biomasa

Biomasa no son residuos de madera con tratamientos protectores o revestimientos

0
El titular es una afirmación harto conocida, entre otras cosas porque está contenida en un real decreto de 2004 sobre grandes instalaciones de combustión. Pero ante las acusaciones de contaminación a estas y otras instalaciones de biomasa y el vacío y transición legal que atañe a las menores de cincuenta megavatios, hoy la Fira de Biomassa ha incidido notablemente en este punto. La mañana se ha dedicado íntegramente a hablar sobre normativa de emisiones y ejemplos de medidas y controles de las mismas. Algunos de esos buenos ejemplos están entre los galardonados en los I Premis de Biomassa de Catalunya.
Biomasa no son residuos de madera con tratamientos protectores o revestimientos
Galardonados en los I Premis de Biomassa de Catalunya

Todos los participantes en las jornadas eran conscientes de que se hablaba desde un punto geográfico, la ciudad de Vic (Barcelona), enclavado en una de las zonas (la Plana de Vic) con mayores niveles de emisiones de Cataluña de partículas en suspensión de menos de dos micras y media (PM2,5) y de hidrocarburos aromáticos policíclicos, más en concreto benzopireno. A la par, es un núcleo de desarrollo importante para la biomasa forestal, como lo atestigua la propia Fira de Biomassa que abrió ayer sus puertas.

Mercè Rius, directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático del  Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya, no ha eludido hablar de “unos riesgos, las emisiones, que nos encantaría que no tuviera la biomasa, pero que los tiene y hay que luchar para reducirlos al máximo”. Para lograr este objetivo citó tres escenarios donde actuar.

Mejores técnicas disponibles en el diseño y construcción de calderas y estufas
El primero de ellos es “la composición y trazabilidad de la materia prima”, haciendo especial hincapié en no considerar biomasa “los residuos de madera que contengan restos de compuestos organohalogenados o metales pesados como consecuencia de algún tipo de tratamiento con sustancias protectoras o de revestimiento, como por ejemplos los procedentes de la construcción”. Prácticamente lo mismo que dice el real decreto 430/2004 que establece límites de emisiones procedentes de grandes instalaciones de combustión.

Otro punto destacado por Rius donde actuar son “las condiciones que ha de reunir esa materia prima antes de ser quemada, y muy especialmente la humedad”. Por último, destacó que “se deben aplicar las mejores técnicas disponibles en el diseño y construcción tanto de las calderas y estufas como del resto de la instalación”. Concluyó afirmando que, si se tienen en cuenta estos escenarios, “la biomasa es una oportunidad, no un problema”.

Obligaciones de límites de emisiones que vendrán a partir de 2020
Pero el problema, valga la redundancia, es que excepto las instalaciones de más de cincuenta megavatios que abarca el real de decreto 430/2004 (y posteriores reales decretos y reglamentos que lo desarrollan) el resto espera la transposición y puesta en marcha de normativas que apliquen también límites de emisiones.

Así lo explicó Meritxell Rodríguez, perteneciente igualmente a la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, que se refirió a la directiva europea 2015/2193 sobre limitación de emisiones procedentes de instalaciones entre uno y cincuenta megavatios. “Realmente, como ocurrirá con las menores de quinientos kilovatios a través del reglamento de Ecodiseño –señaló–, todas ellas no deberán cumplir con esos límites hasta después de 2020, y en algunos casos de 2030, y además con un vacío legal entre las de quinientos y mil kilovatios”.

Instrucciones técnicas y estrategia de biomasa para controlar emisiones
Rodríguez expuso a continuación una serie de medidas tomadas en Cataluña, que van desde instrucciones técnicas al desarrollo de la Estrategia para promover el aprovechamiento energético de biomasa forestal y agrícola 2014-2020. “La intención es llegar a todo tipo de calderas, incluso las más pequeñas en el hogar, para que se sea consciente de su buen uso, de que no se puede quemar cualquier cosa en cualquier sitio, que esto no es incineración”, apostilló Rodríguez.

Un día antes, la Fira de Biomassa concedió los primeros premios Biomassa de Catalunya organizados por el clúster del sector, en las que precisamente se valora, entre otros méritos, la adopción de esas mejores técnicas disponibles para mejorar la combustión y reducir las emisiones. En esa línea va el programa BeEnerGi de la Diputació de Girona, que obtuvo el premio al Mejor Proyecto del Sector Público, por el “asesoramiento a los municipios de las comarcas de Girona para llevar a cabo inversiones en energía sostenible, como redes de calor y calderas de biomasa”.

Premios para la investigación y la transferencia tecnológica
El resto de galardones fueron para Imartec (Emprendimiento y Empleo), David Aguilà y su estudio de viabilidad de una red de calor en el municipio barcelonés de Fígols (Mejor Proyecto Final de Grado o Máster), grupo Leader Ripollès (Comunicación y Difusión) y la Universitat Autònoma de Barcelona y su investigación sobre transferencia tecnológica para dar valor añadido a los productos forestales y subproductos del corcho (Proyecto de Investigación)

Hubo una Mención Especial para Marco Palom, de la Universitat Politècnica de Catalunya, por el diseño y rehabilitación de las instalaciones de agua caliente sanitaria y calefacción de una residencia geriátrica, combinando energía solar térmica y biomasa. Por último, quedaron desiertas las categorías de mejores actuaciones en el ámbito de la Gestión Agro-Forestal Sostenible y del Sector Privado. La feria, que se celebra en el recinto Sucre de Vic, concluirá mañana.

Añadir un comentario