

Por último, Avebiom resalta que “todos los proyectos deben utilizar biocombustible cien por cien renovable. En instalaciones térmicas no industriales de menos de un megavatio, el equipo utilizado deberá acreditar que cumple los requisitos de eficiencia energética estacional y emisiones establecidos en el reglamento de ecodiseño, y el biocombustible deberá estar certificado con la máxima calidad según alguna de estas normas: UNE-EN-ISO 17225-2 (clase A1); UNE-EN-ISO 17225-4, (clase 1); 164003 (clase A1); o 164004 (clase A1)”.

Añadir un comentario